Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1992/10/12 00:00

SE REBOSO LA COPA

Ante el escandaloso aumento del secuestro, Bucaramanga se pone en pie de guerra.

SE REBOSO LA COPA

SECUESTRO Se rebosó la copa
DESDE HACE MAS DE UN año, Julián Acevedo no puede visitar sus haciendas localizadas en inmediaciones de San Alberto, limite entre el Cesar y Norte de Santander. La última vez que lo hizo, un sábado de julio de 1991, fue secuestrado por cinco hombres que se identificaron como miembros de un frente de las Farc. Los cuatro meses siguientes los paso metido entre una cueva, sin ver la luz del día y amarrado de pies y manos. Sólo pudo salir de allí después de que su familia pagó 300 millones de pesos. Cuando regresó a Bucaramanga, con 10 kilos menos de peso, principios de pulmonía y una aguda artritis, se encontró a boca de jarro con una desgarradora realidad: su familia había quedado en la ruina y con una gran deuda a causa del pago del rescate. Además, no habían podido vender ninguna de sus propiedades. Nadie las quería comprar y, aunque las hubiera querido regalar en ese momento, tampoco había quien las recibiera.
Ante la imposibilidad de volver a poner un pie en sus tierras, Julían Acevedo tuvo que comenzar a manejar sus negocios- siembras de sorgo, algodón y palma africana a control remoto. Cada semana, su conductor de confianza se desplaza a San Alberto y durante el día recorre las fincas con una filmadora en mano para grabar en dellate los cultivos, los potreros y las peticiones que hacen sus trabajadores. Con este material, que está grabado en siete casetes de betamax, Acevedo se encierra en su oficina localizada en el centro de Bucaramanga, y durante la semana resuelve los problemas, ordena las compras, elabora la nómina de trabajadores y contrata los servicios para que fumiguen los cultivos. El sábado siguiente su conductor regresa a las fincas, reune a los trabajadores y les proyecta la cinta de betamax que contiene las tareas impartidas por Acevedo.
Pero el caso de este hombre santandereano, que se crió entre el sorgo y el algodón, que sufrió en dos ocasiones el secuestro de su padre y la muerte de uno de sus hermanos a manos de la guerrilla después de pagar un rescate millonario, no es único en Bucaramanga. La ciudad que en los últimos cuatro años ha tenido un desarrollo vertiginoso, pues el 90 por ciento de sus servicios públicos, vías, vivienda popular, educación y salud están solucionados está sitiada por el flagelo del secuestro. Y en los últimos cuatro meses la situación ha empeorado. A tal punto, que hoy los hacendados, los industriales, los productores avícolas y los comerciantes, tuvieron que encerrarse en sus oficinas y manejar a punta de betamax sus negocios. Pero ni siquiera esto fue solución. La guerrilla fue por ellos a sus oficinas y los secuestraron a plena luz del día. Así se llevaron a Beatriz Helena Turbay el pasado 16 de junio. Siete hombres, vestidos con prendas militares, llegaron a las 10 de la mañana a su empresa, especializada en transporte pesado y en la producción de hielo polar, la sacaron a empellones y se la llevaron en un jeep. Igual suerte corrieron Ernesto Raúl Pérez, uno de los dueños de Cadefam una cadena de droguerías en todo Santander-, y Fernando Puyana Villamizar, miembro de una de las familias mas prestantes de Bucaramanga, y otras siete personas más. Todos ellos cayeron en manos del ELN y las Farc. Y las cifras que se exigen por sus rescates superan los 2.000 millones de pesos, por cada uno.
En lo que va corrido de 1992, en Bucaramanga han sido secuestradas 80 personas. Y en todo Santander más de 150. Entre mayo y julio se presentaron de 15 a secuestros semanales. Y hubo días en que la guerrilla se llevó a más de 10 personas de sus oficinas. De este flagelo ni siquiera se han librado los mayoristas de la Central de Abastos. Todos están pagando "vacunas" que oscilan entre 10 y 15 millones de pesos mensuales, para poder comercializar sus productos. Y otro tanto sucede en el sector avícola. Santander abastece el 40 por cientp el mercado de huevos en Colombia. Esto genera 100.000 empleos directos y cerca de 200.000 indirectos. Pero hoy este sector atraviesa por una difícil situación. El 80 por ciento de los industriales avícolas están pagando "vacuna" y otros están secuestrados por la guerrilla.
Ante este desolador panorama los santandereanos decidieron ponerle la cara al problema. Desde hace un mes se inició una dura ofensiva. Al frente está la División del Ejército, que comanda el general Harold Bedoya, y el grupo Unase, quienes han contado con el apoyo incondicional de la ciudadanía. El primer paso fue una vasta campaña publicitaria a través del periódico Vanguardia Liberal, donde todos los días se publica un aviso con las fotos de los jefes guerrilleros que están manejando el negocio de secuestro en Santander. Y en el que se pide a la gente que los denuncie y se ofrecen recompensas hasta de 10 millones de pesos. Esto le ha valido a las directivas del periódico, y a sus periodistas, numerosas amenazas contra su vida. Sin embargo, no darán su brazo a torcer, como tampoco lo va a dar la empresa privada. La semana pasada un helicóptero del Ejército sobrevoló la ciudad y dejó caer 150 mil volantes que contenían las fotos de 20 jefes guerrilleros, quienes son responsables de la mayoría de los secuestros en Santander.
[gualmente se repartieron 200.000 calcomanías diseñadas con la bandera de Colombia y una leyenda que dice: "Yo estoy contigo Colombia, rechazo el secuestro". En todos los colegios y universidades se repartió un manual que contiene 100 consejos prácticos para evitar el secuestro. Y en las próximas semanas los gremios económicos realizarán un aporte de 10 millones de pesos al Ejército, para una campaña publicitaria a través de vallas instaladas en diferentes puntos de la ciudad y avisos en prensa y televisión alusivos al rechazo al secuestro. Así Santander, y en especial Bucaramanga, están en pie de guerra para erradicar este terrible flagelo que tiene en jaque a una de las zonas mas prósperas del país.

SECUESTRADOS POR LA GUERRILLA
( POR CADA RESCATE PIDEN MAS DE $ 2.000 MILLONES )
JOSE PASTOR RUEDA ACOSTA: Secuestrado por el XII frente de las Farc, el 25 de mayo.
ERNESTO RAUL RESTREPO: Secuestrado por el 46° frente de las Frac, el 26 de mayo.
BEATRIZ HELENA TURBAY:Secuestrada por el EPL, el 16 de junio.
FERNANDO PUYANA VILLAMIZAR: Secuestrado por el XII frente de las Farc, el 18 de junio.
LUIS ALBERTO ZARATE: Secuestrado por la delincuencia común organizada, el 16 de agosto.
BARAJAS NIÑO POMPILIO: Secuestrado por la red urbana del ELN, en agosto.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.