Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/5/2011 12:00:00 AM

Renace la izquierda

La victoria de Gustavo Petro en Bogotá le da un nuevo aire a la izquierda, pero golpea duro al Polo Democrático. ¿Cómo se explica esta aparente contradicción?

Gustavo Petro no solamente derrotó a la derecha uribista en Bogotá. También venció a la izquierda del Polo Democrático. La consecuencia es que las banderas de una izquierda moderada y democrática quedaron en sus manos. Y la pregunta es qué hará con ellas. ¿Logrará más de lo que hizo el Polo?

En su discurso de celebración, el alcalde electo dijo que Progresistas, el movimiento que lo apoyó, tendrá alcance nacional. Aunque muchos interpretaron que iría por la Presidencia en 2014, su círculo más cercano considera que sus palabras señalaron el renacimiento de una organización política parecida a las extintas Alianza Democrática M-19 y Vía Alterna.

En ese escenario, el saliente gobernador de Nariño y excompañero de Petro en el M-19, Antonio Navarro, desempeñará un papel clave. Sin referirse al trabajo específico que hará, Navarro dijo que después de terminar su gobernación seguirá "en el servicio público". Podría ser el arquitecto de un movimiento que recoja liderazgos independientes e, incluso, ser su candidato presidencial en 2014.

El cómo no está claro. Hay quienes hablan de construir un frente; de tejer una red que integre agremiaciones, movimientos sociales y organizaciones de todos los sectores de la sociedad, y hasta de crear un nuevo partido. Al comienzo se trata de conquistar el mayor número de sectores en el que caben integrantes del Partido Verde, líderes de la base del Polo, el Centro Independiente (movimiento del vicepresidente Angelino Garzón) e incluso seguidores de los partidos tradicionales.Lo cierto es que los Progresistas madrugaron a convocar a ganadores de las elecciones pasadas como Marcelo Torres en Magangué o Sergio Fajardo en Medellín.

Mientras tanto, el Polo pasa por su peor momento. El partido que aglutinó todas las facciones de izquierda -desde las más ortodoxas hasta las más cercanas al centro- está disminuido y corre el riesgo de quedarse solo con el bloque histórico integrado por el Moir y el Partido Comunista. Los 915.00 votos que Samuel Moreno conquistó en 2007 se redujeron a 32.000. Las 11 curules que tenía en el Concejo de Bogotá quedaron en cuatro. Su representación en todo el territorio nacional disminuyó. Aunque el senador Jorge Enrique Robledo dice que "las fuerzas retardatarias fracasaron en su intento de destruir al Polo", es inocultable su debilitamiento.

Petro sabe que el futuro de su proyecto depende de una buena gestión en la Alcaldía. Para lograrlo, necesita garantizar la gobernabilidad, y eso pasa por hacer acuerdos con las bancadas. Sus 721.000 votos son tan solo el 32 por ciento del total y su bancada solo obtuvo ocho curules de 45. Por eso, no descarta el apoyo de los cuatro polistas que conquistaron asientos en el Concejo y de otros partidos como Cambio Radical y el Partido Liberal.

Pero las heridas están frescas. "Aunque no somos sectarios, creemos que no podemos salir a abrazarnos con el Polo", dijo el concejal Carlos Vicente de Roux, uno de los denunciantes del desgreño administrativo en Bogotá. No obstante, el representante de ese partido Germán Navas Talero asegura que el Polo no hará oposición a Petro, "salvo que haga las cosas mal". Para el congresista es claro que Petro es de izquierda: una distinta a la que él profesa, pero al fin y al cabo, izquierda.

El triunfo de Petro, su liderazgo en los sectores progresistas y su ideología le abren una oportunidad a la izquierda. Su futuro dependerá de cómo logre sortear el reto de gobernar a Bogotá. Por un lado, trabajar con el gobierno nacional sobre los temas de la ciudad que lo requieran, sin perder la identidad de su ideología. Y por otra, conservar su legitimidad como vocero de las ideas progresistas, sin caer en radicalismos, pero sin entregárselas al Polo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.