Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2016/04/15 12:32

Sergio Jaramillo responde a The Economist

El alto comisionado para la paz dice que la guerrilla sí se comprometió a reparar con sus bienes, pero que si los ocultan, serán perseguidos por el Gobierno.

Sergio Jaramillo responde a The Economist Foto: Archivo SEMANA

La prestigiosa revista inglesa The Economist no sólo reveló este viernes que las FARC tendrían una fortuna ilegal cercana a 10.000 millones de dólares, sino que cuestionó que el debate sobre el dinero "mal habido" de la guerrilla haya desaparecido del orden del día en las discusiones del proceso de paz.

La revista señaló que existe cierta flexibilidad con el tema del dinero que aún se cree conserva esa guerrilla. La publicación asegura que entre finales de 1990 y principios del 2000, las FARC tuvieron 18.000 combatientes y “una caja de guerra llena de dinero en efectivo producto de la extracción de oro ilegal, la extorsión, el secuestro y el tráfico de drogas. “Se estima que los ingresos anuales de las FARC en este período fueron de 200 millones a más de 3.500 millones de dólares. Desde entonces, la fortuna de las FARC se ha desvanecido, tanto en el campo de batalla como en el banco", advierte la investigación titulada "Unfunny money" o "Dinero sin gracia".

Según revela un estudio no publicado por los analistas del Gobierno, parte del botín se estima en más de 10.500 millones de dólares para el 2012 cuando empezaba la fase exploratoria de los diálogos con el Gobierno. Y una buena parte de ese dinero estaría escondido en países como Venezuela, Costa Rica, Ecuador y Panamá, dice The Economist.

El artículo periodístico generó polémica durante el encuentro que el alto comisionado para la paz, Sergio Jaramillo, sostuvo con los partidos políticos en Cartagena para explorar las reformas para garantizar la participación en política de la guerrilla, una vez desmovilizadas.

Jaime Amín, senador del Centro Democrático, opositor al proceso de paz, cuestionó que las FARC hayan aumentado su “fortuna ilegal”, como lo señala la publicación, pero manifestó su preocupación por la debilidad del Gobierno frente a este asunto.

Para The Economist, resulta inaudito que durante la discusión del punto de víctimas el grupo guerrillero no haya puesto a disposición del Gobierno el dinero para que sea utilizado en el proceso de reparación. Y aún más reprochable que no se haya dejado constancia en el quinto punto (víctimas) de cuál será la contribución material que hará esa guerrilla.

Sergio Jaramillo controvirtió la publicación y sin profundizar en detalles aseguró que las FARC han hecho muchos compromisos en La Habana “para concurrir de manera concreta a la reparación material de las víctimas”. Admitió que “falta ver como se traduce”, pero que  el compromiso existe y quedó firmado en el punto relacionado con las víctimas. El alto comisionado de paz reiteró la manifestación del presidente Juan Manuel Santos. “El Gobierno pondrá todos los instrumentos legales para perseguir los bienes ocultos y adquiridos ilegalmente”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.