Viernes, 2 de diciembre de 2016

| 2016/06/21 18:25

Sofía Gaviria y Gina Parody: el pulso a la Procuraduría

La polémica por presunto plagio de un proyecto de ley pasó a ser un asunto disciplinario. La senadora denuncia tráfico de influencias del Gobierno para hundir el proyecto.

Sofía Gaviria había acusado a Parody de haber plagiado un proyecto de ley suyo. Foto: Archivo particular

Una de las controversias más delicadas en el último tramo de la legislatura fue la que protagonizaron la senadora liberal Sofía Gaviria y la ministra de Educación, Gina Parody. La congresista presentó un proyecto de ley sobre alimentación escolar y acusó a la ministra de haberlo plagiado.

Gaviria, que confesó sentirse decepcionada, pidió a Parody retirar el proyecto, pero la iniciativa del Gobierno nunca fue archivada. Y la controversia aumentó la semana pasada, el viernes, cuando la Cámara de Representantes no alcanzó a darle último debate al proyecto de la congresista liberal, por lo que su proyecto se hundió.

(Le podría interesar: Estos son los artículos que demostrarían el plagio del Ministerio de Educación)

Sin embargo, Gaviria presentó una queja en la Procuraduría con la que denunció “cosas extrañas” que sucedieron alrededor del hundimiento de su proyecto en la Cámara.

Concretamente, la senadora Gaviria dijo que en la sesión del pasado viernes un asesor del Ministerio de Educación y otra del Departamento para la Prosperidad Social (DPS) habían hecho lobby para que la Cámara se abstuviera de dar último debate al proyecto.

“Estos asesores no tenían nada qué hacer en la plenaria de la Cámara. Pero estaban haciendo lobby desde la noche del jueves para provocar el ausentismo y dejar hundir el proyecto”, explicó Gaviria a Semana.com.

En criterio de la senadora, los funcionarios del Gobierno “extralimitaron sus funciones”, y comentó que el motivo de la queja disciplinaria es por presunto tráfico de influencias. Fotografías y videos probarían la conducta de los asesores del Gobierno, y ya reposan en la Procuraduría.

Para Gaviria, el proyecto que tramitó en el Congreso era de la mayor importancia y, en su criterio, era una nueva fórmula para evitar la muerte por desnutrición de centenares de niños en el país y garantizar que la plata y los recursos para la alimentación infantil no volvieran a ser víctimas de la corrupción. “El pasado fin de semana otros dos niños wayúu murieron de hambre, esto lo tenemos que parar”.

(Le podría interesar: Colombia, un país donde los niños todavía se mueren de hambre)

Dice Gaviria que es una cuenta de cobro del Gobierno por haber denunciado plagio, por su independencia, por sus críticas al proceso de paz, y por haberse opuesto a la venta de Isagén.

Ya no será un tema por plagio, sino de una investigación por presunto tráfico de influencias. ¿Hizo lobby el Gobierno para hundir un proyecto de ley? La última palabra la tendrá la Procuraduría. 

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.