Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/21/2008 12:00:00 AM

“Si no hacemos una gran coalición, no me le apunto al 2010”

Lucho Garzón se va lanza en ristre contra Uribe y contra el Polo y dice que la única manera de evitar la reelección es que se unan todos los demás candidatos.

La reaparición de Luis Eduardo Garzón se convirtió en un verdadero tsunami político. Mientras en el Polo Democrático Alternativo creían que el ex alcalde de Bogotá estaba preparándose para la puja interna por el poder en su partido, resultó que a 'Lucho' le parecen una verdadera pérdida de tiempo esas discrepancias internas y ahora piensa en cómo atajar una nueva reelección del presidente Álvaro Uribe.

Esta semana, después de reunirse con el presidente del Partido Liberal, César Gaviria, ambos echaron a andar la controvertida propuesta de una gran coalición para enfrentar a Uribe, de la cual harían parte personajes como los candidatos del Polo (Carlos Gaviria, Gustavo Petro y Lucho Garzón), los del Partido Liberal (Rafael Pardo, Alfonso Gómez Méndez, Rodrigo Rivera y hasta el propio ex presidente Gaviria) y otros independientes como Antanas Mockus, Sergio Fajardo y Angelino Garzón. En diálogo con SEMANA Garzón habla de los alcances de sus conversaciones con Gaviria, asegura que no participará en una consulta interna del Polo y que si la gran coalición no funciona, no aspirará a la presidencia en 2010.

Semana: Usted y César Gaviria juntos. ¿Quién lo hubiera imaginado?
Luis Eduardo Garzón: Los acuerdos se hacen entre la gente que tiene contrastes. Uribe hundió la silla vacía, montó la Comisión de Notables y sabemos que viene la reelección. Yo creo que se necesita una alternativa diferente a él. Gaviria me dijo: "Yo no quiero hacer una cosa panfletaria porque a Uribe le veo cosas positivas". Y como yo también le reconozco cosas, entonces le propuse que no trabajemos con una consigna antiuribista sino con una antireelección.

Semana: Entonces, ¿cuál es la coalición que proponen?
L.G.: Gaviria me preguntó por qué estamos contra la reelección y le respondí que por la democracia y la institucionalidad. Es que Uribe se está comiendo la institucionalidad. Vamos a terminar en cosas muy complicadas, teléfonos intervenidos, persecuciones, excesos...

Semana: ¿De verdad piensa que Uribe puede llegar a eso?
L.G.: Va a llegar.

Semana: ¿Cuál sería el mecanismo de la coalición?
L.G.: El mecanismo es que alguien ponga la personería. El Polo está ocupado en su discusión interna y no lo va a hacer. Entonces, ¿por qué el Partido Liberal no abre su personería? ¡Que la abran!

Semana: ¿Qué significa eso?
L.G.: Abrirla significa una consulta donde participen todos los partidos. Exactamente como va a hacer Uribe con su coalición.

Semana: ¿Y si eso no cuaja?.
L.G.: Yo no le voy a jugar a un debate interno en el Polo. No me interesa.

Semana: ¿O sea que no entrará a una consulta interna del Polo?
L.G.: Si no es una gran coalición yo no voy. Prefiero buscar algo qué hacer. No estoy dispuesto a desgastarme en una discusión interna sobre si se debe o no recibir la comunión de rodillas.

Semana: ¿Quiénes estarían en la coalición?
L.G.: Todos los que quieran. Un tarjetón grande como de unas pre-primarias que se hagan en el segundo semestre de este año. Esa es una propuesta mía.

Semana: ¿Se trata de sumar opositores para balancear un triunfo absoluto de Uribe?
L.G.: Es que si no sumamos, vamos a un escenario muy complicado. Uribe está condenado a ganar en la primera vuelta. Si va a la tercera reelección y no gana en la primera vuelta, ya es una falta de legitimidad política, le dirían: Oiga, usted en esta tercera llegó 'restiando'.

Semana: ¿Y no aparecerá un heredero de Uribe?
L.G.: Uribe es el centralismo democrático. Es el pontífice. Él ha lanzado a los que menos posibilidades tienen. Si estuviera de verdad en buscar heredero, diría: que sea mi segundo, es decir, el vicepresidente; o quién le ha dado resultados militares, es decir, Juan Manuel. Y si no, el que me metió en esto porque denunció El Caguán, o sea Germán Vargas Lleras. Pero no. Eso de decir que 'Uribito', que Óscar Iván Zuluaga, eso es poner a jugar a la categoría de ascenso para al final decir: ¿Se fija? ¡El único que puede enfrentar al Real Madrid soy yo!

