Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/7/2015 12:21:00 PM

Detalles de la sangrienta fuga en una prisión de Cauca

Un muerto, un herido y dos reclusos evadidos es el saldo del cinematográfico escape. Entre ellos, uno de los presuntos responsables del secuestro de la menor Alejandra Cantoñí.

Todo estaba fríamente calculado por dos hermanos y dos amigos de andanzas criminales señalados por delitos que van desde porte y tráfico de armas, hasta secuestro.
 
En la madrugada de este martes, esos cuatro peligrosos internos del establecimiento carcelario de Santander de Quilichao (Cauca) llevaron a cabo un plan de fuga que quizá venían planeando desde hace varios meses.

Debieron tardar muchos días para arañar el grueso muro de cemento y ladrillo en donde pagaban sus delitos. Escarbaron hasta lograr un agujero de 30 centímetros de diámetro por donde lograron escurrirse hacia otro nivel de la prisión. El siguiente paso era llegar al cerco final que da a la calle.
 
Allí aguardaron escondidos en una especie de tapia hasta que apareciera el guardián que hace las rondas por la última "trinchera de vigilancia", como se conoce el corredor.
 
Al guardia desprevenido lo agarraron del cuello e intentaron degollarlo mientras que le arrebataban el fusil de dotación. Milagrosamente el funcionario del Inpec logró zafarse de sus victimarios y al caer al suelo desenfundó su revólver y disparó.
 
Eran la 1:30 de la madrugada cuando se oyó ese primer disparo de una secuencia aún incierta de estruendos. Como era de esperarse, se detonaron las alarmas de la cárcel y el patio donde ocurrió la fuga parecía un campo de batalla.
 
En ese cruce de disparos uno de los prisioneros murió. Irónicamente, su cuerpo quedó colgado en la parte alta del muro que da a la calle. Otro fue recapturado por la Policía mientras huía y los dos restantes lograron su objetivo, por ahora.
 
“El guardia herido se encuentra estable y fuera de peligro”, explicó Oswaldo Bernal, director regional del Inpec para el suroccidente del país.
 
Semejante fuga ocurrió en Santander de Quilichao, un pequeño municipio caucano ubicado a una hora de Cali, la capital del Valle. Esa prisión, que tiene más de 40 años de funcionamiento, es el sitio de reclusión de temidos delincuentes e integrantes de grupos ilegales al margen de la ley.
 
Aunque tiene capacidad para albergar a 230 internos, hasta la madrugada de este martes había 439 reclusos de todos los pelambres.
 
Y esa es la otra sorpresa de la cinematográfica fuga. Resulta que entre los intrépidos delincuentes que planearon el escape estaba Libaniel Ramos Noscué, alias 'Liba', señalado por las autoridades como coautor del secuestro de la pequeña Alejandra, hija del comandante de Policía de Padilla, Cauca.
 
Ese plagio ocurrió en mayo del 2014 y culminó horas después gracias al cerco humanitario que coordinaron la guardia indígena del norte de Cauca y líderes comunitarios de Padilla, el pueblo donde vivía la pequeña con su familia (Ver nota).
 
Alias 'Liba' fue capturado por el Gaula del Ejército en enero de este año y era señalado como auxiliador de grupos armados ilegales. Estaba en prisión acusado de secuestro extorsivo agravado. Libaniel Ramos fue el interno cuyo cuerpo sin vida quedó colgando del muro de la prisión.
 
El recluso recapturado por las autoridades en la calle responde al nombre de Célimo Antonio Fajardo Perdomo, quien estaba en prisión respondiendo por los cargos de secuestro extorsivo.
 
Y los dos internos que lograron fugarse fueron identificados como Argemiro Fajardo Perdomo (hermano del recapturado) y Andrés Adilmer Noscué Nototo. El primero tiene cuentas pendientes con la justicia por porte, tráfico de armas y municiones, mientras que al segundo lo requieren por secuestro extorsivo.
 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.