Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/12/2011 12:00:00 AM

Sigue incertidumbre sobre liberación de secuestrados

El presidente Santos señaló que hasta ahora no hay ninguna decisión sobre el proceso de liberación del mayor Solórzano y del cabo Sanmiguel. Además, reiteró que no ha autorizado contactos con grupos al margen de la ley.

Continúa la incertidumbre sobre cuándo se llevaría a cabo el proceso de liberación del mayor de la Policía Guillermo Solórzano y el cabo del Ejército Salín Antonio Sanmiguel Valderrama.
 
El presidente Juan Manuel Santos señaló en la tarde de este lunes que aún no se tiene una decisión al respecto y reiteró que no ha autorizado ni autorizará a nadie para que tenga contactos con grupos al margen de la ley.
 
El mandatario dijo además “estamos incluso considerando la posibilidad de hacerlo por tierra. Pero no queremos improvisar, y tomaremos una decisión cuando estemos seguros de que la liberación pueda llevarse a cabo”,
 
El presidente aseguró también que el motivo por el cual se suspendió la operación del domingo es que las áreas en donde se recogerían a los secuestrados estaban por fuera de las coordenadas.
 
Recordó que por razones humanitarias ha querido facilitar el desarrollo del proceso, y ha cumplido con los compromisos y los protocolos acordados con el Comité Internacional de la Cruz Roja Internacional (CICR).

“Lo hemos hecho a pesar de que la manera en que se han desarrollado las cosas no nos gusta. No nos gusta, por ejemplo, que la buena voluntad y los recursos de los gobiernos de Brasil y de Colombia, y del CICR, sean utilizados para organizar fiestas de varias horas para “celebrar” con los secuestradores su supuesto acto de generosidad”, dijo el presidente.
 
Esta mañana, el Gobierno señaló a través de un comunicado que se reuniría con el Comité Internacional del CICR para conocer qué pasó durante el operativo del domingo que sólo pudo traer a la libertad a uno de los tres uniformados que iban a ser liberados por las FARC, el patrullero Carlos Alberto Ocampo, secuestrado el pasado mes de diciembre.
 
El Ejecutivo precisó que sólo hasta que se adelantara dicha reunión determinaría si se reanuda o no el proceso de liberación del mayor Solórzano y el cabo Sanmiguel.
 
La aclaración se dio luego de que el delegado para Colombia del CICR, Cristophe Beney, asegurara que el Gobierno había autorizado para este martes la reanudación de la misión humanitaria.
 
Ante el comunicado de la Presidencia, Beney presentó excusas por la declaración entregada a Caracol Radio donde explicaba cómo se cumpliría con la reactivación del proceso de liberaciones.

"Es una cuestión de interpretación. Presento mis disculpas. Sí tengo la luz verde de empezar a gestionar las liberaciones, de hacer la propuesta al Gobierno para poder ojalá terminar con esa operación", precisó el representante.
 
"Nosotros queremos salir adelante, dar todas las posibilidades para poder convencer a todas las partes de que esta operación debe continuar", añadió.

Gobierno: las coordenadas de las Farc estaban equivocadas
 
Este domingo, el facilitador del Gobierno para el proceso de liberación, Eduardo Pizarro Leongómez, aseguró que las FARC incumplieron su compromiso y entregaron unas coordenadas equivocadas del lugar donde estarían el mayor de la Policía Guillermo Solórzano y el cabo del Ejército Salín Antonio Sanmiguel Valderrama. 

"Las Farc entregaron unas coordenadas en el Tolima y resulta que supuetamente los secuetrados no están en Tolima sino en el Cauca. Es una conducta molesta y extraña", dijo el vocero.
 
Al respecto, la exsenadora Piedad Córdoba dijo en su cuenta de Twitter que no se pronunciará y que esperará la decisión del Gobierno.
 
El patrullero Ocampo, quien recibe atención médica en el Hospital Central de la Policía en Bogotá, no hacía parte del grupo de los cinco que las FARC anunció que dejaría en libertad. Sólo faltando pocas horas para que se cumpliera esta última fase de las liberaciones se conoció la noticia de su liberación.
 
A pocas horas de haber recuperado la libertad, la Policía informó que el estado de salud de Ocampo es bueno y que solo presenta dificultades en los ligamentos de su rodilla izquierda. Sin embargo, permanecerá en el Hospital Central de la Policía Nacional unos días más, hasta que se conozca el resultado de todos los exámenes a los que ha sido sometido. 
 
Ocampo tiene 30 años. Fue secuestado el 28 de diciembre del 2010 cuando se desempeñaba como escolta del alcalde del municipio de San Antonio (Tolima), Ismael Cruz Neira, en el sur de ese departamento. Aunque los dos fueron plagiados, Cruz Neira recuperó la libertad a los pocos días del hecho. 
 
Guillermo Solórzano, mayor de la Policía
 
El mayor Guillermo Solórzano fue secuestrado en junio de 2007 en zona rural del municpio de Miranda, Cauca. En el momento de su secuestro era capitán y comandante de Policía de Florida, Valle. Su plagio ocurrió al mismo tiempo del de un comerciante de nombre Humberto Loaiza y su hijo. Y aunque al principio se pensó que los guerrilleros iban por el empresario y no por él, al poco tiempo del secuestro Solórzano fue incluido en la lista de los llamados 'canjeables' de las FARC.
 
De él se tuvieron pruebas de supervivencia en abril de 2010, en donde afirmó que los "valientes hombres que estuvieron al servicio de la patria" y que ahora están secuestrados "tienen dos vidas, una que sufre y otra que resiste".
 
Con la noticia de su liberación, su mamá Noemí Julio dijo: “estamos listos para el viaje y la alegría que nos embarga es inmensa. El 17 de febrero debemos llegar a Bogotá y más tarde nos dirán si viajamos a otro lugar”.

Por su parte, su hermano, Juan Solórzano y otros parientes se alistan para la bienvenida que le harán en Ibagué. Guillermo está casado y tiene una hija. 
 
Salin Antonio San Miguel Valderrama, cabo del Ejército
 
El cabo del Ejército Salín Antonio San Miguel Valderrama fue secuestrado el 23 de mayo del 2008 en zona rural del municipio de Cajamarca, Tolima.

Su secuestro se confirmó 17 días después de desaparecido, cuando su mamá, Olga Mercerdes Valderrama, y su esposa, Angélica López, recibieron la llamada de un guerrillero que lo confirmó.

En el 2010 se conoció una prueba de supervivencia, un video en el que instó a apoyar a la entonces senadora Piedad Córdoba.
 
"Sigan apoyando a la senadora Piedad Córdoba, que nos ha estado colaborando en esta oscuridad, es la única que ha podido intervenir en las situaciones de nosotros... Un agradecimiento al Gobierno de Brasil, al presidente Lula en las liberaciones unilaterales... Y a Gustavo Moncayo, el caminante de la paz, al hijo de mi sargento Libio Martínez, decirles que esto no va a ser en vano", dijo.
 
En su mensaje, el cabo San Miguel también dijo: "A Tati y a Fany, acá sigo con sus muñequitas. He tenido que estar sometido a un radio, yo sigo acá en la selva esperando el día de mi libertad. A Yolanda Buitrón, un agradecimiento muy especial por el detalle de mi cumpleaños".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.