Sábado, 3 de diciembre de 2016

| 2016/03/03 17:54

Los enredos del liquidador de Saludcoop

Semana.com revela unos audios en los que aparece Luis Leguizamón interesado en la venta de unos activos que no son de su competencia. Él responde.

Luis Martín Leguizamón, liquidador de Saludcoop EPS. Foto: Caracol Radio / SEMANA

Luis Leguizamón, el agente especial liquidador de Saludcoop, aparece en conversaciones obtenidas por Semana.com que podrían ser indicios sobre la manera como estaría apurando la venta de una de las compañías satélites del grupo, Esimed -que se encarga de administrar las clínicas y los contratos-, a pesar de que él mismo ha dicho que dentro de sus competencias no está la venta de esa empresa.

En su columna del pasado domingo en SEMANA, Daniel Coronell había denunciado que Leguizamón “ordenó que le doblaran el sueldo a un sindicalista que le podía estorbar sus planes para vender” Esimed.

Su denuncia se apoyó en unas conversaciones grabadas “dentro de una investigación por posibles irregularidades en la liquidación del gigante de la salud en Colombia”.

Fuentes cercanas a ese proceso, consultadas por Semana.com, entre las que se incluyen senadores que conocen lo que allí está ocurriendo, indican que la venta de esa entidad y de otros activos tienen un negocio detrás. “Altos funcionarios del Estado se van a ganar una comisión al hacer ese negocio”, dijo un senador muy ligado al tema Cafesalud y a los movimientos que allí se hacen. El político pidió la reserva de su nombre.

En la primera conversación, Leguizamón habla con un subalterno a quien le dice que la venta de la empresa debía estar lista en 45 días y deja la sensación de que la licitación para la venta debe estar “dirigida”.

Leguizamón: Se la pongo directa, doctor. En 45 días debe estar vendido Esimed.

Interlocutor: Listo, doctor.

Leguizamón: Entonces, primer tema: ¿Cuándo tiene la valoración?

Interlocutor: Yo estoy trabajando para que mañana al final de la tarde o máximo el lunes.

Leguizamón: Perfecto. Segundo: Hay que montar la invitación, los dataroom, toda la información, no quiero que venga gente externa (…) toca priorizar ese tema, darle duro a ese tema. A ver si para el 15 de febrero ya tengo invitación pública. Háblese con Miguel, háblese con Damaris, para empezar a armar eso. La invitación debe estar cerrada a unas firmas. Hay que mirar si la hacemos abierta o… (AUDIO).

En otro de los audios, Leguizamón se sigue mostrando muy interesado en acelerar la venta de la empresa.

Leguizamón: (…) Sin contrato, sin nada. O sea, lo ideal es mirar cómo se articula con lo que se está haciendo de los términos de referencia y mirar cómo achicamos el proceso o mirar cómo le restamos procedimientos para ver si en abril, por tarde, salimos a vender.

Subalterno: Ok, listo.

Leguizamón: Mucha consistencia en el análisis de Esimed… Yo sé que me van a cuestionar mucho de aquí en adelante. Ojo con eso. (AUDIO).

Semana.com habló con Luis Leguizamón para conocer su versión sobre estas conversaciones. “Allí, el que aparece fundamentalmente soy yo y están colocando palabras mías de manera descontextualizada respecto a temas específicos. (…) Todas estas llamadas, que además coinciden con mi lugar de residencia, son anteriores al 15 de febrero, porque es lo que he logrado suponer y entender”, dijo.

Según Leguizamón, hasta antes de esa fecha no se había definido quién era el responsable de la venta de Esimed y, por eso, en las conversaciones habla de venderla. “Yo no tenía claro quién tenía que venderlo”, dijo.

Leguizamón da otro argumento frente a su injerencia en la venta de ese activo. Dice que, aunque primero pensó que tenía responsabilidad en la venta, luego le informaron que sería por medio de la Bolsa de Valores y después, el 25 de febrero, se aclaró que la venta de Esimed era competencia de Cafesalud.

¿Puja política?

En otras conversaciones, Luis Martín Leguizamón habla con una persona sobre la necesidad de que el presidente de Cafesalud, Guillermo Grosso, salga de la entidad. Se muestra urgido en lograrlo.

La salida de Grosso se dio justo esta semana y fue nombrado en su reemplazo,  como nuevo presidente de Cafesalud, Andrés Lombana, que trabajaba como gerente financiero de Saludcoop en liquidación.

En otro de los audios Leguizamón nombra a Lombana en el proceso de venta de Esimed.

Leguizamón: Mañana, cuando hable con estos dos magos, coméntales que Cafesalud, como propietario de Esimed, ellos tienen participación en eso (...) Les comenta que estamos en un proceso de valoración de esa firma porque hay que venderla.

Interlocutor: Ok (...)

Leguizamón: Y les dice lo de Esimed. Dígale a Andrés Lombana que cuantifique cuánto es eso y al doctor Mauricio cuánto le tocaría a cada uno. Chao. (AUDIO).

Consultado sobre este asunto Leguizamón aseguró que él no influyó en el nombramiento de Lombana en Cafesalud, pues esa decisión la toma la junta directiva. Y, además, manifestó que el recién nombrado presidente de la EPS permanecerá en el cargo de manera transitoria, máximo durante un par de semanas.

“El señor Lombana no está autorizado por la junta para vender un solo activo ni un solo contrato (…) Porque la idea era sacar al señor Grosso porque existían rumores acerca de eventuales conductas que no se ceñían a su condición de presidente”, manifestó.

Y aseguró que, aunque Andrés Lombana y él son socios comerciales y tienen una firma conjunta, nunca lo propuso como presidente de Cafesalud.

Pero lo más delicado es el punto de la grabación donde Leguizamón habla sobre “cuánto le tocaría a cada uno” por la venta de la empresa. El liquidador aseguró que se refería a la porción de dinero que le corresponde a Saludcoop en liquidación para el pago de acreedores.

Leguizamón, definitivamente, está en el ojo del huracán.

Lo último de Grosso

A este turbio panorama de la liquidación de Saludcoop se suman nuevas denuncias contra el expresidente de Cafesalud, Guillermo Grosso. En la mañana de este viernes, Caracol Radio denunció la feria de contratos por casi 200.000 millones de pesos que encontró la Junta Directiva de esa EPS en la administración de Grosso.

Entre los favorecidos por el expresidente de Cafesalud en estos 90 días -desde que fue escogido para presidir la entidad- se encuentran abogados, compañías de comunicaciones, empresas de auditaje, entre otros.

La emisora reveló que, según la junta, Grosso estaría haciendo favores políticos y, además, estaría realizando maniobras para afectar las empresas del grupo, como Epsifarma, encargada de la distribución de medicamentos y suministro de materiales quirúrgicos y prótesis.

Esta denuncia se suma a las revelaciones que hizo Semana.com hace algunos días, cuando aseguró que él estaba haciendo cuestionables maniobras con políticos del partido de La U para que lo apoyaran y lo mantuvieran en el cargo, a cambio de entregar algunas seccionales de la EPS a personas cercanas a esos congresistas en las regiones.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.