Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/16/1998 12:00:00 AM

RUEDA, AL RUEDO

La ex directora de QAP María Isabel Rueda cambia de orilla y se lanza a la política como una de las nuevas caras que aspiran a transformar el Congreso.

Si se hiciera una encuesta entre los actuales congresistas del país sobre quiénes creen que han sido sus mayores críticos no hay duda de que la lista la encabezarían los periodistas, entre ellos las Marías, y particularmente María Isabel Rueda. Como periodista de radio, como columnista, pero sobre todo desde la dirección de QAP, María Isabel se convirtió en uno de los 'cocos' de los congresistas. Más de una vez Bernardo Guerra, Alberto Santofimio, José Guerra Tulena y todos los grandes caciques electorales salieron desplumados de las emisiones de QAP. A ellos se sumaron en los últimos años parlamentarios como Marta Catalina Daniels, Carlos Alonso Lucio y Jaime Dussán, promotores de la ley de televisión que terminó con la prórroga de la pasada licitación y que para muchos fue impulsada con el único propósito de callar a QAP. Ahora, esa misma mujer que no ha tenido pelos en la lengua para señalarle al Congreso sus culpas, quiere hacer parte de él. Como muchos colombianos, María Isabel Rueda se cansó de quejarse infructuosamente. Por eso decidió no seguir dejando su destino en manos de los demás y lanzarse al ruedo. La idea de hacer política había rondado en su cabeza desde hacía varios años pero cada vez que pensaba en serio en ello algo más se aparecía: el manejo de las comunicaciones de la campaña de Alvaro Gómez, ser parte del equipo de 6 a.m.-9 a.m. con Yamid Amat, la consolidación de la revista Semana, la dirección de 24 Horas o montar y codirigir un noticiero que cambió el estilo de hacer noticias en la televisión colombiana, como lo fue QAP.Sin embargo, a finales del año pasado, cuando ya era un hecho que QAP saldría del aire, la posibilidad de hacer política volvió a tentarla. Después de darle silenciosamente muchas vueltas al asunto finalmente el miércoles de la semana pasada María Isabel decidió lanzarse. Para que le ayudara a sopesar sus posibilidades y a planear una estrategia llamó a Armando Benedetti Jr, hijo del ex ministro del mismo nombre, a quien María Isabel había devuelto a la política después de un fugaz paso por QAP tras darse cuenta que tenía la misma pasión de su padre. Al oír las intenciones de Rueda, Benedetti no dudó en terminar de entusiasmarla y en sugerirle que se aliara con un candidato que ya tuviera experiencia y buen nombre. Fue cuando surgió la alternativa de Germán Vargas Lleras. El nieto de Carlos Lleras Restrepo había llegado al Senado en las elecciones pasadas con la más alta votación de Cundinamarca, resultado que al principio muchos atribuyeron a su apellido pero que pronto demostró que merecía. Benedetti se encargó de hacer el contacto con Vargas Lleras y 24 horas después se consolidó la alianza, con él como cabeza de Senado y Rueda encabezando Cámara. La llegada de María Isabel a la arena electoral no deja de ser sorprendente. A pesar de que siempre ha llevado adentro el bicho de la política, y ha sonado en más de una baraja ministerial, hasta ahora se había limitado a ver los toros desde la barrera. Aunque en su caso se podría decir que más que una espectadora ha sido banderillera y algunas veces hasta picadora. Con la agudeza de su pluma y su intrepidez como periodista, Rueda se ha ganado en los 20 años que lleva en el oficio tanto el respeto y la admiración de la opinión pública como el odio de todos aquellos a quienes ha señalado o criticado. Sin embargo en las circunstancias actuales no resulta extraño que personas como ella, totalmente ajenas a las lides electorales, decidan lanzarse al ruedo. Después del escándalo de la financiación de la pasada campaña electoral, del proceso 8.000 y de la incapacidad que han mostrado los partidos tradicionales para organizarse y ofrecer alternativas, son varios los que creen que ha llegado la hora de dejar de quejarse y empezar a actuar. Es por eso que artistas, profesionales, empresarios, periodistas y hasta reinas de belleza se la están jugando por tratar de llevar al Congreso caras nuevas que sean capaces de transformarlo (ver siguiente artículo). Aunque es probable que la mayoría de los parlamentarios que conformen el próximo Congreso sigan siendo parte de la clase política tradicional, la posibilidad de ganar una curul que tienen estas figuras nuevas, y sobre todo las que ya tienen un reconocimiento de la opinión, no es despreciable.La inteligencia, la audacia y el imbatible espíritu competitivo que la han caracterizado como periodista serán indiscutiblemente las mejores armas de María Isabel Rueda en la arena política. Pocas personas conocen tan bien el arte y el oficio de los políticos como los periodistas y más cuando, como ella, han estado observándolos tan de cerca durante tantos años. Además, ante la avalancha de candidatos prácticamente anónimos y el desprestigio de la clase política tradicional, es claro que una cara reconocida por la opinión tiene grandes ventajas. Es por eso que las posibilidades que tiene la ex directora de QAP de pasar al otro lado de la cámara son muy grandes. Aún así, el reto que le espera no es fácil. Una cosa es preguntar y otra muy distinta tener que responder. Una cosa son los lectores y otra los electores. De todos modos, de llegar a la Cámara de Representantes, lo más seguro es que los colombianos que voten por María Isabel Rueda aspiren a verla sentada en la Comisión de Acusaciones.

