Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/9/2011 12:00:00 AM

Repensar y renovar: una obligación de las urbes en el siglo XXI

En el tiempo de la creatividad, la tecnología y la innovación, las ciudades se deben repensar y renovar. Así quedó claro en el foro realizado por SEMANA y la Empresa de Renovación Urbana de Bogotá.

Durante su intervención en el foro del pasado 6 de julio, Katya González, gerente general de la Empresa de Renovación Urbana (ERU), mencionó que Bogotá es una ciudad con oportunidades para atraer la inversión, en especial por su ubicación estratégica. “Este es el momento de la renovación urbana, tiempo de proyectos concretos, reales y sostenibles, con responsabilidad social”. Así mismo, recalcó la importancia de no seguir renovando la ciudad predio a predio. “Es hora de pensar en proyectos a gran escala”.

Alex Nyhan, vicepresidente de Desarrollo de Forest City, expuso el proyecto The Yards, que renovó el muelle frente al río Anacostia, en Washington. Para financiarlo, el Distrito emitió bonos de deuda contra el pago futuro de impuestos generados por la iniciativa de renovación, un modelo que se podría adoptar en Colombia. Nyhan reforzó la importancia de las alianzas público-privadas y en especial recordó que la participación del sector privado es clave, ya que “ve oportunidades donde otros ven problemas”. Jean-Pierre Charbonneau, consultor francés, afirmó que la renovación urbana debe ser un instrumento para empoderar a los ciudadanos por medio de una acción social y política. Para ello recomendó crear espacios públicos no solo en el centro, sino en la periferia y reutilizar los grandes terrenos que abandona la industria pesada.

El urbanista Fernando Viviescas presentó Innobo, una iniciativa de renovación urbana liderada por la ERU con el Ministerio de Comercio Exterior, la Cámara de Comercio, la Empresa de Acueducto, la Universidad Nacional y Corferias, que busca atraer empresas de alto valor agregado y ser el nodo de ferias, exposiciones y turismo corporativo. Adicionalmente, Innobo quiere potenciar el espacio público al incorporar el agua en una plaza dos veces más grande que la de Bolívar. Igualmente, pretende densificar la ciudad con proyectos de vivienda y usos complementarios articulados con el parque científico y tecnológico de la Universidad Nacional. El proyecto se localizará estratégicamente en el Anillo de Innovación ubicado entre el aeropuerto y el Centro Histórico. El gobierno distrital ya lo incluyó dentro del Plan de Ordenamiento Territorial de la capital.

El ancla del desarrollo de Innobo es el Centro Internacional de Convenciones de Bogotá (CICB), expuesto por Andrés López, presidente ejecutivo de Corferias. Este proyecto buscará ser un referente de la ciudad y un ícono arquitectónico con sello internacional, como el Guggenheim en Bilbao y el Tate Modern en Londres.

Finalmente, con las intervenciones de Adriana Suárez, de Invest in Bogotá; Alejandra Restrepo, de McKinsey, y de todas las entidades participantes, se concluyó que una entidad pública distrital debe ser la interlocutora encargada de liderar y articular soluciones para que la ciudad se proyecte y no pierda oportunidades de empresas que buscan ubicarse en Bogotá y generar empleo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.