Jueves, 30 de octubre de 2014

| 2013/06/12 00:00

Roces al interior del Consejo de Estado

Una inconformidad de la magistrada Stella Conto desató una 'tormenta' entre sus colegas por el estudio de un caso.

Foto: Archivo SEMANA

Las altas cortes están de moda. No sólo por su sus extravagantes permisos y beneficios jurídicos, sino por las profundas diferencias que se escenifican a diario internamente. Así, por ejemplo, ocurrió en el Consejo de Estado, en donde la negativa en un impedimento del magistrado Mauricio Fajardo fue el ‘florero de Llorente’ para una discusión.

La historia es así. En el Consejo de Estado hace trámite una demanda de pérdida de investidura contra los 12 congresistas conciliadores de la fallida Reforma a la Justicia, interpuesta por el jurista Saúl Villar, quien considera que “los congresistas incurrieron en la violación del régimen de conflicto de intereses y tráfico de influencias”. Así reza en el texto de la demanda.

Todo iba dentro del trámite de una demanda normal en el Consejo de Estado. Sin embargo, en el momento de votar el proyecto de fallo, el magistrado Mauricio Fajardo Gómez presentó un impedimento para participar de la discusión. Argumentó que tenía conocimiento del asunto en una instancia anterior.

Según él, “resultó comprometido categóricamente en relación con las bondades y las desventajas del texto que resultó aprobado por el Congreso de la República”. Así lo consigno en el documento donde se declaró impedido.

Tanta era su preocupación, que cuando conoció de la existencia de la demanda contra los congresistas, renunció a la corporación señalando que “había perdido la objetividad y neutralidad al momento de adoptar una decisión definitiva”.

Con este cúmulo de argumentos presentados por el magistrado Gómez, lo más normal era que le fuera aceptado su impedimento. Para sorpresa, no fue así. La Sala Plena del Consejo de Estado consideró que la pretensión de la demanda no está relacionada con la conformación del texto de la Reforma a Justicia, sino con la actuación de los congresistas en el proceso.

La magistrada Stella Conto Díaz no votó el impedimento de su colega Fajardo. Por el contrario, realizó un fuerte pronunciamiento de ocho páginas. Explicó abiertamente a todos sus colegas la inconformidad por su decisión de negarle el impedimento a su colega, que previamente dijo que había conocido el caso anteriormente.

“En el presente caso tengo motivos sobrados para considerar que el impedimento se debió aceptar, ya que los motivos presentados por el magistrado Mauricio Fajardo son razón suficiente para poner en duda la presunción de imparcialidad subjetiva que no existen motivos de peso para desvirtuarla”.

La jurista se va lanza en ristre contra sus colegas al señalar que no se estudió de fondo el impedimento de Fajardo. “En suma, me parece que la decisión mayoritaria declaró infundado el impedimento sin detenerse a realizar un examen cuidadoso del asunto en cuestión. No es factible hallar en la providencia de la que me aparto, un mínimo desarrollo argumentativo dirigido a sustentar la decisión”.

Magistrados consultados por Semana.com aseguran que el salvamento de voto de la magistrada Conto Díaz cayó como un balde de agua fría entre sus colegas, que en su mayoría manifestaron su malestar por la diferencia.

Ahora es el turno del Consejo de Estado, en donde se comienzan a conocer roces al interior de sus integrantes, los cuales se agudizan en cada Sala Plena del Alto Tribunal. ¿Será que los problemas continuarán en las altas Cortes?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×