Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/5/2016 1:43:00 AM

El doloroso crimen que conmovió a Santa Marta

Alejandro Garrido Molina habría asesinado a su esposa y a su hijo de cinco años, para luego suicidarse.

La vida familiar de una pareja y su pequeño hijo terminó este fin de semana en una terrorífica tragedia. La Policía de Santa Marta (Magdalena) encontró sus cadáveres en el apartamento de El Rodadero donde vivían desde hace 18 meses.

Como Alejandro Garrido Molina fue identificado el presunto causante del doloroso episodio. Las autoridades creen que él asesinó a su esposa, Johana Ramírez, de 26 años, y a su hijo de sólo cinco. Al final se habría suicidado.

El edificio Balcones del Sur es una unidad residencial tranquila que está ubicada en el sur de El Rodadero. Se trata de uno de los más prósperos sectores de la capital de Magdalena, pues sus playas atraen la mayor cantidad de turistas que año a año visitan la ciudad.

Este fin de semana un extraño pero fuerte olor alteró esa tranquilidad que normalmente reina en el lugar. Era tan penetrante, que los vecinos se vieron obligados a reportarlo a las autoridades, sin saber que lo que percibían era el olor de la muerte.

Y así fue. Policías que arribaron al sector encontraron los cadáveres de tres personas en el apartamento 302. Con tristeza, los habitantes del lugar notaron que se trataba del adiestrador de vuelo de 45 años Alejandro Garrido Molina; su esposa, Johana Ramírez, de 26, y su pequeño de sólo cinco años.

En la escena se halló un cuchillo sobre la cama donde yacían el hombre y el niño, ambos con signos de apuñalamiento. La mujer apareció en el suelo, justo al lado. Según los primeros indicios, los hechos pudieron ocurrir una noche antes, por el estado en que la Policía halló los cuerpos.

Allí también fueron encontrados medicamentos para el control de la esquizofrenia, drogas alucinógenas y alcohol. Por eso, en principio se cree que fue el consumo de estos productos lo que desencadenó el estado de alteración que habría llevado a Alejandro Garrido a cometer semejante atrocidad. La investigación de las autoridades determinará finalmente qué ocasionó la tragedia.

Molina, nacido en Barranquilla, venía de una familia históricamente ligada con el sector aeronáutico en Colombia (su primo Gustavo Lenis Garrido es el actual director de la Aeronáutica Civil). Sus padres fueron propietarios de algunas aeronaves e inició su carrera como auxiliar de vuelo en Avianca-Sam. Él era piloto comercial e instructor de vuelo y, últimamente, ese dedicaba a la "perfilación aeronáutica sistemática", tal como aparece en una página de Facebook que administraba.

Al parecer, su carrera y su familia no eran suficientes para que el hombre tuviera una vida feliz. Llevaba viviendo más de un año y medio en uno de los sectores más exclusivos de Santa Marta y laboraba como instructor de vuelo, además de ofrecer en arriendo apartamentos en esa ciudad para los veraneantes.

Sin embargo, sus deudas eran crecientes y quienes lo conocen dicen que el déficit en la economía familiar lo tenía visiblemente afectado.

Según testimonios de los vecinos, en los últimos días se habrían vuelto frecuentes los enfrentamientos por parte de la pareja. Se rumora que las penurias económicas eran tan agobiantes, que eso explicaba el ‘campo de batalla’ en el que se habría convertido su hogar. Los vecinos indican que los gritos y las discusiones se habían vuelto frecuentes.

Además, se dice que este hombre sufría de una enfermedad mental, aunque hay familiares que lo niegan. Además, se estima –sin haberse confirmado- que padecía afecciones emocionales que lo llevaban a abusar del alcohol y las drogas.

Sin embargo, las autoridades creen que fue la suma de todas esas fatalidades lo que lo llevó a utilizar el cuchillo que fue encontrado en el apartamento en contra de su joven esposa y de su pequeño hijo. Allí también fue hallado un revólver, al que hasta ahora no se le ha atribuido incidencia alguna en el filicidio.

Amigos y colegas del piloto lamentaron la tragedia. En numerosos mensajes por las redes sociales expresaron su dolor por la muerte de Molina, a quien identificaron como un gran profesional y un difícilmente imitable ser humano.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.