Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/4/2012 12:00:00 AM

Sabas se defiende del ventilador de Giorgio Sale

El exministro Sabas Pretelt de la Vega admite que se reunió con Giorgio Sale en una cárcel en Italia, pero rechaza la afirmación del italiano que insinúa que el funcionario le propuso un plan para enlodar a los magistrados de las altas Cortes.

Giorgio Sale, en la entrevista que le concedió a la revista SEMANA desde la cárcel La Modelo de Bogotá, donde cumple una orden de captura por presunto lavado de activos, afirmó que se reunió con varios funcionarios del gobierno de Álvaro Uribe. Uno de ellos, el exministro y entonces embajador de Colombia en Italia, Sabas Pretelt de la Vega (Ver Giorgio Sale se destapa) .

Según Sale, los encuentros tuvieron lugar en la cárcel italiana donde pagaba una condena, y en los que el exministro le hizo un particular ofrecimiento. “Me visitó para proponerme algo descabellado -dijo en la entrevista-. Me dijo que admitiera que Salvatore Mancuso me había prestado la plata para montar mis negocios diciéndome que reconocer eso no era delito en Colombia. En ese momento ratifiqué lo que siempre sospeché. Creo que Sabas intentaba usarme para atacar a los magistrados. En ese momento, el 2008 y el 2009, la pelea contra las cortes estaba en su peor momento. Me necesitaban para ensuciar a los magistrados”.

Sabas Pretelt, uno de los salpicados por las declaraciones de Sale, fue el primero en reaccionar a ellas. Y en un comunicado que dirigió a las redacciones de los medios de comunicación, explicó en qué consistieron los encuentros con Giorgio Sale (los cuales admite) y consideró que las afirmaciones del italiano (a quien califica de “perverso mentiroso”) está “apoyada en hechos ciertos”, pero que pretende “distorsionar la realidad para alcanzar fines insospechados ante la justicia”.

Es cierto que como embajador en Italia visité la cárcel de Rebbibia en Roma. En dos ocasiones me encontré con el señor Giorgio Sale, dice Pretelt. “La primera vez asistí con nuestro cónsul en Roma como invitado a la celebración del día del interno, por las autoridades penitenciarias del Ministero della Giustizia de Italia, ya que había dentro del programa de resocialización una obra con la participación de internos colombianos del pabellón de máxima seguridad. Allí conversé con los detenidos de nuestro país, quienes me solicitaron intermediar para lograr su repatriación, solicitud que se tramitó por los conductos regulares, y luego en algún momento de mi visita fui abordado por el señor Sale, con quien estuve algunos minutos hablando temas intrascendentes.

Me contó de su supuesta cercanía con amigos míos, los doctores (Alfredo) Escobar y Carlos Isaac Náder, ya que habían asistido, como tantos, a sus restaurantes.
También me refirió, sin que se le diera ninguna importancia, la anécdota del reloj del magistrado Yesid Ramírez, con quien siempre trabajé y tuve buena relación cuando fui ministro. Me perdí la representación pues los actos protocolarios se prolongaron mucho más de lo previsto y teníamos otras obligaciones que atender.

La segunda vez, casi dos años después, asistí a Rebbibia con nuestra vicecónsul en Roma porque con autorización de las autoridades penitenciarias el señor Sale solicitó con insistencia que lo escucháramos. La entrevista era para pedirle al Gobierno ayuda sobre temas relativos a su señora e información judicial y de salud de su hijo detenido en la cárcel de Ternera. Como es usual el consulado adelantó el trámite correspondiente en la Cancillería. Repitió parte de los supuestos atropellos de la justicia contra él y contra sus hijos y entre lágrimas se dolió de que en el país se utilizara su nombre para hacer daño a terceros inocentes”
.

El exministro y exmbajador, investigado en Colombia en el escándalo de la ‘yidispolítica’, dice que es un “absurdo” proponerle a Sale aceptar cargos, “porque lo vinculaban con Mancuso. ¿En qué y para qué servía o hacía daño y a quién esa propuesta estúpida?” Y rechazó la teoría de que esa petición fuera para enlodar a los magistrados de las cortes.

“Rechazo la mentirosa suposición de que tal vez buscaba desprestigiar precisamente a quienes siendo mis amigos estaban en la Corte, y menos cuando al poco tiempo yo tenía que responder ante esa noble Institución sobre otras afirmaciones infames que han hecho contra mí, simplemente por haber sido ministro del Interior y de Justicia del buen gobierno que fue el de Álvaro Uribe Vélez”.

Sabas Pretelt insiste en que Sale está buscando beneficios. Y por eso, en su comunicado, termina con una reflexión: “¿Hasta cuándo se les dará importancia indebida a las mentiras y falacias de los delincuentes que calumniando a gente decente buscan beneficios judiciales o mediáticos?”
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.