Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/11/2010 12:00:00 AM

Recuperan cuerpos de mineros sepultados por derrumbe en Boyacá

El accidente que sepultó a los dos hombres se produjo el pasado 12 de octubre en La Esperanza, una mina de carbón situada en las montañas de la localidad de Tasco, en Boyacá.

Los cadáveres de dos mineros que quedaron sepultados hace un mes en un yacimiento de carbón de Boyacá, fueron recuperados este jueves por los equipos de rescate, informaron las autoridades locales.

Los cuerpos de Hernán Alfonso Barrera y John Fredy Ordóñez fueron rescatados en la madrugada y llevados a la localidad de Duitama, explicó a RCN Radio el coronel Luis Hernando Piñeros, director de la Defensa Civil en el departamento de Boyacá.

"Afortunadamente ya se recuperaron los cuerpos. Fueron trasladados a Duitama para hacer la parte legal (y) luego se entregarán a los familiares para que les den sepultura", precisó Piñeros.

El accidente que sepultó a los dos hombres se produjo el pasado 12 de octubre en La Esperanza, una mina de carbón situada en las montañas de la localidad de Tasco, en Boyacá, y fue causado por un derrumbe.

La mina La Esperanza está situada en una región con numerosos yacimientos de carbón que son explotados de manera rudimentaria y en los que son frecuentes los accidentes.

La peor tragedia minera de los últimos años en Colombia ocurrió el pasado junio en un yacimiento de carbón de Amagá, Antioquia, donde una explosión sepultó en un túnel a más de 160 trabajadores, de los que 90 lograron salir y 73 murieron.
 
EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1825

PORTADA

Venezuela: la calle contra el dictador

Un trino de Santos indigna a Maduro y él amenaza con revelar los secretos del proceso de paz. Invocar el anti-colombianismo no cambia el hecho de que la crisis venezolana está llegando a un punto de inflexión.