Viernes, 31 de octubre de 2014

| 2013/03/19 00:00

Silvia Gette ya no tendrá casa por cárcel

El pasado 14 de febrero un juez le había dado el beneficio a la rectora de la Universidad Autónoma del Caribe.

Foto: Cortesía / El Heraldo

El beneficio de detención domiciliaria del que venía gozando la rectora de la Universidad Autónoma del Caribe, Silvia Gette, gracias a que es madre cabeza de familia, llegó a su fin, luego que el juez 28 penal del circuito de Bogotá al resolver una apelación presentada por el abogado Abelardo de la Espriella, determinó que debe estar en la cárcel mientras transcurre su proceso. 

La Fiscalía le imputó a Gette el delito de soborno en actuación penal, una vez fue capturada el 13 de febrero pasado en medio del asedio de los medios de comunicación, cuando comparecía a una indagatoria ante la Unidad de Vida, en el complejo judicial de Paloquemao en Bogotá.

El proceso contra la rectora se desprende de la captura del abogado Arcadio Martínez Pumarejo, detenido por presuntamente haber intentado sobornar al exparamilitar Édgar Ignacio Fierro, alias ‘Don Antonio’, para que cambiara su versión en la que la vincula con la muerte del ganadero Fernando Cepeda Vargas en el 2003.

Según ha dicho la Fiscalía, Gette ha sido señalada por exparamilitares, entre ellos 'Don Antonio', del pago de 150 millones de pesos para asesinar a Cepeda Vargas. La acusada será enviada a la cárcel El Buen Pastor de Bogotá, de acuerdo con la decisión judicial.

Las acusaciones de 'Don Antonio'

‘Don Antonio’, era la mano derecha del jefe paramilitar ‘Jorge 40’. Por él se conoció lo que hoy se denomina la parapolítica, porque en el 2006 las autoridades le confiscaron un computador donde estaban certificadas las relaciones entre políticos y paramilitares, y centenares de asesinatos en la costa de sindicalistas, estudiantes y políticos, entre otros.

Fierro se desmovilizó y se acogió al Programa de Justicia y Paz donde, a cambio de confesar la verdad de sus crímenes en su paso por el paramilitarismo, recibiría una rebaja alternativa de las penas.  En el 2011 reapareció cuando le confesó a un fiscal que él y otros paramilitares habían organizado el asesinato del ganadero Cepeda en agosto del 2003 y que la rectora Gette había pagado 150 millones por ese crimen. Por esa razón, la Fiscalía le abrió investigación a la rectora.

En enero pasado, Fierro volvió a ser protagonista de esta misma historia al denunciar, con pruebas, desde la cárcel La Picota, donde se encuentra detenido, que Silvia Gette había enviado a un emisario, el abogado Arcadio Martínez, para convencerlo de cambiar su versión sobre el homicidio del ganadero, a cambio de 1.000 millones de pesos.

Relato del intento de soborno

El pasado 14 de febrero ‘Don Antonio’ le contó a Semana.com los pormenores de su acusación en contra de Silvia Gette por intentar sobornarlo para que cambiara su testimonio acerca de la muerte del ganadero Cepeda, que incrimina a la rectora.

“Yo recibí una visita del abogado Arcadio Martínez en el patio de Justicia y Paz, celda 28, donde estoy recluido. Eso fue a mediados de enero. Fueron tres visitas. Él me dijo que venía de parte de la señora Silvia Gette, que quería arreglar su situación.

Quería que yo cambiara la versión que di en una versión libre en Justicia y Paz en el 2011 cuando por primera vez hablé del dinero que Silvia Gette pagó por el asesinato de Cepeda. Quería persuadirme para cambiar esa versión. Yo le dije que sí había posibilidad de dejar una duda y él me dijo que si se llegaba a concretar algo, él me traía las preguntas que ellos me harían y cómo debía responderlas dentro del proceso.

Yo, inmediatamente, advertí que ahí había un delito. He sido claro y contundente en lo que he dicho de ese caso. Yo pensé que esa era la oportunidad para denunciar el soborno y, además, para ratificar que esta señora había comprado testigos como lo había denunciado antes. Yo denuncié que esta señora le había entregado dinero a un desmovilizado que inicialmente dio una versión y después se retractó apartándose de la realidad.

Yo grabé esa charla y la envié con un oficio el 22 de enero del 2013 al fiscal general, al vicefiscal y al procurador. En esa conversación, el abogado decía que me ofrecía 500 millones de pesos para dejar dudas en el proceso y adicionalmente otros 500 millones de pesos para que manifestara que el abogado Abelardo de la Espriella (que representa los intereses de las víctimas en el proceso contra Silvia Gette) había mandado a alguien a ofrecerme dinero. Ese dinero se pagaría en cuatro cuotas. Esa grabación se dio en la segunda cita.

Yo solicité de manera expresa que designaran unos investigadores para que realizaran un operativo donde se recibiría ese dinero y así capturar al abogado en flagrancia.

Por medio de mi abogado, unos investigadores del CTI me contactaron y yo envié a una persona a Barranquilla y le informé (al abogado Martínez) que la entrega del dinero se realizaría el día domingo (10 de febrero) y les informé el sitio y ellos (los investigadores) llegaron y capturaron al abogado con el dinero”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×