Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/4/2012 12:00:00 AM

A repartir la mermelada

Colombia está en mora de una política de Estado de desarrollo regional. Qué está funcionando y qué no. ¿Qué papel desempeñan las regalías?

El miércoles primero de agosto la revista SEMANA y la Universidad Sergio Arboleda inauguraron el ciclo de Foros de Coyuntura Política y Económica en la ciudad de Bogotá. La intención del primer evento era la apertura de un espacio para discutir cuáles serían los grandes retos y los obstáculos de la puesta en marcha de la Ley de Regalías y su conexión con una política de desarrollo regional en Colombia.

Bajo el marco de la nueva normatividad el país ha entrado en una etapa de aprobación de proyectos, que tendrán que ser presentados por los municipios y departamentos ante los Órganos Colegiados de Administración y Decisión (OCAD) para comenzar a desembolsar los 9,1 billones de pesos, producto de las regalías. “Con el nuevo sistema estamos apostándole a erradicar la desigualdad, antes el 80 por ciento de los recursos se iba al 17 por ciento de la población. Ahora todos los departamentos y prácticamente todos los municipios reciben recursos”, dijo el ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, durante su ponencia.

Sin embargo no todos comparten esa visión: la autonomía, la corrupción y la falta de gestión en las regiones son las falacias sobre las que se montó el nuevo esquema de regalías en el país, o al menos así lo cree el exgobernador de Santander, Horacio Serpa, para quien “sí hay recursos, pero no hay ejecución porque no se puede ejecutar desde el centro toda la plata”.

Así, más allá de los retos fiscales, administrativos y de capacidad de gestión se puso en la mesa el reto político de la implementación de la nueva ley tras examinar qué tan inequitativo era antes el manejo de las regalías en los departamentos y qué tan equitativo va a ser ahora que se pretende repartir el dinero de otra forma, lo que permite que llegue a todo el país, y no en gran medida, a los departamentos productores.

“Si hubiéramos seguido con el sistema anterior, el Cauca hubiera recibido 60.000 millones de pesos este año. Ahora recibirá 209.000 millones de pesos. Chocó tenía 80.000 millones de pesos y ahora recibirá 160.000 millones”, enfatizó Mauricio Santamaría, director de Planeación Nacional. Aunque las cifras no mienten hay preocupaciones frente al tema, como la expresada por el gobernador del Cauca, Temístocles Ortega, quien considera que los OCAD serían una tranca en el camino para el desarrollo de las regiones y son una expresión de la desconfianza del centralismo en los departamentos y municipios del país.

Las diferentes intervenciones, a lo largo de la jornada, parecieron confirmar que en Colombia no existe una política de Estado de desarrollo regional, pero que las regalías son un instrumento importante si bien insuficiente para lograr ese desarrollo. El presidente Juan Manuel Santos parece redefinir la forma en que el gobierno central se relaciona con las regiones, en un nuevo modelo de desarrollo conjunto, más transparente y equitativo, pero menos consciente de las oportunidades y condiciones particulares de cada región.

Para el presidente del Senado, Roy Barreras, el recorrido ha sido muy interesante y “se hace necesario hacer un seguimiento a los proyectos para ver si la mermelada quedó bien repartida y en realidad ha logrado darle sabor al país”. El gran reto consiste en consolidar una política de Estado para las regiones, que tenga continuidad pese a los cambios de gobierno y que incluya como medio para ese fin el reparto equitativo, transparente y adecuado de las regalías.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.