Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/22/2008 12:00:00 AM

Se les dijo...

Las autoridades aún no explican por qué no actuaron oportunamente ante las insistentes denuncias de los medios sobre el crecimiento de las pirámides. Esta semana se debatirá el tema en el Congreso.

"¿Qué contesté yo en mi mente?", dijo el presidente Álvaro Uribe a un ciudadano que le preguntó por qué no había esperado la intervención de las pirámides hasta cuando estas terminaran de pagar sus compromisos, "esperar un día más es gravísimo". Con su respuesta, el primer mandatario buscaba proyectar, aunque tardía, una cierta capacidad de respuesta.

Pero la verdad es que fueron muchos meses en que el Estado esperó para hacer algo frente al fenómeno financiero que dejó en la ruina o sin ahorros a millones de colombianos. Fueron dos años en los que poco o nada pasó.

Las primeras alertas sobre lo que se cocinaba en el Putumayo, al sur del país, fueron en noviembre de 2006. Ese mes la Fiscalía recibió dos informes. Uno del congresista Guillermo Rivera, quien le pedía al fiscal Mario Iguarán que ante la imposibilidad de explicar los beneficios exorbitantes que ofrecía la naciente DMG, revisara para ver si tras esto había alguna operación ilegal. Rivera, que nunca tuvo respuesta de su comunicación, recuerda cómo su carta fue tema en un consejo de seguridad local y luego terminó en manos de los seguidores de la compañía, lo que le generó mucha animadversión. Una autoridad local le dijo que tuviera cuidado porque si bien eso había que decirlo, no había que dejarlo por escrito. El otro informe fue del gobierno a la Fiscalía. En él, la Unidad de Inteligencia y Análisis Financiero del Ministerio de Hacienda alertaba sobre operaciones sospechosas de los últimos meses de DMG. Pero nada pasó. Fue el primero de tres informes.

En febrero de 2007 la revista Cambio publicó una nota en que mostraba cómo DMG inició su canal de televisión y contaba cómo su operación comercial no tenía mayor explicación. En septiembre de ese mismo año, en plena campaña electoral SEMANA contó cómo DMG estaba siendo un factor que en el sur del país incidía en las elecciones regionales.

El 12 de septiembre y el 8 de octubre la Superintendencia Financiera expidió las resoluciones en las que ordenó a DMG suspender sus actividades, e informó a la Fiscalía para que procediera en lo penal, pero en esta última entidad nada pasó. Como DMG cambió su operación de tarjetas prepago a una nueva empresa que creó, las medidas de la Superfinanciera quedaron sin mayor peso.

En lo penal, las investigaciones sobre DMG sólo comenzaron hace 14 meses, según lo ha dicho el propio Fiscal, en momentos en que le incautaban una fuerte suma de dinero a esa empresa en el Putumayo.

La falta de acción real contra DMG, sirvió para que muchos avivatos inspirados en la compañía de David Murcia abrieran empresas que, con base en modelos piramidales, ofrecían grandes beneficios. Poco a poco el sur del país se fue llenando de estos negocios, y los problemas de algunos de ellos empezaron a ser reseñados por la prensa regional, en especial en Huila.

En enero de este año, estas empresas del dinero fácil empezaban a mostrar su amenazante expansión. SEMANA fue el primer medio que hizo un completo informe de lo que estaba pasando y puso luz sobre una docena de estas empresas, además de hablar con los principales protagonistas de estas actividades, entre esos el dueño de DMG.

Este fue un primer gran boom mediático del tema. Pero bajó la espuma y los negocios continuaron. El Tiempo publicó un informe sobre las modificaciones de DMG para continuar funcionando.Luego, esta revista contó cómo las operaciones de Murcia habían tenido relación con el reconocido narcotraficante alias 'Chupeta' y llamó la atención sobre algunos ajustes de último momento que había sufrido la reforma financiera y que podían beneficiar los intereses de DMG.

Con los días, más medios se interesaron en el tema y en particular en DMG, la más importante y enigmática de estas empresas. SEMANA, la revista Poder y El Espectador, publicaron diferentes informaciones sobre Murcia. También aparecieron completos informes sobre Costa Caribe, y en la revista Cambio sobre las controvertidas actividades de Drfe en el sur del país.

Mientras tanto, hubo varias reuniones del alto gobierno con las entidades económicas encargadas de supervisar la captación ilegal de dinero para evaluar lo que estaba ocurriendo. Durante varios meses, hubo mucha retórica y poca acción. Incluso DMG fue tema en la última evaluación del Presidente a sus ministros. Pero fue sólo a mediados de noviembre, bajo el liderazgo del propio Presidente, que el gobierno tomó cartas en el asunto. Y, sólo hasta ese momento, el país se dio cuenta de la gravedad de no haber actuado antes.
 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.