Sábado, 25 de febrero de 2017

| 1996/09/16 00:00

SALDO EN ROJO

A raíz de los paros en Guaviare, Putumayo y Caquetá las Farc estarían dejando de percibir más de 35.000 millones de pesos.

SALDO EN ROJO

Un mes despues de iniciadas las marchas de cultivadores de coca en el Guaviare la situación no parece mejorar. Por el contrario, cada día se suman más departamentos a las protestas. La semana pasada el turno le correspondió a cerca de 50.000 cultivadores de Caquetá. En total son cerca de 200.000 cultivadores de coca los que están participando en las marchas en Guaviare, Putumayo y Caquetá. Los enfrentamientos entre los cultivadores y la fuerza pública han dejado un saldo de tres muertos y más de un centenar de heridos. El martes 13 de agosto, cuando parecía inminente un acuerdo entre manifestantes y gobierno, un petardo que estalló en una de las carpas de los campesinos en Orito (Putumayo) dejó en vilo las negociaciones y ocasionó la muerte a dos personas. Las versiones del atentado resultaron enfrentadas: los campesinos acusaron a miembros de la fuerza pública de ser los autores del atentado y voceros del Ejército responsabilizaron a la guerrilla de sabotear el posible acuerdo. A mediados de la semana pasada el asunto llegó a la Cámara de Representantes, donde varios parlamentarios, entre ellos Carlos Alonso Lucio, pidieron al gobierno decretar una tregua en las fumigaciones aéreas para facilitar un acuerdo que permita superar la crisis que se ha presentado. Según Lucio, la estrategia del gobierno de militarizar el conflicto es equivocada porque en lugar de solucionar la crisis la agrava mucho más. El ministro de Defensa, Juan Carlos Esguerra, le salió al quite a la propuesta y dijo que "una tregua sería tanto como legalizar durante seis meses el cultivo, el procesamiento y el raspado de droga". Mientras tanto el Ejército presentó el primer balance de sus acciones durante los paros. El general Harold Bedoya llegó a tres conclusiones. La primera es que los más golpeados con la ofensiva militar han sido los grupos guerrilleros, principalmente las Farc. La segunda, que las Fuerzas Militares tienen pruebas que demuestran la participación de subversivos en las marchas. Y la tercera que el Ejército no ha considerado la posibilidad de ceder un centímetro en dicha ofensiva. De acuerdo con informes de inteligencia, los frentes de las Farc que operan en Guaviare habrían dejado de percibir durante el mes del paro cerca de 25.000 millones de pesos por concepto de narcotráfico. En Caquetá la cifra es del orden de 7.000 millones de pesos por el mismo concepto y en Putumayo habrían dejado de ganar un poco menos de 5.000 millones de pesos. Según voceros del Ejército, una prueba contundente de la participación de la guerrilla en los paros es que en las operaciones militares realizadas durante los mismos han sido detenidos miembros activos de la guerrilla, quienes habrían sido denunciados ante las respectivas Fiscalías Regionales "por estar presuntamente comprometidos en las movilizaciones, en la confrontación violenta y en el desplazamiento forzado de los campesinos". Entre los detenidos por el Ejército se encuentran Juan de Jesús Rincón, alias 'El Grillo'; Florentino Osorio Salinas y John Fredy Cardona, quienes serían miembros activos de las Farc. Más allá de los partes de victoria de las Fuerzas Militares, el conflicto en estos departamentos de la Amazonia sigue dejando al descubierto el estado de indefensión de un sector mayoritario de la población que ha visto vulnerados todos sus derechos: los campesinos. Por una parte la guerrilla los obliga a marchar y los utiliza como escudo ante la arremetida del Ejército, y por otra, las Fuerzas Militares los ve como guerrilleros disfrazados, o en el mejor de casos como idiotas útiles de la subversión.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.