Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/14/2013 12:00:00 AM

“Si tengo que ir a la cárcel por defender a mi cliente, lo haré”

Abelardo de la Espriella señaló que en Pasto no hay garantías para el proceso del pastor Álvaro Gámez, acusado de abusar sexualmente de varios de sus fieles.

Este lunes trascendió la noticia según la cual un juez de Pasto habría emitido una orden de captura en contra de los abogados Abelardo de la Espriella y Wilson Caballero, de la empresa Lawyers Enterprise por, presuntamente, no presentarse a una audiencia que se adelantaría contra el pastor Álvaro Gámez, investigado por abusar sexualmente de varias de sus feligreses en la capital nariñense.

De la Espriella respondió de inmediato. Dijo a Semana.com que no hay tal orden de captura, sino un requerimiento del juez para que explique por qué ha faltado a tres audiencias programadas por ese despacho.

Según manifestó, el juez le dio cinco días para que responda o de lo contrario tomará medidas. Una de ellas podría ser dictar la orden de captura en contra de los juristas.

De la Espriella ha sido enfático en advertir que el 11 de enero se envió por fax al juzgado en Pasto una solicitud de aplazamiento teniendo en cuenta que en días anteriores se dieron llamadas amenazantes contra los abogados, y que solicitaron que se dieran las condiciones de seguridad para asistir a las audiencias. Como no hubo respuesta, según el abogado, se envió una nueva solicitud de aplazamiento.

"Hemos solicitado una reasignación especial del proceso a la Fiscalía, y a la Corte Suprema de Justicia, un cambio de radicación, además de vigilancia del Consejo Superior. Estamos esperando las decisiones. Estoy tratando de defender el debido proceso y si tengo que ir a la cárcel por defender los intereses de mi cliente, lo haré sin problema alguno”, dijo De la Espriella.

También recordó que su cliente tuvo relaciones sexuales consentidas y que no fue con menores de edad.

El jurista asumió la defensa del pastor Gámez después de que un juez le dictó orden de captura por una denuncia de la Red de Apoyo a Víctimas de Sectas, una organización puertorriqueña con sede en Argentina que presentó videos donde se veía al pastor teniendo relaciones sexuales con algunas de sus feligreses en una oficina privada del culto, antes de salir al púlpito a animar a sus 4.000 seguidores.

Luego de esa captura, en junio pasado, un juez en Bogotá dejó en libertad a Gámez. Según el funcionario judicial, la imputación (por acto sexual en persona incapacidad de resistir) no fue bien sustentada por la Fiscalía, entre otras cosas porque las mujeres que mantuvieron relaciones con el pastor, al parecer, lo hicieron de manera voluntaria.

Gámez es líder de la iglesia Salem, que tiene su sede en la Plaza del Carnaval de la capital nariñense y se ha expandido a otros lugares del país como Mocoa, Cali y Bogotá, y cuenta con sedes en Puerto Rico, Ecuador, Venezuela y Estados Unidos.

Para sus actividades, el pastor contaba con la ayuda de Alexandra Castro Becerra, una de las mujeres más queridas en la congregación. Se trata de una contadora pública de 25 años nacida en Villavicencio pero criada en Pasto, quien se había convertido en la mano derecha del Gámez y quien, presuntamente, convencía a las mujeres para que mantuvieran relaciones con el pastor. Fue capturada el pasado 8 de agosto bajo el cargo de coautora de acceso carnal violento en persona en incapacidad de resistir.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.