Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2010/06/17 00:00

Se desvanecen posibilidades de hallar sobrevivientes en mina de Amagá

La acumulación de gases en el socavón sigue dificultando las labores de los equipos de socorro. Hasta ahora, han sido rescatados 18 cadáveres y se prevé que la cifra de fallecidos supere los 70.

Cuando ocurrió la explosión había un gran número de trabajadores en el lugar, debido a que algunos mineros estaban doblando su turno con el ánimo de descansar el domingo. Foto: EFE

En total han sido 18 los cadáveres que han sido rescatados luego de que la noche del miércoles se registrara una explosión en la mina de carbón San Fernando, en el municipio de Amagá, Antioquia.

"La evaluación que se hace es que pueden ser entre 70 y 72 las personas que quedaron atrapadas en el socavón", explicó a Caracol Radio el gobernador de Antioquia, Luis Alfredo Ramos.

El Gobernador reconoció que las posibilidades de encontrar al resto de mineros atrapados con vida son escasas y agregó que están "suspendidas las operaciones de salvamento porque hay acumulación de gases y se sigue el proceso de aireación para poder ir penetrando en el socavón".

Este jueves, la alcaldesa de Amagá, Auxilio del Socorro Zapata, dijo que al momento de la explosión había en la mina alrededor de 160 trabajadores, de los cuales fueron evacuados durante las primeras horas unos 90 mineros.

La alcaldesa también indicó que la mina San Fernando es una de las más tecnificadas y organizadas de la zona carbonífera de la región.

Por su parte, Mario Ballesteros, director del Instituto Colombiano de Geología y Minería (Ingeominas), dijo que la mina aprobó el mes pasado el chequeo rutinario de seguridad que hace cada año el Instituto.

Pero las versiones sobre la seguridad del yacimiento son contradictorias. El ministro de Minas y Energía, Hernán Martínez, reveló algunas deficiencias.

"Se encontró que no había detectores permanentes de gases o por lo menos no lo reportan en su informe; no hay una chimenea de evacuación de gases, otra situación que es una práctica no deseada en las minas subterráneas", precisó el ministro.

Una acumulación de gas metano, tradicionalmente asociado a depósitos de carbón, de entre 5 por ciento a 15 por ciento puede provocar en una mina tales explosiones.

Evitar esa acumulación depende del sistema de ventilación, el poder que tengan esos ventiladores y de que existan dentro del socavón de la mina medidores de gas que funcionen perfectamente.
 
Según información de Medicina Legal, como resultado de la labor forense realizada, hasta la tarde del viernes, se han realizado 16 necropsias, de las cuales se ha logrado la identificación de 15 de las personas fallecidas.

Lento rescate

En opinión de Carlos Iván Márquez, Director del Socorro Nacional de la Cruz Roja, no hay que descartar la posibilidad de que se encuentren personas con vida al interior de la mina.

Aunque reconoce que a medida de que avanzan las horas la situación se complica, Márquez confía en las labores de rescate que se realizan desde el momento en que se conoció la tragedia.

De acuerdo con el socorrista, un grupo de especialistas en rescates mineros de Ingeominas son los encargados de entrar al socavón a realizar la evacuación, mientras que personal de la Cruz Roja hace su apoyo desde la boca de la mina hacia fuera y acompaña en el tema psicológico a las familias de los trabajadores afectados.

Sobre el tiempo que podría demorar la evacuación total de la mina, teniendo en cuenta que la explosión se dio a 1.500 metros de profundidad, señaló que “una operación de rescate se sabe a qué hora empieza pero no a qué hora termina”. Sin embargo, Márquez cree que en tres días aproximadamente se podrían tener las noticias finales.

"Estoy vivo por un milagro"

Uno de los trabajadores que se encontraba en la mina en el momento de la explosión contó a El Colombiano.com cómo fue su experiencia. Según él, el hecho ocurrió a las once de la noche del miércoles, mientras los trabajadores hacían cambio de turno.

"No sé cómo pasó todo. Simplemente de un momento a otro salió una chispa y todo explotó". El hombre además afirmó que en el momento habían tantos trabajadores en el lugar, porque algunos estaban doblando su turno con el ánimo de descansar el domingo, y así poder votar.

En la mina, según datos de la Secretaría de Minas de Antioquia, en promedio trabajan 600 personas, divididos en turnos.

Minas de Amagá, de tragedia en tragedia

Lo que ocurrió la noche del miércoles en la mina San Fernando de Amagá, se suma a otras tragedias que han ocurrido en este mismo municipio antioqueño.

En el año 1977 más de ochenta mineros murieron tras una explosión en otra mina. Y aunque después de la tragedia se procedió a cerrarla por decisión de las autoridades, ésta volvió a entrar en funcionamiento.
 
En noviembre de 2008, tres mineros y dos topógrafos perdieron la vida en la mina San Fernando como consecuencia del rompimiento de un almacenamiento de agua que generó un deslizamiento de tierra y atrapó a las cinco personas.

Hace tan sólo unos meses, agosto de 2009, ocurrió otro accidente. Nueve mineros fallecieron en una mina de la región por acumulación de gases.
 
Hoy, cuando la cifra de muertos por la explosión registrada en la noche del miércoles aún no es precisa, por lo que aún se encuentran en labores de rescate, se piensa que la tragedia de 2010 podría ser peor que la de 1977.

Con información de EFE y AP.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.