Miércoles, 26 de noviembre de 2014

| 2013/02/20 00:00

Se va el polémico gerente de la EAAB

El alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, confirmó que aceptó la renuncia de Diego Bravo.

Diego Bravo Foto: Archivo SEMANA

En menos de una semana, otro funcionario se retiró de la Administración Distrital. Se trata de Diego Bravo, quien presentó su renuncia a la gerencia del Acueducto.


En los últimos minutos, el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, confirmó que aceptó la dimisión, que se da un día después de que la Procuraduría abrió una investigación disciplinaria en contra de Bravo.


El Ministerio Público tomó la decisión por las posibles irregularidades presentadas en el proceso de contratación del polémico esquema de basuras.


Con la decisión, la entidad aseguró que busca establecer si las medidas adoptadas para cumplir las metas a corto plazo, dirigidas a incluir a la población de recicladores, “se ajustan o no al ordenamiento jurídico”.


Los días de Bravo estaban contados desde la crisis que originó el modelo de aseo en la capital. Desde mediados de diciembre pasado, Bravo estaba en el ojo del huracán, bajo la mirada de los entes de control. Es el caso del Ministerio Público, que ordenó la práctica de pruebas documentales como contratos, convenios y actividades relacionadas con el servicio público de aseo.


El retiro de Bravo también se da momentos después de que él y Petro asistieron a un debate en la Comisión Sexta del Senado en el que se refirieron a las razones del cambio de modelo de aseo.


Tras conocerse la renuncia de Bravo, varios concejales se mostraron a favor del retiro.


La concejal María Victoria Vargas aseguró que la corporación ya había insistido en la dimisión del funcionario. "Bravo le debía su renuncia a la ciudad frente a tantas inconsistencias, irregularidades y desorganización, por el caos que generó con el tema de las basuras. Celebro que ya no haga parte de una entidad tan importante para la ciudad", dijo.


"No puede estar haciendo parte de un gabinete un funcionario que no reconozca su faltas e improvisaciones en temas tan importantes como el que vivió la ciudad con las basuras, cuando la Empresa de  Acueducto y Alcantarillado es dueña del 99,2 por ciento de Aguas de Bogotá", agregó.


Por su parte, el cabildante Antonio Sanguino aseguró que Petro "se estaba demorando en pedir la renuncia de  Bravo". Para Sanguino, el funcionario es el responsable del caos generado por las basuras. "Esperemos que esta empresa quede en plenas manos", añadió el concejal en referencia a su próximo gerente.


Las otras investigaciones


Este miércoles la Procuraduría también abrió investigación disciplinaria contra Mario Álvarez, exgerente general de Aguas de Bogotá, por posibles irregularidades en la prestación del servicio de aseo y el alquiler de compactadoras.


"La investigación está relacionada con el contrato interadministrativo suscrito el 4 de diciembre del 2012 (...) Al parecer (...) la empresa Aguas de Bogotá no contaba con experiencia, capacidad financiera, infraestructura administrativa y personal suficientes, ni con los elementos necesarios para la prestación del servicio público de aseo, aspectos que podrían denotar debilidades en la planeación, e improvisación en la ejecución del objeto contratado", explicó el organismo de control.


Por el polémico modelo de aseo también se abrió investigación disciplinaria al secretario de Gobierno, Guillermo Asprilla, y a Henry Moreno y Nelly Mogollón, en sus calidades de directores de la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos del Distrito Capital (UAESP).

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×