Miércoles, 22 de octubre de 2014

| 2012/12/22 00:00

Se la fumaron verde

Dos vergonzosos incidentes abrieron la posibilidad de que un grupo de militares esté involucrado en una red de tráfico de marihuana.

El jueves 13 de diciembre se encontraron 25 kilos de marihuana en una avión Hércules que aterrizó en la base militar de Tolemaida. Cinco días después un mayor del Ejército fue arrestado en una carretera del Valle transportando 79 kilos de esa misma droga.

En la mañana del pasado miércoles 19 de diciembre el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, y el comandante de las Fuerzas Militares, general Alejandro Navas, les salieron al paso a dos hechos que ellos mismos han calificado como “vergonzosos e inaceptables” que involucran a varios militares. “Dentro de la Fuerza Pública se tiene cero tolerancia con cualquier acción o actividad de carácter criminal”, dijo el ministro. “La investigación tiene que ser profunda para dar con toda la red. Hay que desvertebrarla, es inaceptable que tengamos en el seno de la institución a algunos individuos dedicados a estas actividades delincuenciales”, afirmó el general.

Estas declaraciones son la respuesta a dos graves incidentes que ocurrieron con pocos días de diferencia, que han generado inquietud sobre la eventual existencia de militares activos involucrados en una red de tráfico de alucinógenos. El jueves 13 de diciembre el Ejército informó que en un avión Hércules que había aterrizado en el fuerte militar de Tolemaida se encontraron 25 kilos de marihuana. La aeronave viajaba desde Popayán, Cauca, en donde había recogido a un contingente de soldados adscritos la Brigada Móvil No. 17. Tras anunciar una investigación interna, cinco días más tarde, la Fiscalía capturó a seis soldados profesionales sindicados de tráfico de estupefacientes y de ser los responsables del alijo. Solo uno de ellos aceptó cargos y todos fueron recluidos en una cárcel en Ibagué.

La investigación de la Fiscalía y las entrevistas a los sindicados permitieron establecer que ese grupo de soldados compraron a indígenas y campesinos cerca a Caldono, Cauca, 128 kilos de marihuana en total, de los cuales solo se encontraron 25 en el Hércules, de la variedad conocida como ‘cripy’, que se produce en la zona que patrullaban los uniformados.

En la mañana del lunes anterior, y aún con el escándalo de la marihuana hallada en Tolemaida rondando, un segundo incidente prendió las alarmas y dio pistas para creer que hay un cartel dedicado al tráfico de esa sustancia. Ese día un grupo de policías de carreteras que realizaba labores de control sobre la vía Calí– Jamundí, en el Valle, detuvo un vehículo para una inspección de rutina. El conductor se identificó como el mayor del Ejército Edinson Javier García. La actitud nerviosa del militar hizo que los policías le pidieran hacer una requisa más profunda al carro. En el asiento posterior, cubiertas por dos uniformes, encontraron 25 pacas que contenían 79 kilos de marihuana tipo ‘cripy’. García intentó decir que se trataba de un decomiso que había hecho pero ante la ausencia de cualquier tipo de documento que soportara su argumento intentó sobornar a los uniformados. Cuando estos se negaron, el mayor salió corriendo por un potrero vecino pero fue capturado.

El oficial se encontraba adelantando curso de ascenso para teniente coronel en la Escuela Superior de Guerra en Bogotá, grado que asumiría, en febrero próximo y desde el 14 de diciembre se encontraba en vacaciones. La noticia cayó como un baldado de agua fría en el Ejército en donde no entendían cómo un oficial con una hoja de vida intachable había sido capturado con las manos en la masa. El valor de la marihuana incautada está alrededor de los 160 millones de pesos. Un kilo de marihuana ‘cripy’ se vende en las calles de Bogotá en cerca de 2 millones de pesos. La Fiscalía arrestó a García y el miércoles fue recluido en el cantón militar de Nápoles en Cali.

La preocupación en el Ejército consiste en que no se trataría de dos incidentes aislados. La marihuana provenía de la misma zona lo que hace pensar a oficiales de contrainteligencia militar y a investigadores de la Fiscalía que podría existir una red para comprar y distribuir marihuana. No menos inquietante es que con el arresto del mayor también quedaría en evidencia que quienes estarían implicados no son militares de rangos bajos o medios, como soldados o suboficiales, sino que involucra a oficiales superiores. De allí la importancia, como lo afirmó el general Navas, de llegar hasta las últimas consecuencias en esta investigación.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×