Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/12/2011 12:00:00 AM

Relación Santos y Uribe: lo que va del dicho al hecho

Los encendidos pronunciamientos del expresidente sobre las relaciones con Venezuela y otros temas de la agenda actual demuestran que, aunque ambos dicen compartir la misma ideología, cada vez están más lejos.

Han sido muchos los escenarios en los que el presidente Juan Manuel Santos ha defendido la obra de gobierno de su antecesor Álvaro Uribe. El presidente ha manifestado su compromiso por cuidar los ‘tres huevitos’ que heredó de su antecesor y que su gobierno mantiene, en general, las políticas de la anterior administración. 
 
Sin embargo, Santos también ha sido reiterativo en advertir que tiene “su propia forma de cocer las habas”, con lo que da a entender que tiene su propio estilo de gobierno que, al final, es el que ha causado marcadas diferencias con Álvaro Uribe.
 
El nuevo capítulo se produjo en la gira de Santos en España. Ante las cámaras de Televisión Española, el presidente colombiano afirmó este martes que los campamentos que tenían las FARC en ese país, denunciados por el gobierno Uribe al final de su mandato en el seno de la OEA, “ya no estaban”.
 
La afirmación no dejó a nadie indiferente. Y más aún al expresidente Uribe, que en su ya habitual tribuna del Twitter rechazó ese pronunciamiento.
 
"¿Dónde está capo de narcotráfico Loco Barrera?, ¿Dónde están cabecillas narco ELN Antonio García, Gabino?", "¿dónde están cabecillas narco Farc: Ivan Márquez, Romaña, Grannobles, Timochenko?", fueron algunos de los ‘trinos’ de Uribe. 
 
Santos, quizás advirtiendo el efecto de sus palabras, elogió desde el viejo continente al expresidente en un evento en el Hotel Ritz de Madrid. Tal vez para evitar cualquier confrontación.
 
"Si algo estamos haciendo en estos momentos es continuar con esas políticas fundamentales que puso en marcha el presidente Uribe", dijo Santos, y luego añadió: "Con el presidente Uribe compartimos un concepto fundamental: la primera ley de la República es la seguridad".
 
Pero los hechos parecen ir más allá de las palabras. Y así lo advierten observadores desde varios ángulos políticos.
 
Por ejemplo, el senador Armando Benedetti, quien en el pasado gobierno fue uno de los alfiles del uribismo, afirmó que este nuevo episodio demuestra que “el distanciamiento es muy grande”, a pesar de lo que llamó “la gran confluencia ideológica” entre los dos.
 
Camilo Romero, senador del Polo Democrático, dice que hay más hechos que demuestran las contradicciones entre el gobierno de Uribe y el de Santos. Uno de ellos es que Colombia, hoy, tenga mejores relaciones con Venezuela e incluso que comparta la presidencia de la UNASUR. “Es más, estoy por decir que el estilo de este gobierno está dispuesto a asumir y afrontar responsabilidades, lo que no sucedía antes. Santos pretende manejar las cosas como una urna de cristal, a pesar de que la quieran empañar”.
 
Hechos y palabras
 
Y desde la perspectiva de los hechos, no son aislados los que en estos ocho meses han generado este distanciamiento, que cada día parece más definitivo.
 
Quizás el principal motivo de discordia han sido las relaciones con el gobierno de Venezuela. De hecho, a Uribe no le gusta que Hugo Chávez sea el nuevo “mejor amigo” de Santos.
 
Es así como mientras los dos mandatarios se reunían en Cartagena en el pasado fin de semana, Uribe, desde su trinchera de los talleres democráticos, cuestionó el cumplimiento de los acuerdos por parte de Chávez, tal como lo había reseñado Juan Manuel Santos antes del encuentro.
 
“Los vecinos (…) han entregado narcos en desuso y guerrilleros de medio calibre”. Las palabras hacían referencia a que entre losextraditados desde Venezuela, según el expresidente, muchos no corresponden a cabecillas o grandes capos. Uribe agregó que en su gobierno “se capturaron y se dieron de baja delincuentes de alto cilindraje”.
 
Las relaciones con Venezuela no han sido la única asignatura que ha distanciado a Santos y Uribe.
 
El lunes, precisamente cuando Santos iniciaba su gira ibérica, en Bogotá uno de los ministros de Santos más críticos de Uribe, Juan Camilo Restrepo, de Agricultura, presentaba el programa que sustituía al controvertido Agro Ingreso Seguro, puesto en marcha por el entonces ministro, Andrés Felipe Arias, quien hoy, desde el partido conservador, ha sido la voz más ácida contra el gobierno Santos.
 
El programa Desarrollo Rural con Equidad, aunque con la misma filosofía del AIS, es otra forma de mantener la política de subsidio al sector agrícola. Curiosamente, el nuevo programa salió a la luz mientras casi al mismo tiempo, en otro escenario, la Fiscalía pedía cárcel para el viceministro de Andrés Felipe Arias, Juan Camilo Salazar. 
 
La ley de víctimas, a la que muchos reparos hizo Álvaro Uribe y que se hundió en el Congreso durante el anterior gobierno, fue el único proyecto que Juan Manuel Santos radicó personalmente en el Legislativo. Es más, la calificó como la bandera de su gobierno al señalar que si el Congreso la aprueba “por esa sola ley habrá valido la pena ser presidente”.
 
Uribe, quien se ha desempeñado como un activo ‘opinador’, tiró línea el pasado 21 de marzo desde su Twitter con las llamadas ‘21 píldoras’, que tenían destinatario concreto: ‘la coalición La U, Primero Colombia’.
 
Entre esas píldoras hay algunas que revelan su inconformidad con el manejo del gobierno Santos. Para la muestra los siguientes:
 
“Relaciones internacionales sin componendas con dictadores”. “Inversión Social con más resultado que discurso”. “Ajustes manteniendo el rumbo sin bandazos y sin oportunismo”. “El mismo discurso en todas partes, consistencia, sin acomodarse a auditorios”. Este último trino se produjo tres días después que Santos se reunió con el Partido Liberal y dijera que se sentía en su partido.
 
Son apenas muestras de que Uribe y Santos, si bien dicen caminar por la misma vía ideológica, evidentemente lo hacen desde aceras diferentes.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.