Lunes, 5 de diciembre de 2016

| 2015/11/03 23:54

¿Sorprenderá Roy Barreras con una precandidatura presidencial?

El protagonismo del senador vallecaucano en los asuntos de paz puede esconder intereses electorales del actual copresidente del Partido de la U. ¿Le alcanzará?

Senador Roy Barreras. Foto: Fotomontaje: Semana.com

Si el presidente Juan Manuel Santos ha tenido un socio incondicional (desde cuando llegó a la Presidencia) ese ha sido el senador Roy Barreras. El país lo conoció como uno de los uribistas de primera fila. De hecho, edificó su primera campaña al Senado alrededor de la figura de Álvaro Uribe. Pero también fue de los primeros en alejarse del expresidente. Pasó de defender a ultranza la política de seguridad democrática, a montarse al tren de la paz cuando pocos eran sus ocupantes.

Es precisamente el proceso de paz el que ha marcado esta complicidad de Barreras con Santos. El presidente se ha jugado todo su capital político, y el fin del conflicto se ha concentrado en el principal legado que quiere dejar al país. El senador y copresidente de La U se ha convertido en el principal protagonista en el Congreso en los asuntos relacionados con la paz, y probablemente en su trabajo se puedan esconder intereses o ambiciones políticas hacia el futuro.

En los primeros meses del gobierno de Santos, cuando no se advertía en el radar un escenario de negociación con la guerrilla (en el primer año de Santos se dieron golpes como los bombardeos contra el ‘Mono Jojoy’ y ‘Alfonso Cano’, número uno de las FARC), Barreras sorprendió con varias iniciativas.

Primero, consiguió revivir las comisiones de paz de Senado y Cámara, intrascendentes en los ochos años de gobierno de Uribe, y a las que el mismo senador había censurado cuando las presidía Piedad Córdoba. Instaló mesas conjuntas por todo el país, invitó a participar en ellas al ex del ELN Francisco Galán. Como resultado, en septiembre del 2011 presentó el marco jurídico para la paz, cuando aún se desconocían los acercamientos entre el Gobierno y las FARC.  

Luego, oficializadas las negociaciones e instalado el proceso de paz, Barreras, como presidente de la Comisión de Paz, recorrió el país en las audiencias de víctimas, fue ponente del proyecto de referendo para la paz y ahora es autor de la idea de refrendar los acuerdos de paz vía plebiscito, y es quien defiende en el Senado el acto legislativo para la paz que crea una especie de congresito para implementar los acuerdos a los que se llegue en La Habana, de forma rápida.

Ha encabezado las dos reuniones de congresistas con las FARC en la capital cubana, la de marzo del 2013 y la que se produjo la semana pasada, también se le vio en la isla el día en que el presidente Santos y ‘Timochenko’ se dieron la mano. Durante cinco años su agenda ha sido la paz.

La pregunta que muchos se hacen es si detrás de ese empeño por firmar la paz, como es el anhelo de todos los colombianos, se escondan intereses electorales. No existe político alguno que no siembre sin el propósito de cosechar. Y probablemente Barreras apueste su futuro en su trabajo por la paz.

Este martes, en Blu Radio se refirieron a insistentes rumores que apuntan a que detrás del protagonismo y la influencia de Roy Barreras en los asuntos de paz estaría preparando una candidatura presidencial.

El escenario parece prematuro, pues las elecciones presidenciales del 2018 se ven muy lejanas, pero tras los comicios regionales del pasado 25 de octubre, y el nuevo orden político que se estableció en el país, se definió lo que podría ser la grilla de partida para el debate electoral del 2018.

Unas elecciones que también estarán marcadas por la paz. No es para menos. Si todo sale como Santos y Barreras lo han calculado, en el primer semestre del próximo año ocurrirá la firma de los acuerdos que pongan fin al conflicto, la dejación de armas por parte de las FARC y el inicio de la reincorporación a la vida civil de los guerrilleros. Por eso, el presidente que los colombianos elijan en el 2018 será quien garantice la etapa del posconflicto.

En el 2018, el partido de la U, según palabras del propio Barreras, tendrá la misión de defender la obra de gobierno del presidente Santos. Pero no se advierte un escenario fácil para este partido. Desde cuando se fundó, en el 2006, nunca ha perdido las elecciones presidenciales, con Uribe y Santos a la cabeza. Y aunque es el partido con mayor número de congresistas y en las pasadas elecciones mantuvo su representación regional (obtuvo siete gobernaciones, por ejemplo), actualmente carece de un candidato presidencial con amplias posibilidades.

En conversación con Semana.com Roy Barreras se sonrió ante la insinuación y reafirmó que La U tendrá candidato propio. Anticipó que, muy probablemente, el partido hará su primera consulta popular para escoger el candidato. ¿Nombres? Aún no hay. El senador dice que el partido se siente orgulloso de sus ministros y exministros, pero por más que se busque, parece que no hay presidenciables a la vista.

Pero si en esa selección el tema de la paz es un criterio, probablemente a Barreras le sobren argumentos para aspirar a ello. Él dice que lo que le interesa es trabajar para consolidar la reconciliación en el país, lo cual no significa que pueda hacerlo desde la Presidencia de la República. Probablemente piense más en un lugar en el gabinete, en el evento en que el próximo presidente sea de La U.

Probablemente haya numerosos indicios para afirmar que Roy Barreras esconde aspiraciones políticas tras su protagonismo por la paz. Pero lo que se advierte es que  la influencia que ha conseguido al lado del presidente Santos es insuficiente para catapultarlo a la Casa de Nariño.

Los números pueden demostrarlo. Barreras, en el 2010, cuando era uribista, se convirtió en el quinto elector de la U, al sacar 81.339 votos, los cuales lo llevaron por primera vez al Senado. Cuatro años después se estancó. En el 2014 sacó 80.534 votos y fue el noveno senador de su partido. Es decir, no ha crecido en las urnas.

Sin embargo, tratándose de Roy Barreras, nadie puede decir la última palabra. Y puede que sorprenda con una precandidatura presidencial. Sin embargo, a pesar de su trayectoria como senador, aún no alcanza la talla de los presidenciables que deambulan en el ambiente, como el vicepresidente Germán Vargas Lleras, el jefe negociador Humberto de la Calle, el procurador Alejandro Ordóñez y el alcalde Gustavo Petro. Probablemente, y como cualquier dirigente político, Roy Barreras sueñe con la Casa de Nariño, pero, como dice un colombianismo, “aún le falta pelo pa’ moña”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.