Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/21/2014 12:00:00 AM

Santos y Peña Nieto, dolidos por la despedida de Gabo

Los mandatarios de Colombia y México hicieron guardia al lado de las cenizas de Gabo.

En el Palacio de Bellas Artes de Ciudad de México el presidente Juan Manuel Santos destacó la importancia del premio nobel Gabriel García Márquez para la literatura, la humanidad y para América latina. De Gabo recordó una frase: “Nunca es demasiado tarde para creer en la utopía”.

Para el presidente Santos, Gabriel García Márquez “nos deja la esperanza” y la determinación de “unirnos por el bien de nuestros pueblos”. “Una América Latina que supera su soledad y encuentra una segunda oportunidad sobre la tierra”.

Santos participó junto al presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, del homenaje póstumo al premio nobel, quien falleció el pasado jueves en Ciudad de México, a la edad de 87 años.

Santos y Peña Nieto se sentaron a ambos lados de la viuda de García Márquez, Mercedes Barcha, en el espacio montado en el vestíbulo del Palacio de Bellas Artes, donde, por cerca de tres horas, miles de personas pudieron despedirse de él.

“Gabo deja a la humanidad el legado de sus obras, que es de por sí formidable –sus novelas, sus cuentos, sus crónicas–, pero antes que nada nos deja la esperanza, la tarea, la determinación de unirnos por el bien de nuestros pueblos”, resaltó el presidente.

Luego el mandatario señaló: “¡Qué privilegio –y lo digo en nombre de los colombianos– llamar compatriota al hombre que imaginó a Macondo y que escribió sobre el poder más grande, más influyente de todos, que es el poder del amor!”

En el breve discurso en el que recordó que el premio nobel buscó la paz, Santos destacó que Gabo es y será un hombre universal. “Y venimos a dejar testimonio de que Gabriel García Márquez –el más colombiano de los colombianos– sigue vivo, seguirá vivo en sus libros y sus textos, pero, sobre todo –más que nada–, vivirá para siempre en las esperanzas de la humanidad".

A su turno, Peña Nieto describió a García Márquez como un "grande" de la literatura cuya obra quedará como un valioso legado para las futuras generaciones.

"Sus palabras y sus libros sobrevivirán los límites de la efímera vida humana", dijo.

Gabo "desentrañó la esencia e identidad de nuestra América Latina y la proyectó al mundo", añadió el mandatario mexicano.

Los discursos oficiales no cerraron el homenaje. Santos y Peña Nieto, junto con familiares del autor, se unieron al final en torno a la urna con las cenizas de García Márquez para dedicarle un prolongado aplauso, mientras se lanzaban mariposas amarillas de papel.

Afuera del palacio, varios cañones lanzaban también mariposas de papel del mismo color, mientras la gente aún hacía cola para poder acceder al Palacio de Bellas Artes y despedirse, a su modo, de un autor que, como dijo Santos, "escribió sobre el poder más grande y más influyente de todos, que es el poder del amor".

 Con EFE.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.