Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/27/2010 12:00:00 AM

Solidaridad nacida del dolor mejora la vida de los niños colombianos

Catalina Escobar, una empresaria colombiana, se dedica "al cien por cien" a salvar las vidas de los más pequeños a través de la Fundación Juan Felipe Escobar. Esta es su historia.

La prematura muerte de Juan Felipe, su hijo de 18 meses, al caer desde un octavo piso, sensibilizó a Catalina Escobar, una relevante empresaria colombiana, y le llevó a replantearse su camino para dedicarse "al cien por cien" a salvar las vidas de los más pequeños y ayudar a sus jóvenes madres.

Cimentada en la pérdida de su hijo y en la igualmente dura experiencia de ver fallecer unos días antes a un bebé de 12 días en sus brazos por falta de recursos, en 2001, en la ciudad caribeña de Cartagena de Indias, nació la Fundación Juan Felipe Gómez Escobar.

"En mi familia siempre existió el interés por ayudar, siempre fuimos filántropos, pero en aquel momento se hizo muy evidente para mi la necesidad de montar una fundación, sin ánimo de lucro, destinada a los niños", señaló la colombiana en una entrevista con Efe en Madrid.

En tan sólo siete años, Catalina y un equipo formado por 70 profesionales han conseguido reducir en un 80 por ciento la mortalidad infantil y han salvado a casi 2.500 niños en la ciudad "más turística del país, pero también la que tiene uno de los mayores índices de pobreza en Latinoamérica".

"La pobreza no te da espera y creo que nuestro éxito radica en la sostenibilidad de la Fundación y en estar bien relacionados con las empresas privadas", subrayó la colombiana.

No sólo son los niños los que se benefician del trabajo de Catalina y los suyos, también sus madres, "jóvenes adolescentes de entre 12 y 18 años" a las que se apoya y prepara para que puedan asumir su maternidad "con total y absoluto compromiso".
EFE

Para ello, la Fundación Felipe Gómez Escobar desarrolla un 'Programa de madres primigestantes y en seguimiento', a través del cual se ponen en marcha "modelos de intervención en los que las adolescentes se vean empoderadas".

"Cuando una mujer toma el control de su vida ya no la para nadie y un simple abrazo puede ser muy importante para ellas. Las mujeres en Cartagena tienen mucha necesidad afectiva", dijo.

Por eso, los miembros de la Fundación trabajan con las jóvenes madres "su parte física", pero "también su parte espiritual", además de proporcionarles el acceso a la educación "como si fueran al cole por primera vez".

De esa manera, desde que abriera sus puertas en Cartagena, 1.300 madres adolescentes embarazadas han sido atendidas por el equipo de Catalina, de las cuales un 76 por ciento están ya trabajando o estudiando, incluso en la universidad.

"Estamos alineados con los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) dictados por la ONU, es decir luchamos para la erradicación de la pobreza y con ello la reducción de la mortalidad infantil y la formación de las madres", aseguró.

El nuevo reto de la colombiana es sacar adelante un gran proyecto con el que conseguir "aumentar el impacto social" de la Fundación que dirige.

Se trata de la creación de una "gran sede" en Cartagena que permitirá aumentar la cobertura de atención en más del 150 por ciento y atender, así, a casi 30.000 pacientes al año.

Por eso, Catalina ha viajado a España para reunirse con sus habituales patrocinadores, y también para apelar a la solidaridad de nuevos grupos empresariales y grandes corporaciones que estén dispuestos a colaborar en la lucha contra la pobreza infantil.

Empresas españolas como Unión Fenosa, Mapfre, Endesa, Repsol, Bancaja o Caja Navarra, ya cooperan con el proyecto.

"Vuelo varias veces al año a España para hablar con nuestros financiadores, y aunque esta vez he encontrado mucho pesimismo por la crisis, nos ha ido muy bien", indicó.

Para la colombiana, el secreto para incentivar la responsabilidad social de las empresas está en que "sepan que ellos van a tener una buena contraparte en materia de inversión y, en nuestro caso, así es". EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.