Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/17/2013 12:00:00 AM

¿Salvará Javier Cáceres a Piedad Zuccardi?

El exsenador entregará una versión clave en el proceso que, por parapolítica, tiene en problemas a la excongresista.

Se volvió a mover en la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia el proceso de la exsenadora de La U Piedad Zuccardi por presuntos vínculos con jefes paramilitares. Este lunes trascendió que varios excomandantes de estos grupos criminales declararán ante el magistrado que lleva el expediente.

Se trata del exjefe político de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) en la costa Caribe Edward Cobos Téllez, alias ‘Diego Vecino’, y también de Úber Banquez, alias ‘Juancho Dique’. Son los mismos que han tenido en sus manos la suerte de otros excongresistas porque precisamente ellos fueron los que sirvieron como punta de lanza de las AUC para hacer pactos políticos en el norte del país.

La Corte también escuchará, este martes 18 de junio, al exsenador Javier Cáceres, quien está condenado por parapolítica. Cáceres ha sido mencionado por testigos como una de las personas que habrían asistido a encuentros, junto con la exsenadora y su esposo Juan José García, con paramilitares donde se habrían pactado apoyos políticos.

Uno de esas citas quedó registrada en la condena de Cáceres. El desmovilizado Miguel Antonio Castellanos Morales, alias ‘Chino’, un paramilitar que actuó bajo las órdenes de Sergio Manuel Córdoba, alias ‘120’, ambos miembros del Bloque Norte, comandado por Salvador Mancuso, fue el primero en relatar esas reuniones. Una de ellas habría sido en la finca Casa Loma, en inmediaciones del municipio de Calamar (Bolívar).

El testimonio de Cáceres sería fundamental en el futuro judicial y político de la exsenadora, pues este desmentiría las versiones de paramilitares, o por el contrario, las ratificaría. De ser así, pondría en aprietos a Zuccardi. Tras su condena, en abril del 2012, Cáceres guardó silencio sobre estos aspectos.

Aun cuando transitaron en orillas distintas, desde diferentes partidos políticos los dos senadores fueron, aseguran veedores en Cartagena, socios políticos en la época de las administraciones de los gobernadores Alberto Bernal y Jorge Mendoza Diago. Lo mismo en la Aalcaldía de Campo Elías Terán.

Otras pruebas

Hace pocas semanas Semana.com conoció el audio de la indagatoria que por más de cinco horas rindió la exsenadora ante una magistrada auxiliar de la Sala Penal el 26 de febrero pasado, que reveló cosas verdaderamente sorprendentes.

Uno de los momentos cruciales de la diligencia fue cuando la magistrada que lleva el proceso le preguntó a Zuccardi sobre una reunión que ella sostuvo con la cúpula de las AUC en el municipio de Valencia, Córdoba, en el año 2000. A esta asistieron los jefes paramilitares Carlos Castaño y Salvatore Mancuso, entre otros. En ella se habría pactado no realizar un despeje en el sur de Bolívar para no dar espacio a la guerrilla. Los paramilitares querían el apoyo del Gobierno para evitar que las FARC entraran a la zona.

Zuccardi respondió: “Las reuniones que se realizaron con ocasión de los problemas de Bolívar estaban enmarcadas en lo que llamaba el presidente Andrés Pastrana unos ‘diálogos discretos’ que estaban teniendo con las AUC, para evitar que se enteraran las FARC y eso produjera un rompimiento de lo que pasaba en el Caguán”.

La Corte tiene pruebas de que esa reunión nunca fue autorizada por el Gobierno y por eso tiene indicios de que, desde ese momento, la exsenadora comenzó a tener apoyo de los paramilitares. Uno de los que negaron, tajantemente, la autorización de esa reunión fue el entonces comisionado de Paz, Víctor G. Ricardo.

“Nunca imaginé, para mí sería una sorpresa que esa reunión no fuera autorizada por el gobierno nacional de ese momento”, dijo la exsenadora.

El apoyo a Alfonso López Cossio

Otro capítulo clave en la sesión de indagatoria fue la constante negativa de Zuccardi a reconocer el apoyo político que le dio ella al exrepresentante Alfonso López Cossio, su fórmula para la Cámara en el 2002 y quien fue condenado por paramilitarismo. Sin embargo, después de tantas preguntas y contrapreguntas, la exsenadora terminó por reconocer ese apoyo.

“Alfonso López Cossio estaba en el Partido Liberal y yo iba en la lista del partido. Desde ese punto de vista se puede decir que la Cámara de Alfonso López Cossio votó por Piedad Zuccardi porque en su trasegar político no es ajeno a ese comportamiento (…) Quisiera uno tener una Cámara firme y fija, que no le dé esos dolores de cabeza, pero eso es prácticamente imposible en política. Muy difícil, muy difícil”, manifestó.

¿Nexos con la ‘Gata’?

En otro aparte de la indagatoria la magistrada señala la existencia de una fotografía en la cual aparece el que era para esa época era candidato a la Gobernación en 2006: López Cossio. En la imagen muestra a Zuccardi y Héctor Julio López, hijo de la cuestionada empresaria del chance Enilse López, alias la ‘Gata’, señalada de tener presuntos vínculos con las AUC.

La excongresista dijo desconocer que su fórmula política, Alfonso López Cossio, tuviera apoyo de miembros cercanos a la ‘Gata’. Señaló que la presencia de Héctor Julio López en esa fotografía fue sorpresiva y que se realizó en el acto de inscripción de la candidatura de López Cossio a la Gobernación.

A todo esto se sumaron los testimonios de cerca de siete exjefes paramilitares que certificaron, en reiteradas ocasiones, las reuniones de la excongresista y su esposo, Juan José García, y el candidato Alfonso López Cossio con miembros de esa organización ilegal en corregimientos del sur de Bolívar como Ñanguma, Sabana (finca Los manguitos) y Casa Loma en la que presuntamente se cuadraron los apoyos del grupo armado a las campañas políticas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.