Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2009/07/05 00:00

"Si la unión no se da, yo me retiro"

La candidatura de Lucho Garzón depende de la posibilidad de armar y liderar un movimiento en el que quepan desde los liberales hasta los 'quíntuples'.

Luis Eduardo Garzón renunció al Polo Democrático por considerar que la dirigencia de este partido era reacia a las alianzas con otros sectores

SEMANA: ¿Cómo va la campaña?

LUIS EDUARDO GARZÓN: Comencé una campaña en la que busco la convergencia entre distintos sectores políticos. La mayoría de mis propuestas son económicas y sociales y estoy seguro de que el candidato que tenga las mejores iniciativas en estos campos es el que va a coronar. En el corto plazo tengo el reto de que los colombianos me vean como ex alcalde y me reconozcan como candidato presidencial.

SEMANA: ¿Cuándo va a ser formalmente candidato?

L.E.G: Mi candidatura no depende de Uribe, sino de la posibilidad de convertirme en protagonista de una gran convergencia. Si este proceso no se da, con o sin Uribe mi candidatura sería un suicidio. Y la eutanasia no me la voy a hacer.

SEMANA: ¿La convergencia se puede ver como una gran alianza contra Uribe?

L.E.G: No. Debe ser una propuesta posUribe y no antiUribe. Hay cosas de Uribe que se pueden reivindicar y se debe construir sobre lo construido. Pongo un ejemplo: Familias en acción es un buen programa, pero en la era posUribe hay que focalizarlo en los niños. Hay que seducir a la base uribista no reeleccionista, reconociendo los logros del uribismo. No estoy de acuerdo en armar un 'toconur' (todos contra Uribe), sino en hacer un movimiento propositivo que también convoque a los uribistas que no están de acuerdo con Uribe III.

SEMANA: ¿Esa unión sería con los liberales o con los 'quíntuples'?

L.E.G: Con los liberales, con los quíntuples o con todos. No descarto que incluso un sector importante del Polo presione por una gran convergencia. Los liberales necesitan mucho más del millón y medio de votos que tienen para llegar a la primera vuelta. Los 'quíntuples', por sí solos, somos un fenómeno de opinión pero no de organización. Por separado no se hace nada. Una propuesta exitosa sale de sumar fuerzas y yo estoy trabajando para ser el líder de esta convergencia. Si esta no se da, yo me retiro. Pero prefiero no pensar en ese escenario: sería el fracaso de quienes criticamos el mesianismo de Uribe y terminaríamos siendo peor que él.

SEMANA: Desde cuando se expresaron contra la reforma, los 'quíntuples' se han reunido todas las semanas ¿Cómo va eso?

L.E.G: La voluntad de unión está expresa, pero el mecanismo está enredado. Hablo por mí: si el paquete no es completo, no tiene sentido. Además de un proyecto político común, tenemos que acordar una sola fórmula para Cámaras, Senado y Presidencia. Si no lo logramos, la foto de los cinco podría ser como un Alka-seltzer: mucha efervescencia y poca consistencia.

SEMANA: Usted insiste en que su unión con Mockus y Peñalosa se podría convertir en una fuerza sólida...

L.E:G: Los tres somos el reflejo de una ciudad modelo en el mundo y que hasta hace poco pudo construir sobre lo construido. A diferencia de nosotros, hay gente que trabaja en la política para destruir lo construido.

SEMANA: ¿A quién se refiere?

L.E.G: En mi respuesta queda claro...

SEMANA: ¿Qué posibilidades hay de lograr esa Convergencia con el Partido Liberal?

L.E.G: Ha habido mensajes muy importantes del Partido Liberal y de Germán Vargas para que quienes no estamos de acuerdo con Uribe III, lleguemos a un punto de encuentro. No hay que atacar al Presidente para no victimizarlo, pero sí mostrar los puntos en que su gestión ha sido fatal. La política económica, la política de empleo, la política internacional y el desempeño de la justicia han sido desastrosos; la seguridad ciudadana ha disminuido porque se ha descuidado lo urbano al privilegiar lo rural y los derechos humanos están por el piso. Ha habido un asistencialismo extremo: al lado de Uribe, sor Teresa de Calcuta se pondría colorada.

SEMANA: ¿Parte de sus bases se quedaron en el Polo?

L.E.G: A los que se quedaron allí les digo que apoyen a Petro. No le he sugerido a nadie renunciar. El Polo tiene su gran prueba en la consulta del 27 de septiembre. Ese día se sabrá si es un Polo en sintonía con en el país y con el mundo, o un Polo a imagen y semejanza de un bonsái: chiquito y marginal.

SEMANA: ¿Con qué plata hace campaña?

L.E.G: Con apoyos individuales. No tengo grandes expectativas de financiación: de aquí a noviembre habré reunido 200 millones de pesos. Quiero que quienes me aporten sepan que no le metieron plata a una pirámide y que si la convergencia no tiene lugar, me retiro. He recorrido varios municipios del país invitado por grupos de seguidores. Allí hago recorridos, visito medios alternativos y presento mis propuestas de empleo, infraestructura y vivienda, entre muchas otras de carácter social. Mi equipo son un jefe de programa, uno de comunicaciones y una asistente. Ni siquiera tengo sede.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.