Martes, 6 de diciembre de 2016

| 2016/03/08 14:23

Cuatro semanas de ahorro y no habrá racionamiento

La nueva cruzada del presidente Juan Manuel Santos es no verse obligado a decretar un racionamiento. Dice que si este mes los colombianos ahorran el 10 % de energía, no habrá riesgos de un apagón.

Cuatro semanas de ahorro y no habrá racionamiento Foto: Cortesía Presidencia

El presidente Juan Manuel Santos ha pedido a los colombianos una cuota de sacrificio para evitar un apagón. El lunes había reconocido públicamente que su gobierno reaccionó tarde, no tomó las precauciones requeridas para ahorrar energía, por eso aceptó la renuncia del ministro de Minas. Un día después pidió la mayor colaboración a los ciudadanos para ahorrar y no desperdiciar energía.

El sacrificio que pide Santos será por cuatro semanas. Si en ese lapso se consigue ahorrar el 10 % del consumo, y así mantener el nivel de las hidroeléctricas, prácticamente se habrá despejado cualquier posibilidad de racionamiento. Así lo aseguró el mandatario.

Santos espera, más que cualquier campesino del país, que llegue el mes de mayo, cuando se marchará el fenómeno del ‘Niño’ con su sequía y todos sus estragos, y llegará la temporada de lluvias. El presidente lamentó su suerte. A pocos meses de su posesión, en el 2010, se le vino la peor oleada invernal de los últimos tiempos, y ahora en su segundo periodo le cayó el peor verano.

Santos no está pidiendo mayor esfuerzo. Desconectar los cargadores de los celulares cuando no se estén usando, desconectar televisores, computadores cuando nadie esté en la casa. No encender varias luces al tiempo en las noches, bajar el nivel de los aires acondicionados.  

Para dar ejemplo dijo que se repetirá la escena, durante un mes, despachando bajo el foco de una lámpara. Las bombillas de todos los edificios de entidades del Gobierno se apagarán a las 6:00 p. m. Pidió que el ejemplo se replicara en los medios de comunicación, centros comerciales, hoteles y empresas privadas.

El Gobierno insiste que ha manejado adecuadamente el fenómeno del Niño. Pero los daños en las hidroléctricas Guatapé y Termoflores, que producen el 11 % de la energía en el país, generaron el inminente riesgo de racionamiento. Por eso Santos dice que no hay opción diferente al ahorro.  

“Apagar paga”, fue como bautizó Santos esta cruzada. Ofreció a los hogares que ahorren el consumo en 10 % la misma reducción en el precio de la factura. Aquellos que incrementen el consumo pagarán más por su factura.

En cuatro semanas el Gobierno espera una reducción del consumo de energía del 10 %, de conseguirse, asegura que no habrá racionamiento. Por el momento se traerán a la mayor brevedad las piezas para reparar los daños en las hidroeléctricas, y seguirle rogando a San Isidro Labrador, para que vuelva a traer la lluvia. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.