Entrevista: maria isabel rueda "Me cansé de quejarme"

A pocas horas de de haber tomado la decisión de lanzarse a la política activa, María Isabel Rueda le contó a SEMANA las razones que la llevaron a tomar una decisión de esa naturaleza, qué espera de su paso por la Cámara de Representantes y cómo se siente en su nuevo papel.
Semana: ¿Por qué se va a lanzar?
M.I.R.: Porque me cansé de quejarme, de esperar que llegara alguien a solucionar los problemas que se acumulan. Quiero hacer algo para poder dormir tranquila.
Semana: ¿Pero no siente que desde el periodismo está haciendo lo mismo?
M.I.R.: El periodismo a veces es frustrante porque termina uno señalando los errores ajenos pero se queda sin la oportunidad de tratar de enmendarlos. Esa es la oportunidad que estoy buscando.
Semana: Usted es una de las personas que probablemente más ha criticado al Congreso de la República. Puede ser que eso le haya costado su noticiero, QAP. ¿No se sentiría rara estando adentro?
M.I.R.: Los que se van a sentir raros son ellos.
Semana: ¿Si sale elegida va a apoyar a algún candidato?
M.I.R.: Con seguridad voy a apoyar a algún candidato. No lo dude.
Semana: ¿A cuál?
M.I.R.: Al que me convenza de que es capaz de lograr una Colombia mejor. Gobernar no es solamente administrar un Estado. Detrás de todo gran gobernante tiene que haber un gran soñador.
Semana: ¿Le parece a usted Horacio Serpa un gran soñador?
M.I.R.: Sí. Pero prefiero los sueños que no terminen en pesadillas.
Semana: ¿Le han ofrecido alguna vez un ministerio?
M.I.R.: Sí.
Semana: ¿Cuándo?
M.I.R.: Pregúntele al presidente Samper.
Semana: Usted ha rechazado puestos tan importantes como un ministerio. ¿Por qué ahora medírsele a algo de menor categoría como ser representante a la Cámara?
M.I.R.: No estoy de acuerdo con lo de menor categoría. Hoy en día los colombianos nos vamos a la cama con miedo porque tenemos un Congreso suelto, que parecería trabajar contra el país. Todo el mundo se le mide a ser ministro, está demostrado. Lo que mis hijos y los hijos de todos los colombianos necesitan es alguien que se le mida a lo que usted llama de menor categoría. A mí me gustaría cambiar esa mentalidad. Estoy convencida de que la única manera de transformar el país es a través del Congreso. Por eso quiero poner el Congreso de moda.
Semana: ¿Piensa volver después de esta experiencia al periodismo?
M.I.R.: Yo nunca podré dejar el periodismo. Es una forma de vida. Y por el hecho de llegar al Congreso no voy a dejar de hacer periodismo. Las dos actividades tienen algo en común.
Semana: Usted se gana probablemente tres veces más dinero que el sueldo de un congresista. ¿Por qué ese sacrificio económico?
M.I.R.: Lo único que puedo contestarle es que una conciencia decente no se mete al Congreso por plata.
Semana: ¿Qué se siente ante la posibilidad de acabar siendo la compañera de pupitre de Marta Catalina Daniels?
M.I.R.: ¡Feliz! Quiero representar todo lo contrario a lo que es Marta Catalina Daniels.
Semana: ¿Por qué con Germán Vargas Lleras?
M.I.R.: Es un senador estrella, de la nueva generación. Es el que más leyes positivas para el país hizo aprobar el año pasado. Es trabajador y disciplinado. Es honesto y tiene futuro.
Semana: ¿Si después de ser congresista durante cuatro años llega a la conclusión de que los periodistas son injustos con los congresistas qué haría?
M.I.R.: Lo que estoy haciendo ahora. Cambiarme de bando otra vez y volver al periodismo a tratar bien a los congresistas.
Semana: ¿Si Horacio Serpa sale elegido será usted la oposición de Serpa en el Congreso?
M.I.R.: Sólo si se lo merece.
Semana: ¿Le parece que Horacio Serpa es malo y punto?
M.I.R.: Horacio Serpa es más malo por lo que representa que por lo que es. Representa a una sociedad que se acostumbró a hacerlo todo por debajo de cuerda y que hoy tiene miedo de cambiar. Y lo disfraza todo en resentimiento de clases.
Semana: ¿Por quién va a votar en las próximas elecciones?
M.I.R.: ¿En las próximas? Por Germán Vargas al Senado y María Isabel Rueda para la Cámara de Representantes.
Semana: ¿Por quién no votaría?
M.I.R.: Por Marta Catalina.
Semana: ¿Qué opinan su marido y sus hijos después de 15 años de tenerla como periodista ante la posibilidad de tenerla como congresista?
M.I.R.: Que todo está bien mientras me sigan teniendo como esposa y mamá.
Semana: ¿Cuál va a ser su bandera electoral? Ingrid Betancourt se hizo elegir la campaña pasada repartiendo condones.
M.I.R.: Lo que quiero proponer es que la gente vote por renovar el Congreso en estas elecciones. Si no hay suficientes caras nuevas de nada sirven tres voces solitarias proponiendo cambiar las cosas si los demás congresistas se oponen al cambio .
Semana: Usted fue la mano derecha de Alvaro Gómez. ¿Cómo se siente ahora lanzándose en pareja con el nieto de Carlos Lleras?
M.I.R.: Me siento orgullosa de lo que aprendí al lado de Alvaro Gómez. Pero también me siento orgullosa de ser parte de una generación que no ve los colores políticos como razones para odiarse.
Semana: ¿Cómo va a financiar su campaña?
M.I.R.: No sé, pero acepto donaciones. De las buenas, por supuesto.
Semana: ¿Quién más va a estar en su lista?
M.I.R.: Lo estoy pensando.
Semana: ¿Cuál es su eslogan de campaña?
M.I.R.: Me cansé de quejarme.
Semana: ¿Contra quién será su primer debate?
M.I.R.: Contra el primer bandido que trate de meterle un gol al país.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.