Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/14/2014 12:00:00 AM

Barreras lanza a Vargas Lleras para la alcaldía de Bogotá

El senador de La U lanza su propio abanico de posibles candidatos para las elecciones atípicas.

Mientras el balón de la destitución de Gustavo Petro está en el terreno del presidente Juan Manuel Santos, el senador de La U Roy Barreras, quien calificó el fallo del procurador Alejandro Ordóñez como “un hecho jurídico”, aseguró que el jefe de Estado debe convocar a elecciones atípicas.

En ese escenario, el que está trazado por la Constitución y la ley, Barreras urge por un cambio de gobierno en la capital, y por eso se atrevió a promover su propio sonajero de candidatos que a su juicio deberían apostar a presentarse en los comicios atípicos, para asumir las riendas de la capital por el tiempo que le resta al periodo constitucional de la administración para la que fue escogido Gustavo Petro.

Barreras dice que en este momento Bogotá “necesita un gobierno serio” por lo que considera que el peor camino para la ciudad será el de la improvisación. Para ello, asegura que el próximo alcalde debe ser una persona con experiencia y capacidad de liderazgo. “Personas como Germán Vargas Lleras, Gina Parody y el exalcalde Jaime Castro deberían tomar la decisión de ponerse al servicio de la capital para lo que resta del período de esta Alcaldía”, considera.

Mientras el presidente Santos resuelve sus dilemas jurídicos y políticos para ejecutar la decisión administrativa del procurador, los sectores políticos se empiezan a agitar para afrontar el escenario electoral, que según la Constitución, está a las puertas de realizarse en Bogotá.

En el momento en que Santos firme la destitución, como lo ordena el artículo 323 de la Carta política, deberá nombrar alcalde encargado y firmar el decreto para convocar a las urnas, esta vez no para que los ciudadanos se pronuncien sobre el mandato de Petro, sino para escoger nuevo alcalde.

El encargo, según la ley, es potestad del presidente Santos, quien lo podrá designar de una terna de candidatos del movimiento que avaló a Petro, en este caso el grupos significativo de ciudadanos Progresistas, o encomendar a un funcionario de su confianza si respetar el origen partidista. Ya lo hizo en Bogotá cuando, tras la suspensión a Samuel Moreno, nombró a la ministra de Educación María Fernanda Campo, y posteriormente a Clara López, quien hacía parte del Polo Democrático.

El alcalde encargado estará mientras se convocan las elecciones. Según la ley, la Registraduría tendrá 55 días para convocar a las urnas, a partir del momento en que el presidente de la República ejecute la sanción.

En las elecciones atípicas podrán participar todos los partidos con personería jurídica. El movimiento Progresistas hoy es parte del partido Alianza Verde, quien entre sus filas cuenta con quien fue uno de los principales contradictores de Petro, Enrique Peñalosa, quien además está inscrito a la consulta para escoger candidato presidencial.

Sobre los nombres postulados por Barreras, Germán Vargas Lleras, exministro del Interior y de Vivienda del actual gobierno, es hoy el presidente de la fundación Buen Gobierno, plataforma de pensamiento encargada de diseñar el programa de gobierno para la reelección del presidente Juan Manuel Santos. Esa función impediría que Vargas Lleras apueste por las elecciones en Bogotá, más aún cuando tendría menos de dos años para administrar la capital.

La propuesta de Barreras no deja de sorprender. Vargas Lleras fue su antiguo jefe político en Cambio Radical, partido que terminó expulsándolo por apoyar la segunda reelección de Álvaro Uribe. Recientemente Barreras le ha bajado el perfil a Vargas Lleras en Buen Gobierno, al señalar que el exministro no puede asumir la jefatura de campaña, pues esta fundación no es más que una ONG o un centro de pensamiento, y no un partido político. Por eso esta propuesta se podría entender como un globo para apartar a Vargas Lleras de la reelección, en la que muchos reclaman cercanía y liderazgo.

Germán Varón, candidato al Senado de Cambio Radical, le confirmó a semana.com que desde el pasado 8 de diciembre, cuando el procurador ordenó la destitución de Petro, Vargas Lleras ha recibido insistentes llamadas de políticos cercanos en los que le han planteado la posibilidad de la Alcaldía, las cuáles, según Varón, han sido descartadas de inmediato por el propio exfuncionario.

Gina Parody, exintegrante del partido de La U, disputó la Alcaldía con Gustavo Petro en unas elecciones en las que tuvo el respaldo de Antanas Mockus. Tras su derrota en las urnas, Parody ingresó al gobierno de Juan Manuel Santos como alta consejera para Bogotá, cargo que desempeñó hasta cuando el propio Santos le encomendó la dirección del SENA.

El exalcalde Jaime Castro también peleó laAalcaldía con Gustavo Petro y obtuvo la quinta votación. Desde sus columnas y espacios de opinión se ha convertido en uno de los principales opositores de la administración de Petro, pero aún no ha manifestado si tiene intereses en las elecciones atípicas.

La posible baraja de candidatos a unas eventuales elecciones atípicas se ha ido cerrando también producto de las elecciones ordinarias del presente año. Toda vez que otro de los exaspirantes a la Alcaldía, Carlos Fernando Galán y Antonio Navarro, quien fuera secretario de gobierno de Petro y que podría ser una carta de Progresistas, apostaron por ir al Congreso de la República.

Pese a que aún está la incertidumbre por la decisión que asumirá el presidente Santos en este caso, los sectores políticos andan inquietos. El escenario que se advierte es que el poder en Bogotá estará vacante y habrá un espacio para disputar el segundo cargo de elección popular más importante del país.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.