Semana: Entonces está convencido de que Uribe se lanza...
L.G.: Yo estoy seguro de que Uribe se va a lanzar. Es la lógica. Uno no deja que un partido como La U se ponga a hacer todo ese desgaste de conseguir firmas y plata para hacer un referendo, se opone a silla vacía y monta la Comisión de Notables. Uno no hace esa partitura porque está desprogramado.

Semana: ¿Qué otras cosas tiene la partitura de Uribe?
L.G.: El 20 de julio va a decir: Esta es la reforma política y entonces le llegan cinco, cuatro o tres millones de firmas, las que sean, y va a decir: el pueblo me unge, no necesito el Congreso. Así que pregunta: Congreso, ¿usted me autoriza por el artículo 364 de la Constitución a hacer la Reforma desde ahí , o ¿Congreso yo lo revoco y hago una constituyente donde esa institución queda en interinidad? Y el Congreso dice: sí, autorizo.

Semana: ¿En ese escenario Uribe es imbatible?
L.G.: Nadie es imbatible. Para mí, Uribe es como Ícaro. En cualquier momento puede derretirse. Hay varios factores: la desaceleración de la economía, que es irreversible; las tasas de interés y la inflación. La revaluación que recorta inversión. Dos billones de pesos menos en ¿seguridad o en pobreza? Pues en pobreza.

Semana: ¿Qué le hace mas daño a Uribe, esta coalición o la economía?
L.G.: Primero, el daño se lo hace a Uribe su entorno más cercano, por hacerlo sentir absolutamente insustituible. Segundo, hay una gran discusión sobre política exterior, aquí se confunde a Titiribí con Washington. Y tercero, el narcotráfico. Se ha expropiado, se ha extraditado, pero el consumo va subiendo y la producción también, sigue complicado lo de la corresponsabilidad. Cuarto, todo lo que dijimos sobre la economía. Y cinco, la discusión sobre asuntos institucionales.

Semana: ¿Cree que la reelección es tan mala?
L.G.: Un tercer gobierno de Uribe es catastrófico para él mismo. Primero, porque una cosa es trabajar y trabajar, y otra cosa es trabajar y estar ocupado, y está desgastándose físicamente. Llega un momento en que eso no lo resiste nadie. Si él quisiera reelegirse, podría poner al que le dé la gana en 2010 y en 2014 vuelve. Segundo, creo que cambiar la Constitución a imagen y semejanza de una reelección es un problema serio. Y tercero, creo que es un país que niega la inteligencia. Están diciendo: todo el mundo es bruto menos yo, y eso me parece que significa que después de Dios, Uribe, y eso es grave.

Semana: Para usted, ¿cuáles serían los ejes de la propuesta de la coalición?
L.G.: Una coalición con cinco principios: política fiscal de empleo, un acuerdo contra el Estado mafioso, la reforma política, la política internacional y un escenario de cómo volvemos a Montesquieu. No a la revolución guerrerista, sino a la revolución burguesa. Si hay una tercera elección, las reglas del juego se cambian aun más de lo que han cambiado en materia de democracia e institucionalidad.

Semana: ¿Si el Polo decide salirse de la coalición y aun así los demás hacen la coalición?
L.G.: Yo juego en la coalición, claro. Pero eso sí, si no hay una gran convergencia, no juego.

Semana: ¿Entonces usted no está dentro de las decisiones del Polo?
L.G.: ¿El Polo? Mientras el país está en estos retos institucionales, el Polo debate si deja o no al secretario general. En asuntos menores.

Semana: ¿Cómo va con su relación con Carlos Gaviria?
L.G.: Toca con señales de humo. Pero si ya me dijeron todo: Carlos Gaviria se reúne con César Gaviria y todos aplaudimos y decimos que es para hacer una gran coalición: y me invita Gaviria a hablar sobre qué es la coalición y me declaran amigo del régimen. Ellos se reúnen y dicen "Viva la patria" y yo salgo a contar para qué me reuní y para el uribismo soy un 'conspiretas' y para los otros soy liberal. Estoy en medio de los carros chocones, pero por fuera de los carros, y la pista está con alto voltaje.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.