Sábado, 3 de diciembre de 2016

| 2016/04/20 00:37

Matrimonio igualitario: “el Congreso siempre ha sido cobarde”

Armando Benedetti dice que para que las parejas del mismo sexo tengan derecho al matrimonio lo debe consagrar una ley, pero el Congreso insiste en “gambetear” el tema.

La última vez que Benedetti intentó impulsar un proyecto de ley sobre matrimonio igualitario fue en 2013. Foto: Archivo particular

Después de las reiteradas decisiones de la Corte Constitucional, como la del reciente 31 de marzo, en Colombia se cree que las parejas del mismo sexo ya pueden presentarse ante un notario para contraer matrimonio civil, pues el alto tribunal lleva varios años consagrando ese derecho en sus sentencias.

La más célebre, la sentencia C-557 del 2011, en la que la Corte no solo consagró este derecho, sino que exhortó al Congreso a reglamentar el matrimonio entre parejas del mismo sexo y "eliminar el déficit de protección" a los derechos de las personas LGTBI. Y para ello puso un ultimátum. Si antes del 20 de junio del 2013 el parlamento no expedía la ley en la materia, las parejas del mismo sexo podrán acudir ante notario o juez competente a "formalizar y solemnizar su vínculo contractual".

Desde entonces, el senador Armando Benedetti ha sido quien ha impulsado el proyecto de ley para cumplir la instrucción de la Corte, pero se ha encontrado con la barrera de un amplio sector conservador, con la desidia del Congreso para agarrar el toro por los cuernos y pronunciarse frente a este controvertido tema. La última vez que lo intentó fue en 2013, pero no consiguió los votos necesarios.

Ahora, Benedetti vuelve a intentarlo, a pesar del ambiente adverso que sopla contra su proyecto.  En marzo del 2015 presentó un nuevo proyecto para reformar el Código Civil que actualmente establece el matrimonio como una institución conformada por un hombre y una mujer. Lo que busca es que la definición del matrimonio sea el contrato suscrito por dos personas, sin importar su condición sexual. En junio de ese año, el liberal Juan Manuel Galán presentó ponencia afirmativa en la Comisión Primera del Senado. Han pasado 10 meses y los senadores nada que abordan el tema.

Este martes, el proyecto del matrimonio igualitario estaba en el primer punto de la agenda de la Comisión Primera. Luego apareció en cuarto lugar. Y cuando le llegó el turno, los cuatro senadores conservadores pidieron reunirse con su partido, se levantaron y el quórum se desvaneció. Benedetti cree que, una vez más, al Congreso colombiano “le va a quedar grande” afrontar esta discusión.

Semana.com: Vuelve y juega, el matrimonio igualitario está en la agenda y el Congreso elude el tema.

A. B.: El Congreso siempre ha sido cobarde y temeroso al abordar el tema, ya sea para aprobarlo o negarlo. No me queda otra que tener paciencia y pensar que todo obedece a la indisciplina del Congreso o a que hay asuntos que requieren mayor urgencia. No sé si sea temor, pero ya no sé qué es lo que pasa con el matrimonio igualitario.

Semana.com: ¿Es necesaria esta ley cuando la Corte Constitucional ya consagró el derecho al matrimonio para las parejas del mismo sexo?

A. B.: Personalmente soy de los que cree que como el Congreso no cumplió con el llamado de la Corte, actualmente las personas pueden acudir a un notario y casarse, y si no los casa,  será objeto de sanción disciplinaria y hasta destitución. Pero es que tiene que haber una legitimidad y es la que tiene que dar el Congreso, y eso lo da una ley tramitada por quienes se supone tienen la vocería y la representación del pueblo. Creo que es importante una ley.

Semana.com: ¿Pero no teme que el Congreso retroceda los avances consagrados por la Corte a las parejas del mismo sexo? 

A. B.: El asunto es que el matrimonio igualitario debe quedar consagrado en una ley. Lo que sí reconozco es que hay mucha gente que teme que la ley termine acabando con el fallo. Pero el Congreso debe dejar de ser cobarde y pronunciarse. 

Semana.com: ¿Y si el Congreso decide que no?

A. B.:  Pues le da la espalda a una realidad. La gente no puede decir que estamos peleando o luchando por los derechos LGTBI. Todos tenemos  los mismos derechos. Si alguien quiere ser feliz a través del matrimonio lo puede hacer. Estamos legislando para personas común y corriente, no para extraterrestres. El Congreso debe entender. El matrimonio igualitario debe estar reglamentado en una ley, la misma que consagra el matrimonio a las parejas heterosexuales.

Semana.com: Pero en el 2013 la plenaria del Senado votó para archivar el proyecto, ¿no es suficiente esa decisión?

A. B.: Nunca han decidido, ni positiva ni negativamente.  El congreso parece una catedral por fuera pero parece una pesebrera por dentro, en el sentido de no reconocer la igualdad y equidad de todos ante la ley. Tiene que hacerlo. Las discusiones que se daban en el 97 a hoy son diferentes. Entre más información la gente más acepta el tema, vean las encuestas. Cada vez que se genera el debate la gente se informa y mucha más aceptación tiene

Semana.com: Usted también presentó un proyecto para la adopción de parejas homosexuales. ¿No cree que este ‘contamina’ el proyecto del matrimonio igualitario? 

A. B.: Lo de la adopción es paradójico. Actualmente las personas homosexuales  pueden ir a adoptar y no tienen que demostrar su condición. Ahora proponen un referendo para que los colombianos se pronuncien. Me parece inútil porque ya se sabe cuál va a ser el resultado. La democracia no es para que las mayorías avasallen a las minorías, sino para que las minorías tengan garantías y nunca sean avasalladas. Es con garantías como se puede dirimir los conflictos y las diferencias de una sociedad. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.