Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/24/2015 2:00:00 PM

“No le voy a dejar a mis hijos para que sufran”

Este es el estremecedor relato de Johana del Carmen Montoya, la presunta asesina de sus tres hijos, en Atlántico.

La Fiscalía de Barranquilla hizo nuevos hallazgos acerca del cruel asesinato de tres niños de 10, 6 y 4 años, al parecer por parte de su madre, Johana del Carmen Montoya, en el municipio de Palmar de Valera (Atlántico).

El caso dista de ser sencillo. Este lunes, la joven de 24 años, que intentó suicidarse y está internada en el Hospital ESE Cari, de Barranquilla, no aceptó el delito de homicidio agravado que le imputó la Fiscalía. El abogado de Johana le solicitó al ente investigador que no tomara aún una decisión frente a la joven y pidió eximirla de responsabilidad (Ver: Vivir y morir sin “la familia óptima”).

¿Por qué? El jurista considera que hacen falta los resultados de un examen psiquiátrico que dirá si la joven tiene o no un trastorno mental. Una evaluación que ya está en proceso. Pero la Fiscalía no puede frenar su investigación.

El abogado defensor también solicitó otro medio probatorio. Cuando encontraron a los niños asesinados el miércoles 18 de febrero, la niña de 6 años, Kathy Johana López Montoya, tenía en sus uñas rastros de piel y era la única que estaba amordazada. Al parecer, intentó defenderse de alguien. ¿De quién? Esos resultados son los que comprobarían si fue Montoya quien atacó a los niños.

Y aunque la joven quiere desprenderse de los cargos, aparecen más pruebas en su contra. La Fiscalía encontró cuatro hojas escritas por la mujer donde cuenta lo que pensaba hacer con sus hijos y con ella misma.

El documento, conocido por Semana.com, está dirigido a su madre y a su actual compañero sentimental.

“Mami, quiero que me prometa que va cuidar a la bebé de Adri, pero no de los extraños, cuídela de su propio abuelo porque el violador está en la casa. Mami, abra los ojos (…) él desgració mi vida. Desde que hizo eso yo no he vivido en paz, pero ustedes no me han creído nada, yo soy la mentirosa y calumniadora (…) Espero que algún día reconozca la realidad y le pida perdón a Dios porque yo ya no voy a estar ahí y tampoco le voy a dejar a mis hijos para que sufran lo mismo que yo sufrí. Ser violada por su propio padre, algo que marca la vida para siempre”.

En la carta, la mujer asegura que prefiere ser una “cobarde” a vivir ese “sufrimiento” toda la vida. ¿A qué sufrimiento se refiere? Semana.com habló con el fiscal Wílder Guerra, director de la Fiscalía en Atlántico, quien aseguró que Johana Montoya fue ultrajada y abusada sexualmente por su padre cuando tenía entre 9 y 11 años de edad.

“La psicóloga explicó que, tal vez, la mujer no quería que sus hijos vivieran el mismo abuso que ella vivió y por eso estaba sufriendo. Además, el padre biológico de los dos niños menores había solicitado la custodia. Otra razón por la que la mujer sufría, pues no quería perder a sus hijos”, concluyó.

En el documento la mujer añadió: “Amor, te amo pero no puedo quedarme. Nada de lo que pasó es tu culpa, yo no lo hice para que te sientas culpable, no es tu culpa, es mi culpa porque yo tomé esta decisión”.

¿Hay otro atacante en escena?

Algunas versiones aseguran que la joven tenía heridas en su pierna izquierda y que posiblemente otro atacante hizo parte del crimen.

El fiscal Guerra asegura que por ahora no creen en esa hipótesis. “Ella tiene cicatrices en las piernas, pero en la historia clínica no aparecen como si fueran golpes recientes. No creo que haya sido atacada por otra persona”.

El funcionario describió cómo se produjo la escena, según las investigaciones. “Después del crimen ella intentó suicidarse. Primero, se agredió el brazo izquierdo y luego intentó degollarse a ella misma, pero no tuvo la fuerza suficiente. Cuando una persona trata de suicidarse, la misma naturaleza del ser humano hace que se abstenga".

Un caso doloroso que sigue el ritmo de las investigaciones. Por ahora en Palmar de Valera (Atlántico), siguen llorando la pérdida de tres inocentes.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.