Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/30/2015 12:00:00 AM

“En qué idioma tengo que hablar”: Santos

El presidente Juan Manuel Santos volvió a aclarar que los generales (r) Mora Rangel y Óscar Naranjo volverán a La Habana al próximo ciclo de negociaciones con las FARC.

Pocas veces se le había visto tan molesto. El presidente Juan Manuel Santos, cansado de los centenares de críticas que generó la ausencia de los generales Jorge Enrique Mora Rangel y Óscar Naranjo en el pasado ciclo de negociaciones en La Habana, entre el Gobierno y los voceros de la guerrilla de las FARC, trinó: “¿En qué idioma tengo que repetir que los generales Mora y Naranjo siguen de plenipotenciarios y que estarán en La Habana en el próximo ciclo?”

La lluvia de críticas había sido iniciada por el uribismo. En el Congreso, senadores como Alfredo Rangel calificaron de “bandazo” y “nueva concesión a la guerrilla” la decisión del Gobierno de no tener a los representantes de las tropas en los diálogos de paz en La Habana.

Pero el más crítico fue el procurador general, Alejandro Ordóñez, quien se declaró “perplejo” ante la ausencia de los uniformados en retiro, pues, según el funcionario, su ausencia coincidía con el momento en que se discutirían temas de orden militar en La Habana.

El presidente ya había reaccionado con dureza. El viernes, muy molesto, se indignó por el comunicado del procurador. “¿Perplejo? Hágame el favor”. Santos le dijo a Ordóñez que no se metiera en el proceso de paz porque es responsabilidad del presidente de la República y le pidió que dejara de hacer política con la paz. El procurador respondió advirtiendo que iba a seguir metiéndose en el proceso de paz.

Esta polémica se inició el pasado 16 de marzo. El mismo día en que Santos instaló la Comisión Asesora de Paz, anunció los nuevos papeles de los generales Naranjo y Mora Rangel. Al leer un comunicado dijo:

“(…) Se ha pensado que entonces la presencia permanente del general (Jorge Enrique) Mora y el general (Óscar)Naranjo no va a ser necesaria. Van a ir a los temas donde creemos que si es necesaria su presencia y ambos se van a quedar, por ejemplo, en esta ocasión haciendo una labor muy importante. Por un lado, el general Mora me va acompañar a mí en una serie de reuniones que vamos a tener con los miembros de las Fuerzas Armadas, tanto retirados como en servicio activo, para irles explicando cada vez en más detalle lo que allá se está decidiendo y el futuro, qué es lo que estamos visualizando para el futuro de nuestras fuerzas, porque ha habido algunos mal entendidos que creemos que eso es importante de aclarar para que no haya ningún mal entendido. Y el General Naranjo pues en su labor de Ministro Consejero para el posconflicto necesita meterle, como quien dice, el acelerador a una serie de decisiones que tiene que ver con el post conflicto”.

Santos nunca mencionó que los generales saldrían del proceso de paz, o, lo que es peor, que dejarían de ser parte del equipo de plenipotenciarios encargados de negociar el acuerdo de paz.

El general Mora, el fin de semana, ratificó lo mismo. “Estoy en la Mesa con mis convicciones, con mis argumentos, con el carácter de siempre. Esa es mi forma de actuar en la Mesa de La Habana”.

Al referirse a las negociaciones que se cumplen en la isla, sostuvo que en los acuerdos parciales alcanzados en el proceso de paz no hay nada que comprometa el futuro de la fuerza pública. “Yo no veo por ningún lado que haya una amenaza a la seguridad social de nuestras Fuerzas. No veo esa amenaza. No la veo por ninguna parte”, aclaró Mora Rangel.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.