Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1994/10/03 00:00

RICO McCARABALLO

EL descubrimiento de multimillonarias cuentas corrientes manejadas por el jefe del EPL, demuestra que la guerrilla es cada vez más negocio y menos altruismo.

RICO McCARABALLO

UN VIEJO ADAGIO DICE que si alguien camina como un pato, tiene cuerpo de pato y grazna como un pato, es un pato. Pues bien, Francisco Caraballo no tiene ninguna de esas características, pero a juzgar por sus cuentas bancarias, sí se comportaba como Rico McPato. Por eso, cuando los investigadores de la Fiscalía General de la Nación y oficiales de la XIII Brigada del Ejército empezaron a analizar toda la información que se encontraba en manos de Francisco Caraballo el día de su captura, el pasado 22 de junio, se encontraron con una verdadera mina de oro.

En poder del fundador y jefe máximo del Ejército Popular de Liberación (EPL), las autoridades hallaron una carpeta de 23 páginas en la que estaba contenida buena parte de la información contable de esa organización guerrillera y el movimiento financiero que permitía el mantenimiento de cerca de 120 hombres rurales y unos 500 colaboradores urbanos, pertenecientes a las Milicias Populares. De acuerdo con la documentación hallada por las autoridades, en los últimos meses el jefe guerrillero había realizado transacciones económicas por más de 300 millones de pesos en sus cuentas corrientes y de ahorro.

Cuando los investigadores de la Fiscalía se metieron de lleno en el asunto, descubrieron que los 14 millones de pesos en cheques y efectivo y los fajos de dólares que tenía Caraballo en su casa de campo en Cajicá (Cundinamarca), donde fue detenido, sólo hacían parte de su caja menor. El premio gordo estaba en los documentos.

En efecto, las autoridades descubrieron que Caraballo manejaba ocho cuentas corrientes y dos de ahorro, cuyo monto total ascendía a unos 5.000 millones de pesos. Aunque la cifra es muy inferior a las que manejan, por ejemplo, las Farc y el ELN, lo que llamó la atencidn de las autoridades fue el hecho de que toda esa cantidad de dinero fuera manejada por una sola persona, o en algunos casos por personas de su entera confianza, como su esposa "Helena".

CARABALLO Y CIA.
Los documentos dejaron al descubierto que Caraballo no sólo era el jefe político y militar del EPL, sino su gerente financiero. "El poder de Caraballo dentro del EPL era absoluto. El tenía que revisar desde la compra de una aguja hasta la compra de un cañón antiaéreo. Caraballo conocía de todos los secuestros y chantajes realizados por su organización ", dijo a SEMANA una de las personas encargadas de la investigación.

El estudio detallado de los documentos llevaron a los investigadores a descubrir que el jefe guerrillero manejaba cuentas corrientes de varias sucursales de los bancos Cafetero, Bogotá y del Estado en la capital de la República. De la misma manera descubrieron que manejaba cuentas de ahorro en Davivienda y Conavi. Hallaron, además, otras cuentas que aparecen a nombre de su esposa y de Carlos Humberto Rojas, 'Genaro', quien lo acompañaba el día de su detención y era el hombre que se encargaba de su seguridad personal.

Pero las autoridades descubrieron también que Caraballo no sólo manejaba cuentas corrientes y de ahorro. Como cualquier ejecutivo, administraba simultáneamente dos tarjetas de crédito: Credibanco y Diners; y también disponía de una tarjeta de Servibanca. El número de las cuentas y las direcciones de las sucursales bancarias hacen parte de la reserva del sumario.

Respecto de la destinación que tendrían los 5.000 millones de pesos, las autoridades no descartan que ellos hagan parte de lo que en la guerrilla se conoce como "fondos estratégicos", que son recursos reservados para acciones que requieren de una gruesa suma de dinero para su ejecución. Entre este tipo de acciones se encuentran la compra de armas, escaladas terroristas o secuestros de destacadas personalidades .

Pese a que el dinero congelado a Caraballo y a su organización es bastante cuantioso, las autoridades creen que puede haber más. Ahora están en la tarea de rastrear las cuentas que el jefe guerrillero estaría manejando en el exterior, especialmente en algunos países de Centroamérica. "Una de las grandes obsesiones de Caraballo es la compra de armas. El y 'Danilo Trujillo ', quien aún se encuentra en libertad y es uno de sus hombres de confianza, mantienen buenas relaciones con guerrilleros y traficantes de armas de otros países y entre los dos manejan mucho más dinero del que ha sido incautado en el país", dijo a SEMANA uno de los investigadores.

Según los organismos de seguridad, una buena parte de los fondos congelados a Caraballo provienen de acciones delictivas de los frentes del EPL, especialmente los que actúan en Norte de Santander, Antioquia y el eje cafetero. De acuerdo con esas fuentes, el secuestro, la extorsión, la falsificación de moneda y el cultivo de coca también significan un considerable aporte económico a esa organización. "Ultimamente, los frentes dirigidos por Caraballo estaban dedicados más a fortalecer su parte financiera que a realizar acciones militares. Esos frentes se están bandolerizando", dijo a SEMANA una fuente de un organismo de seguridad.

Con base en toda la información analizada, en la que también figuraban algunos planes terroristas del EPL, el pasado 7 de julio la Fiscalía dictó medida de aseguramiento y detención preventiva contra Caraballo, Rojas y Gonzalo del Cristo López Bustos, detenido el mismo día en Bogotá, por los delitos de terrorismo y concierto para terrorismo. Y aún sigue el proceso por enriquecimiento ilícito.

UN GRAN NEGOCIO
En todo caso, la cantidad de dinero confiscada a Caraballo es un fuerte golpe financiero contra la organización guerrillera. "Si fueran las Farc o el ELN, esa cifra no les produciría mayor traumatismo, pero al EPL le deja el saldo en rojo ", dijo a SEMANA una fuente de un organismo de seguridad. Dicha fuente agregó,"la incautación del dinero de Caraballo lo que viene a demostrar es el enorme poder financiero de la guerrilla colombiana. Se trata de una verdadera empresa que genera ganancias millonarias. Si esa era la plata que manejaba un jefe del EPL, qué podría pensarse de los jefes de las Farc y el ELN, que son organizaciones mucho más grandes y con mayor poder". Pero, sobre todo, el descubrimiento de más de 5.000 millones de posos en las cuentas de Caraballo también viene a demostrar que hace muchos años que la guerrilla dejó de ser una actividad altruista para convertirse en uno de los negocios más lucrativos del país.-

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.