Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/26/2012 12:00:00 AM

Reforma Constituyente, ¿para qué y para quién?

Una Asamblea Constituyente es invocada por muchos sectores como la mejor herramienta para realizar la Reforma a la Justicia. Sin embargo, analistas explican que esto se podría convertir en una caja de Pandora que permitiría reescribir las reglas del juego a favor de unos pocos.

Cuenta la mitología griega que Pandora era una mujer con sugerentes curvas capaces de enloquecer a cualquier hombre. Pero la hermosa dama iba acompañada de una pequeña caja en la que Zeus había escondido todos los males del universo. La idea del Dios griego era la de configurar un "bello mal", de tal magnitud que los hombres se alegraran al recibirlo al mismo tiempo que aceptaban un sinnúmero de desgracias. Un día, presa de la intriga, la bellísima Pandora abrió la caja.

Al igual que Pandora, la idea de una Asamblea Constituyente resulta muy atractiva para muchos sectores de la ciudadanía que sienten una necesidad de revolución en las instituciones, debido a los malabares en los que se encuentran tanto el Ejecutivo como el Legislativo para cerrar cuanto antes el bochornoso capítulo del fracaso de la reforma a la Justicia.

Sin embargo, esta iniciativa, impulsada principalmente por dirigentes de la derecha, que invoca el espíritu de la Constituyente de hace 21 años, cuando en el país comenzaba la convulsa década de los 90, tiene hoy peligrosos colmillos.

La propuesta uribista

Lo que empezó como un reclamo de un sector del uribismo tomó forma con el anuncio del representante a la Cámara por el partido de la ‘U’ Miguel Gómez Martínez, muy cercano al expresidente Álvaro Uribe. El pasado viernes Gómez anunció que el próximo 20 de julio, cuando los congresistas regresen de sus vacaciones, presentará un proyecto de ley ordinaria en el que se establezca el objeto, el tiempo y cómo se elige las personas para una Asamblea Nacional Constituyente. Es decir, definir la carpintería de una constituyente.

“Hay mucho poder en la Presidencia, el Congreso es demasiado débil y el Poder Judicial está engatillado entre conflictos internos sobre competencias. El Estado está en crisis y tenemos que volver a ordenar todo”, explicó el sobrino de Álvaro Gómez, para defender su postura.

Con los ánimos convulsos por la incertidumbre generada por la reforma, el senador Juan Carlos Vélez citó para este miércoles una reunión con personas allegadas al expresidente Uribe para analizar la propuesta de la Constituyente, pues lo ven como el único camino para hacer la reforma a la Justicia.

La puerta de los sustos

“El único argumento para sostener una Constituyente es que se haga la reforma a la Justicia, porque las iniciativas anteriores han fracasado bien sea porque no se le da la importancia que merece o porque, como sucedió esta vez, los congresistas no supieron aprovechar la oportunidad”, explica Jorge Iván Cuervo, profesor de derecho de la Universidad del Externado y columnista de Razón Pública.

Sin embargo, y a pesar de que varios analistas coinciden en que una Asamblea Constituyente parece ser la única vía para realizar una reforma a la Justicia, también advierten de los peligros que vienen con esta posibilidad.

Cuervo señala que realizar una Asamblea Constituyente en un país tan polarizado sería muy costoso y sería abrir la puerta de los sustos. “Para ir a una Constituyente se necesitan votos, y entonces el sector de la ciudadanía que impulsa una Asamblea se vería sustituido por los políticos. Los líderes de la derecha, del centro y los de izquierda terminarían haciendo una Constitución a su medida”, puntualiza.

Otro de los aspectos importantes por el que los analistas rechazan esta posibilidad es que las circunstancias del país no son las mismas que hace dos décadas, cuando la crisis institucional había tocado fondo, el narcoterrorismo desbordaba a legalidad hasta el punto de asesinar a tres candidatos presidenciales en cuestión de meses y había una sociedad unida que al unísono clamaba por los mismos intereses.

“Hoy la sociedad está más polarizada que nunca y de una constituyente sólo se beneficiarían los políticos, específicamente los uribistas más duros, que sacarían provecho de esta oportunidad”, le dijo un reconocido experto a Semana.com

Constituyente a la medida del Congreso

El especialista en derecho constitucional y director de la Fundación Derecho Justo, Juan Carlos Lancheros, explica que es el Congreso el encargado de moldear la convocatoria de una Asamblea Constituyente. “El Congreso establece el tiempo que duraría la Asamblea, los temas que allí se van a tratar y quiénes la compondrían. Por eso la gente que piensa que se podría revocar al Congreso está equivocada porque ellos mismos no van a aprobar su propia muerte”, concluye.

Expertos también señalan que Colombia debe aprender a administrar sus crisis políticas y que una Asamblea Constituyente no se limitaría a reformar a la Justicia, sino que terminaría estableciendo unas nuevas normas del juego que beneficiarían ya no a los ciudadanos sino principalmente a los líderes políticos que la están impulsando.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.