Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2010/04/30 00:00

Remitirán a la Justicia el caso del cadáver velado sobre una motocicleta

La Junta de Examinadores de Embalsamadores de Puerto Rico anunció hoy, por medio de su directora ejecutiva, Norma Torres, que remitirá al Departamento de Justicia la investigación sobre el caso.

Remitirán a la Justicia el caso del cadáver velado sobre una motocicleta

 
 
La funeraria de Puerto Rico donde tuvo lugar el velorio de un cadáver sobre una motocicleta, que ya antes había sorprendido a propios y extraños con una ceremonia en la que el muerto fue velado de pie y apoyado en una pared, está en problemas.

La Junta de Examinadores de Embalsamadores de Puerto Rico anunció hoy, por medio de su directora ejecutiva, Norma Torres, que remitirá al Departamento de Justicia la investigación sobre el caso del cadáver expuesto sobre una motocicleta.

"No es aprobado debido a que los reglamentos establecen claramente la protección que se le debe dar a la ciudadanía en cuanto a la exposición de un cadáver", señaló Torres, quien puso e duda que la funeraria en cuestión pueda hacer legalmente embalsamamientos.

Torres resaltó además que los cadáveres deben estar dentro de ataúdes, ya que después de muerta la persona emite gases y líquidos perjudiciales para los seres humanos.

El cadáver de David Morales Colón, de 22 años y apodado "El Matatán", asesinado a tiros en la capital puertorriqueña, fue expuesto el pasado martes sobre su motocicleta en la funeraria Marín del distrito sanjuanero de Hato Rey por expreso deseo de su tío.

El fallecido fue expuesto públicamente con gorra, gafas de sol y ropa deportiva como si condujese su motocicleta favorita, montaje organizado por la funeraria Marín que ahora será investigada por las autoridades judiciales.

Una empleada de la funeraria, Elsie Marín, dijo que realizó su trabajo con respeto a la familia del fallecido y sin morbosidad alguna, y que la única diferencia consistió en colocar el cadáver sobre una motocicleta en vez de meterlo en un ataúd, como se hace habitualmente.

"Esto no es morbosidad, no es nada distinto a los otros casos, porque nosotros no necesitamos publicidad", señaló la empleada de la ya famosa funeraria.

La compañía alcanzó notoriedad en 2008 con el caso de Ángel Luis "Pedrito" Pantojas Medina, conocido a partir de entonces como el "muerto parao", por ser velado en su propio domicilio, de pie, amarrado a una pared y vestido de manera informal, con tejanos, camiseta con dibujos llamativos, gorra, collar y gafas deportivas.

Los familiares del "muerto parao", asesinado de once tiros en agosto de 2008, justificaron su decisión por el deseo del fallecido de ser único, además de por haber visitado éste la funeraria Marín antes de su muerte para pedir ese peculiar velatorio.
 
EFE.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.