Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2009/08/02 00:00

"Soy el candidato de la Costa"

El precandidato presidencial del Polo Democrático habló con SEMANA sobre su origen caribe y afirmó que es el único que puede reconstruir las relaciones diplomáticas con Venezuela.

Gustavo Petro deberá competir en la consulta de su partido con Edison Lucio y Carlos Gaviria

SEMANA: ¿Cómo va la campaña?

GUSTAVO PETRO: Es una campaña intensa, completo 145 municipios a pie. He recorrido a profundidad dos regiones: la zona cafetera y el Caribe. En la primera he lanzado propuestas relativas al desarrollo y el relanzamiento de la producción cafetera. En la segunda, he encontrado un apoyo especial. Mi familia es de Cereté, Córdoba, lo cual me permite entender a cabalidad la idiosincrasia caribe. Voy a ganar en la Costa porque allí muchos sienten que Petro es el candidato costeño. Mis avances programáticos y de campaña se evidencian en mi ascenso en las encuestas frente a Carlos Gaviria.

SEMANA: ¿Qué sector del Polo representa?

G.P: La consulta del 27 de septiembre será abierta, por tanto en mi candidatura hay y habrá representatividiad de todos los sectores ciudadanos. Quienes me acompañan son básicamente sectores de estratos 3 y 4, gente en edad madura (mayores de 30 y menores de 55) y quienes hacen parte de lo que llamo el mundo del trabajo. Estamos en la búsqueda del apoyo de la juventud y de la mujer.

SEMANA: ¿Qué opina de la crisis diplomática con Venezuela?

G.P: Que el único que puede reconstruir las relaciones diplomáticas con ese país es Gustavo Petro.

SEMANA: ¿Por alguna cercanía con Chávez?

G.P: No. Insisto en que las decisiones sobre la diplomacia y la manera como Colombia aborda las relaciones con los vecinos deben ser tomadas por los colombianos. Nada sacamos con un gobierno arrodillado a Washington y sacándole los dientes a Caracas, o viceversa. Una política diplomática seria se debe basar en la soberanía. Hay que reconstruir la agenda diplomática con Estados Unidos para que esta genere convivencia y no confrontaciones en la región.

SEMANA: ¿Cómo ve el Ejército?

G.P: En la Constituyente de 1991, en la que los miembros de la AD M-19 fuimos mayoría, concebimos el Ejército como una fuerza pública al servicio de las libertades y los derechos. Este había avanzado en el respeto a los derechos humanos, pero la política actual está afectando la moral y los valores éticos de algunos de sus miembros. Así lo demuestran los falsos positivos. He hablado prácticamente con toda la cúpula militar en una actividad silenciosa y he captado la exclusión que el mundo político ha hecho de los militares. El Ejército es un gueto que se usa pero no se integra a la sociedad.

SEMANA: ¿Qué más ha percibido en estas conversaciones?

G.P: El anhelo que hay en buena parte de la oficialidad por tener un Estado ajeno a las mafias. Quiero decir, además, que en mi gobierno ningún soldado de la patria será dirigido por oficiales extranjeros.

SEMANA: ¿La lucha contra las mafias es su bandera?

G.P: Sí. Hay que quitarles el Estado a las mafias y estas no sólo son un grupo que trafica con cocaína. La cultura mafiosa existía en Colombia antes del narcotráfico. La solución a los problemas del país pasa por quitarles tierra a las mafias. Una forma pacífica de hacerlo reposa en el instrumento de la extradición. El narco que devuelva la tierra y el poder regional no será extraditado.

SEMANA: También ha hablado de mafias clientelistas en Bogotá...

G.P: Sí, y los bogotanos deben saber que cualquier política de Gustavo Petro será anticlientelista. Hay un gran esfuerzo del clientelismo por impedir que yo sea candidato presidencial.

SEMANA: ¿En lo que respecta al Polo, se refiere al sector político de los senadores Iván Moreno y Jaime Dussán?

G.P: Averígüelo. Me refiero a los sectores que no me apoyan por mi actitud anticlientelar.

SEMANA: ¿Siente garantías con Jaime Dussán como presidente del Polo?

G.P: Mientras doy esta entrevista, él está anunciando su adhesión a Carlos Gaviria en Sincelejo. Eso lo dice todo.

SEMANA: Con esas divisiones en el Polo, ¿se puede hablar de una izquierda política en Colombia?

G.P: En el siglo XXI, en el mundo entero la política se va a dividir entre la política de la vida y la política de la muerte. Estamos en un riesgo universal por el calentamiento global, las hambrunas, las guerras, la violencia y la crisis ambiental. La nueva izquierda debe estar del lado de la política de la vida, de la 'biopolítica'. Yo quiero ser el fundador de esta política en Colombia.

SEMANA: ¿Ve a las Farc como la antítesis de la biopolítica?

G.P: Las Farc están inmersas en una política de la muerte. El presidente Uribe también. En eso se juntan.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.