Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/20/2013 12:00:00 AM

Reelección: una decisión con el viento a favor

El presidente anuncia su reelección en momentos en que el optimismo ha vuelto al país.

No había noticia más esperada para la política en Colombia que el anuncio del presidente Juan Manuel Santos hecho en la noche de este miércoles cuando dijo que buscaría en las urnas un segundo mandato.

Hasta ahora todas las fuerzas políticas hacen cálculos y estrategias sobre la base de un momento inédito en la historia contemporánea: un presidente en ejercicio que no tuvo que cambiar la Constitución para buscar un segundo período consecutivo.

Para SEMANA, en un análisis que está en la edición impresa actualmente en circulación, el ambiente en el electorado que recibe la oficialización de la campaña de Santos es de un ligero e incipiente optimismo. El año que termina estuvo marcado por una serie de paros y protestas ciudadanas que mandaron al piso no sólo los índices de favorabilidad presidencial, sino también la imagen pública de las principales instituciones y figuras públicas, con contadas excepciones.

El acuerdo parcial firmado entre las FARC y el Gobierno sobre el punto de participación política, sumado al manejo que ha impedido nuevas manifestaciones, ha mejorado el entorno nacional que rodea el esperado pronunciamiento.

Lo anterior no implica que la apuesta de paz en la que Juan Manuel Santos ha centrado su segunda aspiración presidencial esté exenta de riesgos y sea segura ganadora. Al contrario, una campaña que gire en torno a los avances de una mesa de conversaciones en el exterior y en secreto tiene precisamente en ese diseño del proceso de paz su mayor fortaleza y su gran fragilidad.

De todas maneras, el anuncio llega con un viento favorable para Santos, ya que, tan cerca de la temporada decembrina, le permitiría cerrar el año más difícil de su cuatrienio con una nota menos pesimista.

Quienes tendrán el mes de diciembre para ajustarse son los miembros del equipo reeleccionista. El 'ejército' santista para el 2014 tiene hoy día tres grandes pilares: la Casa de Nariño, la campaña propiamente dicha y la Fundación Buen Gobierno. 

En la sede de gobierno y con el poder de la agenda presidencial están la secretaria general de Presidencia, María Lorena Gutiérrez, y el recién llegado de Londres exembajador y cuñado del mandatario, Mauricio Rodríguez. En la parte operativa, logística y financiera de la campaña lideran Roberto Prieto, gerente de la campaña de Santos en el 2010, y José Fernando Bautista.

La tercera ‘pata’ es Buen Gobierno con el exministro Germán Vargas Lleras, el exconsejero Juan Mesa y los coordinadores regionales, cuyo perfil es más político y estratégico a pesar de la insistencia en declararse un “tanque de pensamiento”.

Después del anuncio presidencial la primera tarea de la reelección será el ensamble de estos tres equipos para definir mejor sus papeles y cómo el jefe del Estado integrará actividades de campaña con agenda de Estado. Otro asunto pendiente es el papel de los partidos de la Unidad Nacional dentro del esfuerzo reeleccionista.

Esta discusión no es de poca monta, pues los roces, por ejemplo, entre la casa Gaviria, que lidera el liberalismo, y el exministro Vargas Lleras ya son públicos. Más que pulsos ideológicos se trata de pugnas de poder que se reflejan en la agenda del presidente en campaña así como a qué senadores apoya, con quién se toma la foto y a aspirantes de cuáles partidos saluda y reconoce.

Santos, sin embargo, tiene el mayor obstáculo en su antecesor. Álvaro Uribe se ha convertido en un contradictor de peso que no le rebaja nada. Precisamente en estos días el tema de debate nacional era el posible atentado al expresidente. Santos dijo que era cierto pero que era un cuento viejo.

Y ahí fue Troya. Uribe reaccionó con una gravísima acusación que a las claras muestra cómo será la campaña: le dijo al presidente ni más ni menos que se aliaba con las FARC para ocultar los crímenes de la guerrilla. Santos reaccionó y le dijo “mezquino”. Como dicen las abuelas, al desayuno se sabe cómo será el almuerzo: Santos tiene a su favor un relativo viento que Uribe buscará acabar.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.