Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/12/2009 12:00:00 AM

Senadores en trasteo

Se acabaron los dos meses de gracia que tenían congresistas, diputados y concejales para cambiarse de partido. La U y el Partido Conservador fueron los grandes beneficiados. Cambia el mapa político.

Que los político cambien de camiseta partidista de un día para otro es algo habitual en Colombia. Sin embargo, por primera vez y durante los dos últimos dos meses, el 'voltearepismo' se convirtió en un derecho legal de quienes ocupan cargos de elección popular. Todo por cuenta de la reforma política aprobada en el Congreso, que estableció un artículo transitorio que les dio dos meses a los políticos para cambiar de colectividad sin la necesidad de renunciar a sus curules.

En su momento, este artículo fue criticado por expertos y políticos de oposición. Algunos, como Antanas Mockus, señalaron que con él se "constitucionaliza el transfuguismo". Otros, en su mayoría del Partido Liberal y el Polo Democrático, denunciaron que hacía parte de una estrategia para fortalecer el uribismo en desmedro de partidos de la oposición. "Quieren cobrarle a Vargas Lleras su distanciamiento de la reelección y con esa licencia para el transfuguismo buscan quitarle a su partido, Cambio Radical, un número grande de parlamentarios", dijo entonces el representante liberal Guillermo Rivera.

Tenía algo de razón. Aunque el ministro Fabio Valencia insiste en que el artículo del 'voltearepismo' no fue promovido por el gobierno, la bancada uribista fue la que más presionó porque se aprobara. Cambio Radical (CR) fue, efectivamente, el partido que tuvo una mayor desbandada. Roy Barreras, que fue expulsado de CR antes de que se aprobara la reforma política por apoyar la reelección, fue el encargado de convocar a más de 30 congresistas a la U, partido al cual pertenece ahora. En esta tarea lo ayudó Rodrigo Rivera, quien pasó de ser liberal opositor a 'furibista' extremo.

El lunes vence el plazo para que los políticos se cambien de colectividad y todo indica que el panorama partidista cambiará radicalmente. En el congreso, el gran ganador es la U, que prácticamente aumentó en 30 por ciento el tamaño de su bancada al recoger políticos de todas las orillas. Entre ellos, cuatro senadores y cinco representantes de CR, dos representantes liberales, dos representantes y un senador conservadores, un representante del Movimiento Nacional y la mayoría de congresistas de Convergencia Ciudadana y Colombia Democrática, dos de los partidos más tocados por la para-política. La U sólo perderá un congresista, Telésforo Pedraza, a quien su antirreeleccionismo lo hizo volver al Partido Conservador.

Algunos de estos cambios ya han tenido una enorme incidencia política. La conciliación del referendo pasó gracias a que, un día antes de la votación, Luis Carlos Restrepo -presidente de la U- le dio la credencial de este partido a los ex representantes de Cambio Radical Ángel Cabrera, Violeta Niño, José Bermúdez, Luis Felipe Barrios y Fabián Orozco. Poco antes, los senadores Elsa Gladys Cifuentes, Plinio Olano y Ramón Elías López se habían retirado del partido de Germán Vargas. Una de las grandes electoras del mismo, la senadora Claudia Rodríguez de Castellanos, también está pensando pasarse a la U. Nancy Patricia Gutiérrez, contrario a lo previsto, se quedará en CR.

El Conservador es otro partido que sale fortalecido. A él llegaron seis congresistas de Alas Equipo Colombia, colectividad que desaparece. Entre ellos, los senadores Gabriel Zapata, Óscar Darío Pérez y Óscar Suárez. Además, se sumaron a las filas azules tres senadores y tres representantes de Convergencia Ciudadana y uno de la U.

En el caso del Polo Democrático, ninguno de sus miembros renunció. Y en el Partido Liberal, hasta el viernes se sabía del retiro de dos representantes, ambos de Córdoba: Musa Besaile y Pedro Muvdi. Ambos se pasarían a la U para no competir con Arlet Casado, esposa del cacique Juan Manuel López, quien será la candidata liberal por ese departamento. Al liberalismo llegaron los representantes Édgar Gómez, presidente de la Cámara, que viene de Convergencia Ciudadana, y Efrén Palacios, de Cambio Radical.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.