Jueves, 19 de enero de 2017

| 2010/07/20 00:00

Según informe: mina de Amagá ardió a 1.000 grados centígrados

En el texto no se especifica la causa exacta de la explosión en la mina, donde laboran 450 personas, entre personal administrativo y obreros.

Según informe: mina de Amagá ardió a 1.000 grados centígrados

Una mina de carbón, donde murieron 73 obreros el mes pasado, ardió a temperaturas superiores a los 1.000 grados centígrados, de acuerdo con un informe sobre el accidente elaborado por un equipo de nueve expertos, destacando que en la explotación no se cumplían regulaciones de seguridad.

El informe de 33 páginas fue presentado el lunes por el ministro de Minas y Energía, Hernán Martínez, en la localidad donde se encuentra la mina, el poblado de Amagá, Antioquia.

La noche del 16 de junio un estallido estremeció el interior de la mina "San Fernando", propiedad de la empresa privada Carbones San Fernando S.A, que la explota desde hace dos años y produce unas 20.000 toneladas métricas de carbón al mes, según un informe publicado en el sitio de internet del ministerio.

El informe no indica la causa exacta de la explosión en la mina, donde laboran 450 personas, entre personal administrativo y obreros.

Pero ofrece dos hipótesis para que se produjera una combustión del metano, un gas tradicionalmente asociado a los depósitos de carbón: una voladura de yacimientos al interior de la mina y realizada con "explosivos inseguros" o que una voladura de yacimientos aumentara la emanación de gas metano y éste hiciera contacto con una chispa eléctrica, que pudo darse por motores convencionales, fricción entre metales o el mismo uso de esos explosivos inseguros, pero cuyo nombre y tipo el reporte no especificó.

Mario Ballesteros, director del oficial Instituto Colombiano de Geología y Minería (Ingeominas), ha dicho que una acumulación de gas metano de entre 5 por ciento a 15 por ciento puede provocar tales explosiones y evitar esa acumulación depende del sistema de ventilación, el poder que tengan esos ventiladores y que existan, dentro del socavón de la mina, medidores de gas que funcionen perfectamente.

Según el reporte, la concentración de gas metano al momento de la explosión alcanzó entre 5 por ciento y 14 por ciento.

La mina está cerrada desde el momento del accidente y según el informe, en la explotación "no hay un estricto cumplimiento de las todas las regulaciones y de las buenas practicas que la materia de seguridad señala".

Entre esas fallas, según el informe, están desde el uso de esos explosivos inseguros, que los motores de algunos equipos no son a prueba de explosiones, que la ventilación de la mina es "inadecuada e insuficiente" ni existe medición continua de las emanaciones de gas metano.

El reporte, que no contempla qué tipo de penas o castigos podrían aplicarse a la empresa por estas fallas o porqué operaba a pesar de esas irregularidades, sí hace al menos siete recomendaciones obligatorias para la reanudación de operaciones, desde diseñar e implantar un sistema de medición continua de gas hasta reforzar el sistema de ventilación.

La explosión en la San Fernando fue la segunda mayor tragedia en una mina colombiana desde que en 1977 murieron 85 personas, entre mineros y supervisores, en una excavación de carbón en otra mina en Amagá y también debido a una estallido por acumulación de gases, según expertos de la Universidad Uniandina.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.