Sábado, 3 de diciembre de 2016

| 2016/10/17 21:45

El calvario de una docente a la que le plagiaron sus redes sociales

Una profesora de la Universidad Distrital recibe amenazas de muerte por supuestas publicaciones hechas desde sus cuentas personales en contra del uribismo. Las autoridades no le dan soluciones.

El calvario de una docente a la que le plagiaron sus redes sociales Foto: Carlos Julio Martínez / SEMANA

"Temo por mi vida y por la de mi familia, pues las amenazas son cada vez más fuertes". Con esa frase Nancy Janeth Gélvez resume la situación que está vivendo. 

Desde inicios de octubre, personas desconocidas plagiaron sus redes sociales: Facebook, Twitter, Linkedin e incluso crearon una cuenta de Youtube. A nombre de esta docente e investigadora de la Universidad Distrital de Bogotá, publican mensajes amenazantes en contra de los uribistas, la comunidad LGBTI y las FARC. 

"Púdranse uribistas mañosos y corruptos, esperamos que el último paso para que las FARC se desmovilicen sea descargas los fusiles sobre sus horribles bocas (...)", aparece en el Facebook falso de Nancy, como si ella lo hubiera publicado. 

Los mensajes que escriben a su nombre son tan polémicos que han causado indignación entre muchos usuarios de las redes sociales. En un país tan polarizado y con posiciones tan radicales entre los que apoyan o no el acuerdo de paz con las FARC, este tipo de publicaciones levantan ampolla y generan todo tipo de sentimientos. 

Nancy lo ha sentido. En las redes la han amenazado de muerte a ella y a su familia. Pero eso no es todo. Como la docente de ingeniería de sistemas tiene un perfil en las páginas de académicos, como CvLAC, se encargaron de robar su información para crear una cuenta de Linkedin y, según dice, dañar su imagen. 

"Saben todo de mí, dónde trabajo, qué hago y cómo soy, pues tomaron una foto que estaba en mi hoja de vida académica", cuenta. Y además, narró, se han encargado de sabotear sus publicaciones en revistas internacionales. 

"Ya he recibido amenazas de todo tipo ya que identificaron que trabajo en la Universidad Distrital (...) Mi nombre y el de la Universidad se están viendo afectados por los comentarios ya que nos están tildando de guerrilleros y terororistas". dijo. 

Ante el miedo, decidió buscar todas las formas para cerrar esas cuentas. Aunque Facebook y Youtube le ayudaron a cerrar las páginas falsas creadas con su nombre, los pantallazos de los mensajes que supuestamente ella publicó se comparten cientos de veces por distintos grupos. Mientras eso pasa, las cuentas de Twitter y Linkedin siguen vigentes. 

Con todo esto, el pasado 10 de octubre Nancy decidió acudir a la Unidad de Reacción Inmediata (URI) de la localidad de Usaquén, en Bogotá. Y allí, bajo la gravedad de juramento, explicó toda su situación.

Sin embargo, ella no quedó tranquila con la respuesta que recibió. Según Nancy, le informaron que deberá esperar, al menos, un mes para que le asignen un fiscal a su caso y, de esta manera, le podrían ayudar a cerrar las cuentas falsas que hay a su nombre en las redes sociales.

Precisamente por esto, la docente responsabiliza por lo que pueda pueda sucederle a ella o a su familia a las autoridades, además de los grupos que están promoviendo las imágenes de lo que se hace a través de sus cuentas falsas.

El caso de Nancy hace parte de una de las 8.664 denuncias que ha recibido la Fiscalía en lo corrido del año por el delito de violación de datos personales. Estos hechos, según fuentes consultadas por Semana.com, se registran en su mayoría en Bogotá, donde se ha informado a las autoridades de 2.183 casos, seguido de Medellín donde han sido reportados 1.381.

La docente no ha denunciado las amenazas de muerte que ha recibido. Por ahora, solo le pide a las autoridades que le brinden protección a ella, su familia y a sus datos personales. También que se exija a las personas y grupos que eliminen las publicaciones que se están haciendo desde las cuentas falsas.

Pero esto podría tomar tiempo. El caso de Nancy fue asignado el 11 de octubre a la Unidad de Apoyo de la Fiscalía. Esto significa, explicaron fuentes del ente acusador a este portal, que el hecho será estudiado por un grupo de fiscales que hacen investigaciones en contexto, es decir, que recogen todas las denuncias. Depués pasan a analizar el caso, de acuerdo con el delito, y posteriormente determinan si se puede asociar a otros similares o es independiente. Luego, definen si abren una investigación formal o archivan. 

Mientras tanto, a Nancy solo le queda esperar que sus súplicas sean atendidas y que, por lo menos, los perfiles falsos sean eliminados de la red.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.