Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/2/2012 12:00:00 AM

Se entregó policía acusado de matar a su esposa

Ante un juez de garantías fue presentado el patrullero José Rubiano a quien señalan de ser el asesino de Ladydiana Bonilla.

De manera sorpresiva, José Rubiano, un patrullero de la Policía adscrito a una estación del centro de Bogotá y acusado de haber asesinado a su esposa, se presentó ante la Unidad de Reacción Inmediata de Tunjuelito donde se sometió a la justicia que ya había librado una orden de captura en su contra.

La razón de la petición judicial obedece al crimen de Ladydiana Bonilla, ultimada por lo menos con 19 puñaladas que Rubiano le habría propinado en la mañana del lunes anterior en el barrio J. J. Rondón, de Ciudad Bolívar. Ese día la mujer fue a dejar a la hija de ambos al colegio, de regreso el policía la estaba esperando.

Señalan los testigos que apenas ella corrió apenas lo vio. Pero su carrera fue en vano ya que fue alcanzada por el hombre quien la agredió con el cuchillo. Ladydiana alcanzó a ser trasladada al hospital de Meissen, pero pese al esfuerzo de los médicos falleció.

Ladydiana, oriunda de Otanche, Boyacá, había nacido hace 27 años en esa población, y hace ocho se casó con Rubiano. De esa unión, hay una hija de 7 años, que tras el crimen está en manos del ICBF, entidad que definirá su custodia.

Un allegado de la víctima dijo que la pareja se había separado hace cerca de un mes. "No sabemos el porqué, ella nunca nos dijo. Pero lo que sí nos dijo es que en el último cumpleaños él le la amenazó de muerte, pero ella no le hizo caso a ese comentario", aseguró el familiar.

Después de perpetrado el hecho, Rubiano estuvo desaparecido. No volvió a la estación donde laboraba. Solo se supo de él hasta el jueves, un día después de que los familiares le dieran cristiana sepultura a Bonilla quien laboraba como enfermera en una clínica de Bogotá.

Según el abogado del patrullero, su cliente estuvo muy arrepentido en esos días en los que nadie supo de su paradero. De hecho, agregó el jurista, el acusado pensó en quitarse la vida.
Pese a estar agobiado, como lo refiere el abogado, Rubiano no aceptó los cargos de homicidio agravado que le fueron imputados por la Fiscalía. No se descarta que en audiencias posteriores se llegue a algún arreglo jurídico entre el patrullero y el ente acusador.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.