Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/14/2014 12:00:00 AM

Sequía en Santa Marta, ¿culpa de todos?

El 60 % de la ciudad sigue sin agua. El clima y los retrasos en el acueducto hacen que el líquido se transporte en carrotanques.

Santa Marta se encuentra en estado de calamidad pública por cuenta el desabastecimiento de agua que sufre desde hace casi un año. Los habitantes de la ciudad más antigua del país, que tienen en sus cercanías al Parque Tayrona, un santuario de la biodiversidad y a la Sierra Nevada -rodeada de afluentes-, hoy trasportan el líquido vital en carrotanques hasta sus hogares.

El pasado 2 de abril, el presidente de la República, Juan Manuel Santos, hizo presencia en la ciudad para anunciar varias medidas con el fin de hacer frente esta situación que afecta al 60 % de los samarios.

“Yo le he dicho al alcalde que iniciemos ese estudio, porque tenemos que solucionar de fondo un problema que es estructural, que tenemos que resolverlo tarde o temprano y que tenemos que resolverlo bien. El Gobierno Nacional y este presidente están más que dispuestos a ayudar y a colaborar para que ese plan maestro le dé una solución definitiva a Santa Marta y para que, en el largo plazo, pueda ser una realidad”, dijo Santos.

Sin embargo, a dicho problema estructural al que hizo referencia el candidato-presidente ya se le había dado solución en el 2012, al menos en intención.

Desierta

Según datos oficiales, la planta de tratamiento de agua potable de la ciudad recibe 800 litros de agua por segundo en una época normal, sin embargo, en la actualidad le llegan 270 litros por segundo.

Para prevenir este déficit, hace dos años, se anunció y financió la construcción de cuatro pozos de agua con la capacidad de producir 100 litros por segundo. Asimismo, para el 2013, se contó con los recursos y estudios para llevar a cabo la exploración de tres pozos adicionales, de entre 400 y 500 metros de profundidad, con un aforo promedio de 80 litros por segundo cada uno. Siete pozos que habrían podido suplir el faltante de agua causado por la disminución de los caudales de los ríos en esta época calurosa del 2014.

Sin embargo, no fue sino hasta este año que el Distrito ordenó construir cuatro de los pozos, construcción anunciada por el candidato reeleccionista el pasado mes de abril. ¿Qué pasó?

Según un informe reciente de la Defensoría del Pueblo de Magdalena, de más de 8.500 millones de pesos transferidos por el Sistema General de Participación (SGP) entre el 2012 y el 2013 para mejorar el servicio de acueducto, el alcalde de la ciudad, Carlos Eduardo Caicedo Omar, dejó de ejecutar más de 4.000 millones. Adicionalmente, en lo corrido de este año, el Distrito solo ha ejecutado 700 millones. (Ver informe)

El gerente de Infraestructura, Efraín Vargas, le dijo a Semana.com que la Alcaldía invirtió casi 7.000 millones de pesos en el plan Pescadito vía alterna zona norte, un colector de aguas residuales el cual se publicó para licitación en el 2012. Sin embargo, “solo se presentó un proponente que cumplía los requisitos técnicos, pero no los financieros, entonces la licitación se declaró desierta. Por eso fue que no se ejecutó”.

“No es que la Administración no los haya ejecutado, sino que no se pudo adjudicar. Es injusto que (la Defensoría) diga eso cuando el proyecto se presentó”, señaló Vargas y agregó que los otros posos se entregarán cuando se construya la línea en el norte de la ciudad en el sector de Mamatoco, que está en proceso de licitación y fue financiado por el Ministerio de Vivienda.

Más casas, menos agua

El gerente Vargas explicó que la construcción de cuatro pozos subterráneos de agua se hará en el marco de la calamidad pública decretada por la alcaldía, y que estos producirán 100 litros de agua por segundo. Además, también se renovarán líneas antiguas de alcantarillado que llegan a algunos barrios de la ciudad.

“Los recursos que quedan están alrededor de los diez mil millones de pesos y se va a reiniciar el proceso de licitación de ‘Pescadito’. No se había hecho porque se requiere autorización del Concejo que se dio hace 10 días; el alcalde ya firmó el decreto”, señaló.

“Sí hemos hecho avances en estos tres años: reiniciamos seis obras que estaban suspendidas. Además, están en proceso de ejecución casi en el 90 % otras ya están liquidadas”, asegura Vargas.

Sin embargo, para Albeis Fuentes, defensor del Pueblo, el manejo de la crisis hasta el momento ha consistido en la toma de medidas de contingencia, como la distribución casa a casa de agua potable en carros tanque.

“Han transcurrido ocho meses desde que fue puesto en conocimiento de la sociedad por parte de los diferentes actores (Metroagua S.A. y Alcaldía de Santa Marta) la necesidad de contratar la perforación de los pozos de agua subterránea para resolver la escasez (…) y que, a la fecha, dicho proceso contractual no se ha iniciado por trámites administrativos internos, situación que no es alentadora, sobre todo cuando el Distrito de Santa Marta ha contado durante las vigencias del 2012, 2013 y 2014 con los recursos necesarios para ello, pero no los ha ejecutado”, dice la Defensoría en su reporte.

Al problema estructural de alcantarillado en la ciudad caribeña que se agrava con el verano se le suman cuatro mil casas de interés social que se construyeron en el marco del plan Ciudad Equidad del Gobierno Nacional. La primera fase se entregó con tres pozos subterráneos de agua que abastecen a 5.000 personas y es la única población que tiene el servicio hídrico continuo y garantizado.

Sin embargo, según un estudio hecho por Luz Helena Díaz y Edwin Rodríguez titulado La insostenibilidad del desarrollo urbano: El caso de Santa Marta, estas 4.000 casas se suman a las causas que hacen que el líquido vital escasee en la ciudad, dado que contribuyen a que se pierdan fuentes de aguas subterráneas.

La investigación afirma que “otro problema que presentan las aguas subterráneas de Santa Marta es la impermeabilización de las zonas de recarga del acuífero. Debido al crecimiento de la ciudad hacía la parte oriental, en el piedemonte de la Sierra Nevada, se están cubriendo los suelos arenosos por los cuales se infiltra la precipitación y recarga las fuentes subterráneas. El efecto de impermeabilización ocurre por la construcción de nuevas urbanizaciones y vías, las cuales actúan como una capa de cemento y asfalto que impiden el paso del agua”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.