Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2016/02/23 12:44

"Lo que pasó en La Guajira no se puede ver sólo como un impasse"

Así lo dijo el alto comisionado, Sergio Jaramillo, ante 70 miembros del Consejo Nacional de Paz.

"Lo que pasó en La Guajira no se puede ver sólo como un impasse" Foto: Foto: Guillermo Torres / SEMANA.

La presencia de ‘Iván Márquez‘, ‘Jesús Santrich‘ y ‘Joaquín Gómez‘ en La Guajira haciendo proselitismo político no será para el Gobierno un episodio tan fácil de sortear.

Este martes, ante más de 70 miembros del Consejo Nacional de Paz, el alto comisionado, Sergio Jaramillo, se refirió al incidente que empaña la negociación de paz en la recta final.

“Lo que sucedió la semana pasada se salió de todo el esquema previsto para estas visitas. Lo que hicieron las FARC fue grave porque rompe un principio fundamental y es que no queremos mezclar política y armas”, dijo.

A pesar de que las FARC invitaron al Gobierno a "trabajar para superar este impasse", para Jaramillo recuperar la confianza será una dura tarea: "No se puede ver sólo como un impasse", agregó.

Este incidente se convirtió en uno de los peores escollos de las conversaciones de paz desde cuando las FARC y el Gobierno escalaron su accionar armado en mayo del 2015, antes de que esa guerrilla declarara un cese al fuego unilateral que cumplió siete meses.

El problema es que para el negociador, la principal responsabilidad del Estado es la seguridad de la población y de la gente. De ahí que la presencia de hombres armados acompañando al grupo de negociadores en el corregimiento de Conejo resulte "inaceptable". 

Aunque en diferentes escenarios el Gobierno se ha referido a la importancia de que esa guerrilla socialice los acuerdos con sus tropas, "lo que pasó la semana pasada se salió de todo el esquema dispuesto para estas visitas".

Por esta razón, el presidente Juan Manuel Santos suspendió las visitas de los negociadores de las FARC a los campamentos.

Treinta días antes de que se acabe el plazo que fijó el mandatario para fimar los acuerdos, el Gobierno y las FARC no la tienen fácil. No sólo se les acaba el tiempo para desenredar los puntos pendientes de la agenda, sino que ahora deben recuperar la confianza que perdieron.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.