Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/24/2010 12:00:00 AM

Santos pide orar por los damnificados del invierno esta Navidad

Durante el saludo de navidad a los colombianos, el presidente Juan Manuel Santos dijo que el país ha soportado la peor tragedia natural en la historia y la comparó con la catástrofe del huracán Katrina en Nueva Orleans.

Alocución completa del presidente de la República, Juan Manuel Santos:
 
“Queridos compatriotas: Les hablo desde la base militar de Tolemaida, donde he venido a compartir con los hombres y mujeres de nuestras Fuerzas Armadas, y a agradecerles, en nombre de todos los colombianos, su trabajo abnegado y valiente por nuestro país.
Nuestros soldados de tierra, mar y aire, y nuestros policías, no sólo han sido fundamentales para consolidar la seguridad, para perseguir el delito y para defender la soberanía nacional, sino que en esta emergencia invernal han puesto todo su esfuerzo para ayudar a los damnificados.
 
Son varios los agentes del orden que han fallecido mientras adelantaban labores de rescate, y ellos merecen –como aquellos que caen en combate contra el terrorismo- el más grande de los homenajes.
 
Esta Nochebuena, cuando las familias colombianas estamos reunidas en torno al pesebre, nuestros héroes de las Fuerzas Armadas estarán en las selvas, en las montañas, en los ríos, en las calles, protegiendo nuestras vidas y nuestra libertad.
 
¡Toda la gratitud, toda la gratitud de Colombia hacia ellos!
 
Sin duda, esta es una Navidad diferente a la que esperábamos.
 
Las lluvias y las inundaciones han superado todos los pronósticos, todas las estimaciones.
 
Ésta es la peor tragedia natural en la historia de nuestra república, por el número de damnificados y por la extensión de la catástrofe.
 
Es algo así como el Katrina que afectó a Nueva Orleans hace algunos años, con la gran diferencia de que no se trata de una sola ciudad inundada, ¡sino de todo un país!
Ayer no más, en La Cruz (Nariño), se presentó otro alud –como el de Bello a comienzos de mes- que cobró la vida de 13 personas y dejó a otras 25 heridas.
 
En esta noche de Navidad nuestros sentimientos están con los familiares de estas nuevas víctimas del invierno, a quienes les expresamos nuestras más sentidas condolencias.
 
Hago un llamado urgente a los mandatarios regionales –a los alcaldes, en particular- para que identifiquen y evacuen sin dilación las zonas de riesgo, y eviten que se sigan presentando tragedias como ésta.
 
Por fortuna, la solidaridad de los colombianos ha demostrado también su grandeza.
Colombia entera se ha levantado para dar la mano a los hermanos en problemas; a esos millones que han sido afectados, muchos de los cuales perdieron sus casas, sus bienes y sus medios de sustento.
 
Porque dar a quien lo necesita es vivir el espíritu de la Navidad.
 
Navidad es hacer realidad el mensaje de Aquel que vino al mundo a contarnos que Dios es amor, que Su amor habita en el prójimo.
 
Navidad es un sentimiento que nos une en torno a quienes más requieren de nuestro afecto y de nuestra ayuda.
 
Hoy los invito, queridos compatriotas, a que tengamos en nuestros corazones y en nuestras oraciones a las víctimas del invierno.
 
Pero, sobre todo, a que sigamos ayudándolas, a que no cesemos de apoyarlas, porque su tragedia no ha terminado y, desafortunadamente, está lejos de terminar.
 
Esto no pasará con unas cuantas semanas de sol, ¡que ojalá podamos ver lo antes posible!
 
La recuperación y la reconstrucción tomará años, y el esfuerzo debe –por ello– ser firme y continuo.
 
Y antes que nada, tenemos que dar prioridad a la atención humanitaria de las víctimas; preocuparnos porque tengan comida, porque tengan un techo, porque tengan mantas, porque tengan medicinas.
 
Hoy estamos concentrados –como debe ser- en salvar y proteger las vidas humanas.
Y estamos planeando y preparándonos para el duro esfuerzo de la reconstrucción que vendrá luego, un esfuerzo que será de largo aliento porque nunca antes nuestro país había vivido una situación de calamidad tan grave ni tan extendida.
 
Desde el Gobierno Nacional no cesaremos ni un minuto de trabajar por los damnificados, por la reconstrucción de la infraestructura nacional y por construir un futuro de prosperidad.
 
¡Los damnificados no han estado ni estarán nunca solos!
 
Pongamos a nuestro país en las intenciones del pesebre de Belén.
 
Yo sé –y ustedes saben- que de esta dura prueba saldremos adelante si nos esforzamos juntos.
 
¡Y saldremos más fuertes, más solidarios y más unidos que nunca!
 
Hoy también quiero recordar con gran sentimiento a los colombianos secuestrados. Exigimos su liberación inmediata.
 
Les deseo a todos, a todos, una Feliz Navidad.
 
Que Dios bendiga y proteja a nuestra querida Colombia.
 
Buenas noches”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.