Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2009/06/27 00:00

Relleno de problemas

Desde hace cinco años la comunidad y líderes de Nemocón han hecho todo lo posible por evitar la construcción de un relleno sanitario que cumple con todas las normas.

Aunque Tecnoambientales ha cumplido todos los requisitos ambientales y legales para el relleno sanitario en Nemocón, la comunidad se opone a que se haga en terrenos que antes eran un chircal. En la foto, el personero Camilo Poveda

Ni los fallos favorables de la Corte Constitucional, la Corte Suprema de Justicia, el Tribunal Superior de Cundinamarca, ni las órdenes de la Procuraduría, ni mucho menos las autorizaciones de la CAR han servido para que las obras del nuevo relleno sanitario de Nemocón puedan comenzar para solucionar el problema de las basuras del norte de la Sabana de Bogotá.

Desde hace dos años este municipio ha interpuesto todo tipo de recursos para evitar que, en una antigua ladrillera ubicada a 12 kilómetros del casco urbano, se puedan depositar las basuras de una de las zonas de mayor crecimiento del país, con Chía, Cajicá, Zipaquirá, Tocancipá, Villapinzón y Ubaté, entre otros. La comunidad denuncia que ubicar ahí el basurero es una amenaza no sólo para la población sino al ecosistema del lugar.

La historia de este problema comenzó en 2003 cuando la empresa Tecnoambientales S. A., fue creada para tramitar la licencia ambiental ante la CAR para crear un relleno sanitario regional, tal y como lo viene promoviendo el gobierno nacional. La escogencia del lote se hizo de común acuerdo con la CAR y siguiendo las políticas del ministerio de Ambiente y la Gobernación de Cundinamarca.

Pero por presiones de la comunidad, y de algunos líderes políticos, el proceso comenzó a sufrir todo tipo de quejas y reacciones. El más grande fue la convocatoria de una consulta popular en octubre de 2006 en la que los habitantes de Nemocón votaron un 97 por ciento en contra de la construcción del relleno, aparentemente porque el paso de los carros de basura y los lixiviados iban a acabar con la riqueza de la tierra de este municipio. La contrapropuesta de los ciudadanos fue la de hacer un relleno sanitario exclusivo para Nemocón, que está en trámite ante la CAR, pero esta va en contravía de las políticas de integración regional del departamento.

Mientras que Doña Juana, el relleno que sirve a Bogotá, recibe diariamente 6.000 toneladas de basura, el de Nemocón, según la CAR, recibirá entre 120 y 130 toneladas al día, y por estar alejada del río Bogotá y Checua, será ambientalmente seguro. Además, los habitantes del norte de la Sabana están pagando una tarifa hasta 40 por ciento más cara y un alto costo ambiental, pues los carros de la basura llegan a recorrer 180 kilómetros para depositar los desperdicios en el relleno Nuevo Mondoñedo, en el sur. Esto, cuando no los dejan en los más de 10 basureros ilegales a cielo abierto que hay en la región.

En vista de que la CAR no tuvo en cuenta el resultado de la consulta y en 2007 le otorgó la licencia ambiental al relleno, los 'afectados' interpusieron una tutela en la que alegaban la vulneración de sus derechos fundamentales a la participación democrática y al debido proceso. Tanto el juez, como el Tribunal Superior de Cundinamarca y la Corte Suprema la negaron. Y hace un par de semanas la Corte Constitucional, que ratificó todas las sentencias anteriores, sentó jurisprudencia en el país al considerar la consulta popular como una herramienta inválida para condicionar a la CAR al momento de expedir o no una licencia ambiental que ha cumplido con todas las exigencias y normas ambientales y legales.

Pero a pesar de esta sentencia, Tecnoambientales no ha podido comenzar las obras, pues ha debido sortear muchos otros obstáculos. El Concejo de Nemocón modificó un artículo del POT para prohibir la construcción del relleno, el cual tuvo que ser revertido por la Procuraduría. Además, el lote donde funcionará el relleno fue invadido en 2008, pero el alcalde de Nemocón, José Fidel Vega, se ha demorado más de un año para ordenar el desalojo.

Camilo Poveda, personero de Nemocón, afirmó que Tecnoambientales falló en su estrategia de comunicación, pues adquirió los predios y tramitó las licencias sin informar de qué se trataba, maniobra que puso desde un principio a toda la comunidad en contra. "Como van las cosas, antes de tres o cuatro años no habrá relleno", dijo Poveda.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.