Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2010/10/22 00:00

Samuel Moreno puso la cara, pero no dio respuestas

En un pronunciamiento más emotivo que profundo, el Alcalde Mayor de Bogotá dijo que los señalamientos en su contra hacen parte de un complot y de una estrategia que busca réditos políticos.

El alcalde de Bogotá, Samuel Moreno, aseguró que había una campaña de desprestigio en contra de su familia. Foto: Alcaldía de Bogotá

Rodeado de su gabinete, el alcalde Samuel Moreno dio la cara tras la tormenta política desatada por las afirmaciones de Gustavo Petro y del empresario Miguel Nule que pusieron en duda la transparencia en los procesos de contratación en Bogotá.

Moreno se remitió a un emotivo pronunciamiento y no aceptó interrogantes por parte de los periodistas. Dijo que tanto Gustavo Petro como de La U "al ponerse en mi contra lo único que están buscando son réditos políticos de cara a un debate electoral". Su afirmación es una respuesta a la decisión de La U de suspender el apoyo político a su administración y abandonar la coalición de gobierno de la cual hicieron parte desde 2008.
 
El Alcalde dijo que el informe de control de seguimiento a la contratación de Bogotá, liderado por los políticos Gustavo Petro, Carlos Vicente de Roux, y Luis Carlos Avellaneda es "mentiroso, amañado, lleno de suspicacias, sin una sola prueba que determine una sola irregularidad por parte de cualquier funcionario de mi administración". En tono irónico cuestionó que los atrasos en las obras públicas sean responsabilidad de Samuel Moreno y del ex presidente Álvaro Uribe.

Moreno también aseguró que desde el primer día de su administración le dio instrucciones a su gabinete de acatar la vigente ley de contratación, y aseguró que "evidentemente todas las normas se han respetado. Los recursos públicos están invertidos en las calles donde se están haciendo obras de infraestructura, en hospitales, parques, colegios, restaurantes comunitarios y cientos de actividades culturales. Es allí donde se invierte de forma clara y transparente los recursos públicos".

El Alcalde también pidió que quien tenga pruebas concretas y contundentes las entregue a los organismos de control. "Ya me cansé de las suspicacias y de las grandes mentiras, enviaré cartas a la Fiscalía, la Procuraduría, la Contraloría y los organismos de control del Distrito para que adelanten cualquier tipo de investigación".

El alcalde Samuel Moreno anunció además medidas judiciales en contra de quienes, a su juicio, han venido atentando contra la honra, y la integridad moral de "mi familia, la ciudad, y nuestra administración. He conformado un grupo de abogados para que revisen letra por letra lo que se ha escrito en contra de mi honra, para, si hay méritos, entablar acciones judiciales. No dudaré un segundo en hacerlo para resarcir los daños tan grandes que se nos ha causado".

Moreno dijo que seguirá gobernando hasta diciembre de 2011, "el momento en que se deberán hacer todos los balances. Nuestro único pecado ha sido ponernos al día en los rezagos en infraestructura y la transformación de nuestra ciudad".
 
Lo dicho por Moreno este viernes dejó las mismas inquietudes frente a los indicios sobre supuestas irregularidades en la contratación en Bogotá, tal como lo presentaron el pasado miércoles, el ex candidato presidencial Gustavo Petro, el senador Luis Carlos Avellaneda, y el concejal de Bogotá Carlos Vicente de Roux, todos del ala democrática del Polo.
 
Según los políticos, la contratación en la capital de la República, de 4 billones de pesos al año, se ha concentrado en cinco grandes grupos, los mismos que, según ellos, han concentrado la contratación pública a nivel nacional. Entre los bloques empresariales mencionados están Conalvías, el Grupo Solarte, Odinsa y Sainc, además del Grupo Nule.

Petro aseguró, en rueda de prensa, que la administración de Samuel Moreno y grupos cercanos a su hermano, el senador Iván Moreno, han permitido la reducción en el Distrito de los procesos de licitación pública y a cambio se ha incrementado la adjudicación a dedo de los contratos.
 
A lo dicho por los políticos se sumaron las acusaciones del empresario Miguel Nule, fundador del polémico Grupo Nule, en liquidación.
 
Nule aseguró que recibió presiones del senador Iván Moreno Rojas para que le fueran asignadas “unas estaciones de gasolina, propiedad de él o de su familia, en unos sitios específicos” de la concesión Bogotá-Girardot.

El empresario también denunció presiones de la ex directora del IDU Liliana Pardo y del contralor de Bogotá, Miguel Ángel Moralesrussi. Afirmó que el ex ministro de Transporte Andrés Uriel Gallego recibía presiones de funcionarios de la Casa de Nariño y adjudicaba de forma irregular los contratos.
 
El empresario fue enfático al afirmar que todas estas denuncias, con sus respectivas pruebas, serán llevadas ante la justicia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.