Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2001/01/08 00:00

Sabios bajitos

El Día de los Derechos Humanos varios niños marginados escribieron sus reflexiones sobre el tema.

Sabios bajitos

Todos los años, desde 1948, el 10 de diciembre se conmemora el Día de los Derechos Humanos. Un hecho trascendental en la historia de la humanidad. La Declaración Universal sirvió de plataforma para que en las décadas posteriores se formularan más de 80 convenciones y declaraciones sobre el tema como, por ejemplo, la de la eliminación de la discriminación contra la mujer, la de los derechos del niño, la de la situación de los refugiados y la prevención del genocidio, entre otras. Sin embargo, después de 52 años de vigencia de la Declaración y pese a los éxitos obtenidos, todavía falta mucho por hacer en esta materia, en especial en un país como Colombia, donde la violación de los derechos humanos ha superado cualquier límite.

El reto, tal y como lo perfiló Mary Robinson, alta comisionada de los derechos humanos, “es inculcar una cultura de los derechos humanos a través de la educación y de la formación”. Estas cartas son un primer paso en pos de este objetivo. La Fundación Dos Mundos, encargada del tratamiento de los menores afectados por el conflicto, les pidió a los niños de Benposta y el barrio Cazucá que escribieran su opinión sobre los derechos humanos.

Benposta es una comunidad en la que niños marginados tienen una nueva oportunidad en medio de un ambiente tolerante y participativo. Cazucá es una zona marginal, destino final de muchos desplazados, de la capital del país. Los escritos no necesitan mayor explicación, hablan por sí solos. Un niño de Cazucá dice que sus derechos no se los cumplen “porque no me dejan jugar tengo que trabajar y casi no me dejan estudiar”.

Otro de Benposta cuenta con su ortografía precaria su dolor: “yo nasi en mil nobesientos nobenta y cuatro y nasi en Santander desde ese momento tube muchos problemas”. Uno de 10 años del mismo lugar describió así su visión del tema: “Algunos les pegan los maltrata los biolan los mata algunos fuman marihuana o cocaína, sigarrillo muchas cosas más”. Los impulsores de esta idea quieren que muchos más niños puedan expresarse y convocarlos luego a talleres para hablarles del tema. El propósito es educar una generación respetuosa de los derechos humanos que tanta falta le hace a Colombia.

Vea la decharación de los Derechos Humanos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.