Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/2/2013 12:00:00 AM

“Si firmé la revocatoria de Petro, ¿me echan?”

El alcalde le explica a Semana.com qué pasaría con los funcionarios distritales que hayan firmado la revocatoria.

Era el último día como secretario de gobierno de la Alcaldía Mayor de Bogotá. Para despedirse, Guillermo Asprilla asistió al programa Semana en Vivo en que se trató el tema del proceso de revocatoria del alcalde Gustavo Petro. En medio de la discusión, el funcionario reconoció que el despacho del burgomaestre tuvo acceso a las más de 600.000 firmas que sus opositores recolectaron para tramitar este mecanismo de revocatoria ante la Registraduría.

La frase resultó ser más explosiva de lo que se creyó en un comienzo. El representante Miguel Gómez, quien es el artífice del proceso y quien también participó en el programa, se mostró sorprendido por esa revelación y aseguró que aunque era legal que el gobierno de Petro tuviera en sus manos las firmas, no dejaba de despertar preocupación ese hecho.

Aun cuando es completamente legal que Petro y su equipo hayan obtenido las firmas, el tema tiene con los pelos de punta a opinadores, concejales y trabajadores de la administración que ven en esto el embrión de una potencial persecución contra los opositores al Distrito.

La concejala de La U Clara Sandoval aseguró que en su oficina recibió denuncias según las cuales en la administración distrital pusieron a funcionarios en la tarea de verificar la autenticidad de las firmas que recogió Gómez, y que la Registraduría entregó al grupo de Petro.

Para ella aquí se podría configurar un detrimento patrimonial porque los funcionarios no pueden dedicarse a este oficio porque, según el manual de funciones, ellos tienen un trabajo específico. “Les pedí a la Personería y a la Contraloría que investiguen esta presunta irregularidad”, dijo la cabildante a Semana.com.

Petro responde

En entrevista exclusiva con Semana.com, el alcalde les salió al paso a las denuncias. Aseguró que aun cuando no hay norma que impida que funcionarios dediquen tiempo a verificar firmas, los que están haciendo ese oficio nada tienen que ver con su administración. “La revisión de las firmas que hacemos para impugnar las ilegítimas ante la Registraduría es realizada por el movimiento Progresista”, dijo Petro, quien reveló que ese trabajo lo encabezaba su exsecretario de gobierno.

Pero hay más. Entre los empleados se murmura que hay temor en la administración, pues si algunos de ellos firmaron la revocatoria, la Administración podría saber quiénes están en contra del alcalde, y podrían recibir represalias. El alcalde también respondió sobre este punto: “Los funcionarios del Distrito son de carrera y no hay forma de despedir alguno y menos por razones como las expresadas. Todo funcionario que haya firmado la revocatoria puede estar tranquilo”.

En la polémica por la revocatoria se metió el exsecretario de gobierno Guillermo Asprilla, quien se fue lanza en ristre contra el grupo que quiere revocar a Petro, y en tono de denuncia dejó entrever que las firmas se recogieron “bajo pago”. Asprilla escribió en Twitter: “Nuestra responsabilidad es impedir un gigantesco timo a la democracia y a la ciudadanía con firmas pagas ilegales”, una denuncia que columnistas como Laura Gil calificó de grave esa red social.

En este punto Petro dejó entrever que su exsecretario se expresó de esa manera porque fueron los mismos opositores los que habrían dicho que pagaron por recoger las firmas. “Ellos dijeron que pagaban a los recolectores”, dijo el mandatario de los bogotanos al tiempo que afirmó: “Ese no es nuestro problema”.

Por último, el alcalde anunció que su grupo ha verificado un gran número de firmas y que en una semana tendrán listo su reporte. “Daremos informe a la Registraduría y al movimiento de observación electoral. Veremos si nuestros resultados coinciden o no”. Para Laura Gil el hecho de pagar recolectores no deslegitima las firmas obtenidas: “¿La candidatura de Gustavo Petro estaba viciada porque Progresistas pagó a recolectores de firmas?”.

Por otra parte, para la internacionalista el hecho de que el Distrito tenga acceso a las firmas de la revocatoria conlleva un peso enorme. “Tienen ahora la lista de los opositores. Actúen con responsabilidad”, escribió Gil en la red social Twitter.

La columnista y analista recordó el famoso caso de la ‘lista Tascón’ en Venezuela: en el 2004, en medio del referendo revocatorio contra el entonces presidente Hugo Chávez, el congresista Luis Tascón publicó en internet la lista de 2,4 millones de ciudadanos firmantes de la revocatoria. Según denuncias de la oposición del vecino país, esa lista de opositores se usó para perseguir y despedir funcionarios.

Doble conteo

A las preguntas ¿Por qué hacen ustedes ese trabajo de verificación? ¿No confían en la Registraduría? Petro fue categórico en responder que están en su derecho de hacerlo. “Es la misma situación jurídica en donde los movimientos políticos tienen el derecho de poner jurados y testigos e impugnar votos”.

Sin embargo, para los escuderos del alcalde, entre ellos el ex secretario Guillermo Asprilla, la mayoría de las rúbricas son hoy ilegales así la Registraduría Nacional no haya terminado su labor de verificar las más de 640.000 firmas presentadas en la solicitud.

El rifirrafe dejó en claro que la administración de Bogotá usará con el proceso de revocatoria el mismo argumento que ha esgrimido contra otros contradictores: un supuesto origen ilegal y mafioso.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.