Viernes, 2 de diciembre de 2016

| 2016/05/12 12:12

Sospechosos de agredir sexualmente a niños pueden ser excarcelados

La Corte Suprema levantó la prohibición que les impedía recuperar su libertad si los términos vencían, medida que le quitaba presión a la Fiscalía para que los casos avanzaran.

Sospechosos de agredir sexualmente a niños pueden ser excarcelados Foto: Diego Llorente /SEMANA

A partir de ahora quienes estén siendo procesados judicialmente por actos de violencia sexual contra menores de edad podrán recuperar su libertad por el vencimiento de términos legales para ser juzgados.

Así lo determinó la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, que levantó la prohibición existente desde hace varios años para que salieran de la cárcel quienes estuvieran en la mira de la justicia como sospechosos de haber atentado contra la integridad sexual de los niños.

Durante el gobierno de Álvaro Uribe el Congreso impartió directrices para evitar que personas investigadas penalmente por la comisión de delitos relacionados con terrorismo o incluso la violencia sexual pudieran tener acceso a beneficios que les permitieran, entre otros, recuperar su libertad rápidamente.

Por eso, se introdujo una norma al Código de Infancia y Adolescencia que prohibía el otorgamiento de beneficios o subrogados penales a cualquiera que estuviese involucrado en actos de tipo sexual contra menores.

A partir de entonces, los jueces de control de garantías empezaron a negar la libertad, por vencimiento de términos, en casos en los que presuntos violadores o probables agresores de niños eran juzgados por fuera de los plazos que la ley otorga para adelantar esas actuaciones.

Incluso, hasta ahora, la Corte Suprema de Justicia defendió esa misma tesis, pues entendía que el otorgamiento de la libertad solicitada por esas circunstancias era una de esas concesiones benéficas que el Código de Infancia había empezado a prohibir.

Sin embargo, la tendencia empezó a cambiar cuando ese mismo tribunal entendió que no se trataba de ningún beneficio, sino de un derecho indelegable. Se trataba de un principio universal consagrado en tratados internacionales que obliga al poder judicial de cualquier Estado a garantizar que los procesados sean juzgados dentro de los plazos razonables, sin importar la conducta que se les impute.

La Corte cree que mantener semejante prohibición puede dar lugar incluso a que personas inocentes que han sido acusadas injustamente de esas conductas permanezcan indefinidamente en prisión, pues la Fiscalía no tendría la presión de tener que avanzar rápidamente para evitar la libertad por vencimiento de términos.

Por eso, determinó que ya es hora de que las personas investigadas o juzgadas por delitos sexuales contra menores también puedan salir de la cárcel si su situación no se resuelve en los plazos razonables, pues no se trata de un beneficio o subrogado penal, sino de un derecho común a cualquier persona que tenga líos jurídicos.

Semana.com consultó el tema con especialistas como el abogado penalista Alejandro Sánchez. Para él, se trata de una decisión justa y razonable, pues "a nadie se le puede mantener preso preventivamente toda la vida". "No se trata de personas condenadas sino de gente a quien no se le ha demostrado su responsabilidad penal", insistió.

Este experto cree que la presencia en la calle de violadores que amenacen la integridad de nuestros niños es un problema de salud pública, de educación y de cultura, pero jamás de la justicia penal. "Si son tan peligrosos, deben ser procesados y condenados a tiempo", dice Sánchez, quien subraya que la cárcel para personas que no han sido condenadas debe ser una medida excepcional y de corta duración.

Semana.com consultó al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), donde se mostran aterrados por la determinación, pues están convencidos de que esta dará lugar a la salida masiva de violadores de las cárceles, habida cuenta de lo que según ellas ha sido la demostrada falta de contundencia de la justicia en estos casos.

La directora de esa entidad Cristina Plazas manifestó que un pedófilo en las calles es una amenaza contra la vida y la integridad de otros niños. Para ella, pierden las víctimas y pierde la sociedad que viene perdiendo de vista, por las decisiones judiciales, la primacía del derecho de los niños.

Cabe precisar, eso sí, que según la determinación, hasta las víctimas de delitos como estos se podrían ver ampliamente beneficiadas por esta nueva tesis jurídica, pues los funcionarios judiciales se verán obligados a impartir justicia en sus casos lo más rápido posible, dado que ya no tendrán plazos ilimitados para probar que los imputados cometieron los delitos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.